Así evoluciona la conectividad con la fibra óptica y el Edge Computing

Moncho Terol    17 junio, 2020
5G Edge computing conectividad

Todo proceso implica esfuerzos, ensayos y mejoras para llegar a obtener un éxito generalizado. Los esfuerzos que se han realizado con relación a la conectividad son miles.

Atrás quedó la conectividad a través de redes de cobre con telefonía fija. ¿Recuerdas la época de conectarte a Internet usando la línea telefónica y que se cayera tu conexión porque entraba una llamada?

Del cable de cobre a la fibra óptica

Antes de explicar cómo la fibra óptica revoluciona nuestra conectividad, es necesario determinar a qué nos referimos.

La fibra óptica está compuesta por hilos sumamente finos que tienen un núcleo transparente y están recubiertos por un plástico. En la fibra, los datos se transmiten mediante la luz.

Uno de los motivos más importantes para pasar del cable de cobre a la fibra óptica se da por el ancho de banda. La fibra puede llegar a tener 150 THz. Los cables de cobre suelen transmitir a una velocidad de 1 GHz. Es decir, la banda de la fibra puede llegar a ser 150.000 veces más ancha.

Sin embargo, el paso a la fibra óptica no fue es rápido como a veces se piensa, y tampoco uniforme. El principal motivo son los costes. Algunas operadoras no ven rentable la modernización de las infraestructuras. Por ello, puede darse que en algunas zonas haya fibra óptica con gran velocidad y en otra, aunque esté apenas separada por unos kilómetros, la velocidad sea diferente. Cuanta más cobertura de fibra óptica tenga un operador, mejor.

👉 💡 ¿Sabías que, gracias a compañías como Telefónica, en España hay más fibra que en Reino Unido, Alemania, Francia e Italia todas juntas?

Beneficios de la fibra óptica   

Son varios los beneficios que ofrece este tipo de conectividad, entre los cuales podemos mencionar:

  • Permite una conexión a grandes distancias.
  • Posee una gran capacidad de transmitir información.
  • La información está más protegida a eventuales ataques externos.
  • Las interferencias electromagnéticas no afectan.
  • Son ligeras y con una muy baja tasa de errores.

Además, a medida que se realizan avances tecnológicos, se logra una mejor velocidad. Por ejemplo, la visualización de videos en servicios como Movistar+ o Netflix es cada vez mejor, ya que la descarga de archivos se da en cuestión de segundos.

Por eso, podemos decir que, sin importar las distancias, gracias a la conectividad nos es más fácil conectarnos con el mundo. Actualmente, para seguir cumpliendo este propósito tecnologías como el Internet de las cosas (IoT) nos permiten una mejor eficiencia en nuestra casa y oficina. Para aprender y explorar mejor cómo será el futuro de la conectividad y el IoT, hay que fijarse en el Edge Computing.

Mirando hacia el futuro de la conectividad: 5G y Edge Computing

La eficiencia en la conectividad en los próximos años será tema recurrente en varios sectores. Las redes 5G serán vitales, por ejemplo, en lugares como los aeropuertos, pues servirán para obtener información en tiempo real de miles de pasajeros, sus maletas y los remolcadores de aviones.

Edge Computing

Aunque el 5G hará que todo sea más rápido, igualmente traerá mayores demandas en el ancho de banda. ¿Cuál será la capacidad real de una red 5G?

El Edge Computing tiene parte de la respuesta. Esto es porque permite una mayor capacidad de almacenamiento y que el procesamiento de los datos se realice cerca del usuario. A través de varias tecnologías, mejorará lo que se conoce como tiempo de latencia.

Menor periodo de latencia con el Edge Computing

Si un semáforo, una máquina industrial o una cámara de seguridad está conectada a través del IoT, con el Edge Computing ya no tendrá que enviar esos datos a la nube para su procesamiento, evitando retardos y acúmulos de latencia. El procesamiento en el filo de la red (Edge) permitirá que esa tarea se haga en el mismo dispositivo o muy cerca.

Analicemos otro ejemplo: si un automóvil circula en Madrid y quiere obtener datos de otro para evitar una conexión, el 5G posibilitará que se conecten entre ellos rápidamente. Sin embargo, para procesar los datos rápidamente hace falta recurrir a la nube, que puede estar “lejos” aumentando la latencia y por tanto el tiempo crítico para evitar un accidente. El Edge Computing reducirá el periodo de latencia, pues esa información llegará al vehículo, utilizando 5G, en milisegundos.

Estamos por fortuna en un momento donde disfrutamos de la evolución de la conectividad. En casa o en el trabajo, en nuestros desplazamientos en las grandes ciudades, siempre tenemos nuestros dispositivos produciendo información al instante. Los adelantos en conectividad, con el 5G y el Edge Computing como mejores exponentes, acercarán ese futuro mucho más rápido de lo que imaginamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *