Cloud computing: una tecnología de almacenamiento con tendencia al crecimiento

Moncho Terol    11 septiembre, 2020

El cloud computing o computación en la nube se refiere a un conjunto amplio de servicios y productos a los cuales podemos acceder a través de Internet.

El término cloud proviene de la representación en los diagramas de flujo de la Internet como una gran nube, a la cual equipos y sistemas se conectan para aprovechar centros de datos, servicios o productos.

Los inicios del cloud computing y su evolución

Las ideas de una computación colectiva y de compartir recursos computacionales como servicios fueron introducidas por John McCarthy en 1961.

Por su parte, Joseph Carl Robnett Licklider introdujo en 1962 la idea de utilizar miles de ordenadores interconectados, permitiendo el acceso a centros de datos y recursos desde cualquier lugar. En 1969, Licklider planteó la necesidad de redes de computación en donde los usuarios compartieran datos y recursos informáticos.

No es sino hasta 1996 que se utiliza por primera vez el término cloud computing en un plan de negocios elaborado por George Favaloro y Sean O ‘Sullivan, trabajadores de Compaq. En 1999, la empresa Salesforce.com inicia la entrega de aplicaciones empresariales a través de páginas web. Así, iniciaba la era de los servicios empresariales con aplicaciones de negocios en la nube.

Una nube que nos facilita la vida

En 2004 es el lanzamiento de Gmail y en 2006 llega Google Docs. Se inicia la era de las aplicaciones de uso masivo de correo electrónico que integran motores de búsqueda. El almacenamiento gratuito de alta capacidad y la gestión de archivos en la nube fueron servicios incluidos muy apreciados.

En el año 2006 Amazon lanza Amazon Web Services (AWS) ofreciendo almacenamiento masivo en la nube e infraestructura TI en forma de servicios web. De esta manera, la empresa sacó mayor provecho de su plataforma informática, de la cual solo utilizaba en un 15 %. Hoy en día su plataforma impulsa millones de negocios en más de 190 países (AWS, s.f. a).

Cloud Computing
Imagen: ThisisEngineering

Las primeras plataformas de código abierto, Eucalyptus y Open Nebula se ofrecen en 2008. Ellas permitieron la creación de sistemas de nubes privadas y nubes híbridas con capacidad de conexión a servidores de AWS. En 2009 se ofrecen las primeras Google Apps para ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes.

En 2010 se incluyen categorías más específicas en la arquitectura del cloud computing:

  • SaaS: Software as a Service o Software como servicio.
  • IaaS: Infrastructure as a Service o Infraestructura como servicio.
  • PaaS: Platform as a Service o Plataforma como servicio.

La nube suministra un almacenamiento a gran escala y código abierto

En los años recientes la evolución del cloud computing no se ha detenido. De hecho, ha incorporado más servicios y recursos. Las plataformas de almacenamiento en la nube son cada vez más potentes y su oferta variada: Movistar Cloud, Gmail, Microsoft Azure, AWS, Google Drive, iCloud, Alibaba Cloud, One Drive, Mega, Box o Dropbox, entre otras.

Las alternativas de código abierto para la creación nubes públicas, nubes privadas e híbridas también están presentes. Destaca en este segmento OpenStack, una plataforma que cuenta con el apoyo de grandes nombres en la industria tecnológica.

El cloud computing amplía su catálogo de servicios

Desde las ideas iniciales de McCarthy y Licklider hasta la actualidad, la computación en la nube no ha dejado de avanzar. La capacidad de los centros de datos y la conexión global hacen del cloud computing una tecnología ideal para la gestión del almacenamiento.

Además, la oferta de servicios del cloud computing se ha ampliado, por lo que se ha especializado las opciones iniciales de software, infraestructura y plataforma en la nube. En el catálogo de empresas líderes en área como AWS y Microsoft Azure se puede observar entre otros servicios y productos:

  • FaaS o Functions as a Service: funciones, artefactos, plantillas reutilizables y otras piezas de código para desarrolladores que solo generan costos cuando se ejecutan en los servidores en la nube.
  • iPaaS o Integration Platform as a Service: plataformas de integración de datos entre aplicaciones empresariales y de uso general. Automatización de acceso a diferentes nubes lo que favorece la interoperabilidad de datos.
  • iDaaS o Identity as a Service: gestión de identidad y acceso como un servicio, mejorando así la protección de la información y la autenticación de usuarios (AaaS).
  • SECaaS o Security as a Service: servicios de seguridad desde la nube, detección de intrusos y de software malicioso, certificados y claves de cifrado de datos.
  • MBaaS, BaaS o Mobile Back-end as a Service: aplicaciones para vincular servicios de la nube con aplicaciones móviles. Incluye Apps, bases de datos, conexión a redes sociales, interfaces y APIs.
  • AIaaS o Artificial Intelligence as a Service: algoritmos y soluciones de inteligencia artificial, aprendizaje automático (machine learning) y robótica como servicio.

XaaS o el “todo” como un servicio

Ya que son muchas las opciones que el cloud computing ofrece como servicios, la lista crece cada vez más. A manera de ejemplo:

  • Analítica de datos y BI.
  • Plataformas de pagos.
  • Redes y comunicaciones.
  • Gestión de recursos empresariales (ERM), de relaciones con los clientes (CRM) y atención omnicanal.
  • Gestión de teletrabajo.
  • Robótica.
  • Seguimiento y Monitoreo.
  • Firma electrónica, contratos digitales y transacciones.
  • Almacenamiento, búsqueda y recuperación de datos, correo electrónico y archivos como un servicio.

El crecimiento de las opciones cloud ha llevado a acuñar el término “XaaS”, equivalente a “todo como un servicio”.

El cloud computing: tecnología con tendencia al crecimiento

No nos queda duda que los servicios y productos que ofrece el cloud computing representan múltiples ventajas. Puedes obtener beneficios de esta tecnología, tanto si eres un particular, una pyme o una empresa de gran tamaño.

CIO de varias empresas reportan implementaciones exitosas de sistemas híbridos. Servicios, productos y plataformas de nubes públicas más como Microsoft Azure, Google Cloud Platform (GCP), Amazon Web Services (AWS), Oracle Cloud Infraestructure o IBM Cloud se combinan con aplicaciones de negocio o datos alojados en nubes empresariales privadas.

El cloud computing es una tecnología con tendencia al crecimiento. Dave Bartoletti, vicepresidente y analista principal de Forrester, indica que en este año la combinación de software, plataforma e infraestructura como un servicio tiene una predicción de crecimiento hacia los 299.4 mil millones de dólares. Un 65 % de las empresas norteamericanas dependen de servicios en nubes públicas. En las nubes privadas internas se tiene un 60 % del almacenamiento y la ejecución de procesos.

En el caso de España la revista Cloud Computing reportó, para diciembre de 2019, un mercado que se triplicará para 2023, estimándose que puede alcanzar un volumen de negocio de 2.800 millones de euros. Su mayor crecimiento se presentará en la infraestructura y la plataforma como servicio, con un incremento alrededor del 30 %.

Ejemplos de éxito gracias al cloud computing

El cloud computing se ha adoptado exitosamente en empresas de muchas áreas. Como ejemplos, citamos su implementación en la empresa española Ofimedic y en la transnacional General Electric.

Ofimedic, una empresa del área de la salud integró su software médico en un entorno de computación en la nube. Entre los beneficios obtenidos está la sincronización en tiempo real de los datos de los pacientes y sus historias médicas. La información puede ser consultada además desde múltiples dispositivos y con una mayor seguridad en el acceso.

General Electric inició su estrategia de transformación digital en 2014. Incorporó a AWS en 2017 como proveedor de más de 2.000 aplicaciones y servicios en la nube. Adoptar esta tecnología le ha permitido a la empresa orientar a sus equipos hacia la innovación. De esta forma, GE aprovecha sus talentos en la generación de valor para la empresa, en lugar de tenerlos ocupados en el mantenimiento de centros de datos tradicionales.

El cloud computing y la Internet son un cielo de beneficios

Las empresas que han implementado sus centros de datos o la gestión de sus recursos informáticos en la nube reportan beneficios como la disminución de costos y el acceso a plataformas actualizadas y más potentes.

No tener que gestionar directamente el mantenimiento de estas plataformas y sus requerimientos elimina muchos dolores de cabeza. Incluso, el consumo bajo demanda que implica el cloud computing se asocia con un uso más sostenible de la tecnología. Este es un valor cada vez más demandado por clientes y empresarios conscientes de la importancia del cuidado de nuestro entorno. ¿Y tú empresa ya hace uso del cloud computing?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *