Muévete sin obstáculos con IoT

Beatriz Sanz Baños    19 septiembre, 2019

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en España hay 3,84 millones de personas con algún tipo de discapacidad. Una cifra a tener muy en cuenta puesto que refleja la necesidad de conseguir apoyo desde todos los ámbitos posibles de la sociedad. No obstante, con el objetivo de conseguir una mejor integración social y evitar la discriminación, en los últimos años se ha avanzado en temas de accesibilidad.

Moverse por la ciudad puede ser todo un reto para ellos: desde coger un autobús, hasta cruzar un paso de peatones o subir aceras, las dificultades a las que se enfrentan les impiden un desarrollo pleno de sus vidas. En este punto, la tecnología, combinada con Internet de las Cosas, puede ser el aliado perfecto.

Un ejemplo lo tenemos en Santander, donde será más fácil moverse por la ciudad gracias a la iniciativa KIMAP City. La idea consiste en instalar un smartphone en la silla de ruedas de los participantes, que durante el recorrido recopila datos de la accesibilidad de las calles. A medida que avanzan, el sistema elabora unos mapas en los que las calles tienen tres colores: verde, amarillo y rojo, según la dificultad de acceso a personas con movilidad reducida. La iniciativa está enmarcada en el proyecto SynchroniCity, que busca crear soluciones para smart cities basadas en Internet de las Cosas.

Si cruzamos el Atlántico, en Chicago han llevado a cabo un proyecto denominado Array of Things (AoT), con el que están instalando una serie de ‘nodos’ en el mobiliario urbano para captar datos ambientales y de la actividad urbana en tiempo real.

Todos estos datos están disponibles en una web accesible públicamente con el objetivo de proporcionar información de valor para el desarrollo de planes urbanos más integradores. De esta manera, los arquitectos urbanos que planeen crear soluciones en Chicago, tendrán más fácil identificar las zonas que no son accesibles y promover proyectos inclusivos que derriben las barreras para este colectivo. Por ejemplo, se están desarrollando sistemas que notifican a los peatones de si una calle habitual en su recorrido se encuentra cortada para que tomen una ruta alternativa.

Igualmente, vemos cómo el transporte público va ganando en accesibilidad. Es el caso de Accessible Olli, el autobús de conducción autónoma que ha desarrollado IBM. Este vehículo está equipado con un asistente virtual capaz de comunicarse con los pasajeros.

Por ejemplo, cuando una persona con dificultad visual se monte al autobús, Olli le indicará los sitios libres en los que poder sentarse mediante audio o una app en el móvil. En el caso de los usuarios con discapacidad auditiva, dispondrá de realidad aumentada que será capaz de hablar lenguaje de signos y también puede activar la rampa automáticamente cuando detecte que se van a subir personas en silla de ruedas.

Para las personas con dificultad visual, el bastón conectado WeWALK puede suponer toda una revolución. Una vez conectado a la aplicación móvil, el bastón detecta obstáculos con su sensor de ultrasonidos y manda advertencias mediante vibraciones. WeWALK va incorporando nuevas características con actualizaciones de software como la integración con Google Maps y los asistentes de voz.

También existen audífonos con conexión a Internet de las Cosas que permiten escuchar hasta un 30% mejor en lugares con ruido excesivo como puede ser una calle con tráfico. Además, estos audífonos cuentan con tecnología IFTTT, el estándar que utilizan la mayoría de dispositivos smart home. Con ellos se pueden controlar los dispositivos inteligentes de la casa para hacer las tareas más fáciles. Por ejemplo, se pueden configurar las luces para que se enciendan cuando el usuario se pone los audífonos al despertar o apagarlas cuando detecta que ha salido de casa.

El hecho de que una ciudad sea más accesible no solo significa moverse sin obstáculos, sino también que las personas con capacidades diferentes estén integradas en la vida social y puedan mejorar la comunidad en la que viven. De todos los proyectos e ideas mencionadas, podemos decir que Internet of Things puede ayudar a vencer obstáculos y cambiar la manera en que nos movemos y relacionamos en nuestra ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *