Las 10 nuevas tecnologías que están cambiando nuestras vidas

Carlos Rebato    4 febrero, 2020
Nuevas tecnologías: 10 cambios en nuestras vidas | Thinkbig

Desde enviar mensajes instantáneos hasta llegar a nuestro destino guiados por una aplicación, las nuevas tecnologías han creado hábitos que ya damos por sentado.

Y aunque inventos como los carros voladores y la teletransportación aún son ficción, cada día nos sorprenden otras innovaciones. Estas son algunas nuevas tecnologías que hoy están cambiando nuestras vidas.

NFC – Near Field Communication 

Muchas ciudades adoptan NFC, tecnología para el intercambio de datos entre dispositivos por proximidad, para el pago del transporte público.

En nuestros móviles, tiene otros usos que probablemente ignoramos. Se conecta muy bien con otras nuevas tecnologías y funciona similar al Bluetooth. Usándolo en nuestro automóvil, podemos automatizar tareas como activar nuestro GPS y música. En casa, puede incluso activar el uso del WiFi y las luces cuando llegamos.

Criptomonedas

Estamos viviendo el boom de las criptomonedas o monedas virtuales como el Bitcoin. Su uso permite hacer transacciones anónimas sin depender de entidades bancarias o de otro tipo, evitando comisiones. No obstante, bancos como JP Morgan han creado sus propias criptomonedas para posibilitar transacciones instantáneas a través de blockchain.

Blockchain

Otra de las nuevas tecnologías es el blockchain, “cadena de bloques” que elimina intermediarios para descentralizar transacciones.

Opera como una base de datos que no depende de terceros para gestionarse. Al no haber entidades controlando la autenticidad y seguridad de las transacciones, los usuarios (nodos) de la red deben hacerlo. Ninguno llega a conocer la identidad de quienes las realizan, garantizando transparencia, descentralización, privacidad y seguridad.

En 2018, EY y Microsoft lanzaron una solución blockchain para gestionar derechos de contenido en la industria de entretenimiento. Los contratos inteligentes, especialmente útiles en compras públicas, operan y son verificados a través de blockchain. También se utiliza para monitorear la trazabilidad de productos, desde su origen hasta las manos del comprador.

Internet de las Cosas

Se estima que para el 2020 habrá 20.4 billones de dispositivos conectados a Internet en el mundo. Las posibilidades que esto abre para el Internet de las Cosas, la tendencia a que todos los objetos y nuevas tecnologías estén conectados y controlados desde Internet, son infinitas.

Si bien hoy sus aplicaciones son principalmente industriales, cada vez está más presente en lo cotidiano.

La domótica, casas inteligentes que pueden controlarse desde Internet, tendrá un mercado aproximado de 79.57 billones de dólares para 2022. Otro curioso ejemplo son las neveras que avisan a nuestro móvil cuando un producto se está acabando.

Inteligencia Artificial y Machine Learning

Para que exista inteligencia artificial debe haber aprendizaje automático de máquinas (machine learning). Mientras aprende, la máquina debe ser capaz de razonar, llegar a conclusiones y autocorregirse.

Nuestro entorno cotidiano está cada vez más permeado por la inteligencia artificial, y un ejemplo son los asistentes virtuales como Siri o Alexa.

Otra de las nuevas tecnologías que la aplican son los chatbots con los que interactuamos cuando requerimos atención de nuestros proveedores de servicios. Han sido entrenados para conversar con humanos, responder preguntas y continuar aprendiendo y perfeccionándose en esa interacción.

Plataformas como Netflix o Spotify aprenden de nuestros hábitos para ofrecernos recomendaciones y contenidos ajustados a nuestro perfil y gustos.

Robótica

Entre las nuevas tecnologías que hoy facilitan nuestra vida está la robótica, que es la construcción de máquinas programadas por humanos para desempeñar tareas específicas. Normalmente, el robot también puede aprender, razonar y decidir.

Algunos ejemplos son los chatbots y los robots aspiradores. También, las máquinas de cirugía robótica que dan precisión a los procedimientos y reducen el error humano, los teleoperadores de exploración espacial y las prótesis mecánicas. Los softwares o bots de automatización de procesos empresariales también lo son.

Big Data

Hoy, la información y los datos son el activo más valioso. Pero más allá de los datos, lo importante es lo que hacemos con ellos. Las empresas, gobiernos y personas que aprovechan el valor de los datos son los que mejor se desenvuelven y mayor poder tienen. Recordemos el polémico caso de Cambridge Analytica y su relación con las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016.

En el mundo empresarial, el uso inteligente de los datos lleva a conocer mejor al cliente, predecir tendencias, lanzar productos exitosos, reducir costos, optimizar tiempos y más.

De ahí la importancia del Big Data, aquellos conjuntos de datos con un tamaño, complejidad y velocidad de crecimiento tan grande (de 30-50 terabytes en adelante) que son imposibles de capturar, procesar y analizar mediante herramientas tradicionales. Para procesar el Big Data es necesario recurrir a nuevas tecnologías y plataformas como los CRM y los ERP.       

Ciudades inteligentes

Cada vez más ciudades se hacen “inteligentespara optimizar sus recursos y mejorar la vida de sus ciudadanos. Singapur es, según el IMD Smart City Index 2019, la ciudad más inteligente del mundo. En la lista siguen otras como Zurich, Oslo, Ginebra y Copenhagen, que también encabezan los rankings de ciudades con mejor calidad de vida.

¿Cómo funcionan? Miles de dispositivos y nuevas tecnologías (cámaras, sensores, móviles) proporcionan en tiempo real información valiosa sobre la temperatura, el estado del tiempo, la llegada de buses, el tráfico, los niveles de ruido, la calidad del aire, etc.

Las ciudades inteligentes logran combinar esta información con las nuevas tecnologías para entender su funcionamiento y tomar decisiones. Y más allá de eso, logran ser sostenibles, incluyentes, transparentes, generadoras de empleo, innovadoras y orientadas al ciudadano.

Un ejemplo curioso de esta tendencia es el de los robots que vigilan y controlan las calles de ciudades de China.

Realidad aumentada y realidad virtual

La realidad aumentada es información digital (imágenes o texto) que se sobrepone a nuestra realidad a través de un dispositivo tecnológico.

No debemos confundirla con la realidad virtual, donde accedemos a una realidad completamente diferente a la nuestra. Se sustituye todo lo que vemos por algo nuevo, como con las gafas Samsung Gear VR o aquellos videos en los que, al mover el celular hacia un lado u otro, tenemos una visión 360º de un lugar sin estar ahí.

En el caso de la realidad aumentada, la cámara capta nuestra realidad física, un software la complementa con información digital y, finalmente, un componente (usualmente una pantalla) nos muestra estos dos escenarios como uno solo.

El ejemplo más popular es el de Pokémon Go. Otro es Snapchat, donde tomamos y enviamos fotos y videos con modificaciones digitales: rasgos inusuales, accesorios, máscaras, etc.

Biotecnología

Una de las nuevas tecnologías que han sido determinantes en el avance de la humanidad es la biotecnología. De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU), es toda aplicación tecnológica que utiliza sistemas biológicos y organismos vivos, o sus derivados, para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos. En otras palabras, es la aplicación de la tecnología a la biología para diferentes propósitos.

Los más conocidos son la fabricación de medicamentos y vacunas, la manipulación de animales, las terapias genéticas, los alimentos transgénicos y los biocombustibles. Por ejemplo, la mitad de la insulina de hoy se produce a partir de la levadura.

Los avances científicos en el conocimiento del ADN son la base de la biotecnología de hoy y han abierto miles de puertas a este campo.

Photo by Oliur on Unsplash

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *