¿Cómo utilizar lo mejor del e-learning para crecer profesionalmente?

Andrés Reinoso    28 noviembre, 2019

La aparición de internet provocó un proceso disruptivo en las metodologías de enseñanza-aprendizaje. Ya no es necesario trasladarse hasta el centro de estudios para escuchar con pasividad la disertación del profesor. La educación virtual, o e-learning, aprovecha las bondades de internet para hacer que el aprendizaje sea más simple, más ágil y más efectivo.

¿Quieres saber cómo ayuda el e-learning en tu desarrollo profesional? Sigue leyendo… 

En la actualidad, los estudiantes quieren un contenido relevante, móvil y personalizado. El aprendizaje virtual se centra en la experiencia del estudiante y aprovecha la tecnología para ofrecer contenidos en distintos formatos. Es así como un amplio espectro de temas pueden estar disponibles en formatos de video, transcritos en textos y simplificados en infografías.

¿Cuáles son los beneficios del e-learning?

Según datos de Shift (2016), estos son los principales beneficios de la educación virtual:

  • Requiere solo la mitad de tiempo que la capacitación presencial.
  • Aumenta la tasa de retención del conocimiento en un 60 %.
  • Sin invertir más tiempo en capacitación, los estudiantes aprenden hasta 5 veces más material.
  • Tomar cursos mediante el aprendizaje electrónico ayuda al medioambiente. Consume 90 % menos energía y produce 87 % menos emisiones de CO2.
  • Las empresas aman el e-learning: el 42 % de ellas dice que la educación virtual ha aumentado sus ingresos.

¿Ahora entiendes la importancia del aprendizaje electrónico?

Tipos de plataformas de educación virtual

Por su forma de acceder a la red, las plataformas de e-learning pueden ser libres o comerciales. Las plataformas libres comprenden un tipo de software con licencia para distribuirse libremente. En las plataformas comerciales, el alumno paga por cada curso o por una unidad. Esto puede variar de acuerdo a la plataforma.

Aunque no existe una clasificación formal para el aprendizaje virtual, por su modelo de enseñanza-aprendizaje, podemos clasificarlo como sigue:

Universidad virtual: plataformas universitarias en las que se publica todo o parte del contenido de carreras de grado y posgrado. En ambientes de educación presencial, las universidades incluyen aulas virtuales, las cuales integran las nuevas tecnologías a las aulas tradicionales.

MOOC: es el acrónimo de Massive Online Open Course, que significa “Cursos Masivos en Línea y Abiertos”. En general, estos cursos son accesibles para todos y no tienen requisitos de inscripción.

POOC: es la modalidad de MOOC para empresas. En los POOC, la M es cambiada por la P de private. Esto es así porque solo tienen acceso los empleados de la organización.

B-learning: neologismo de blended learning. Se trata de una mezcla de los métodos presencial y a distancia.

Ventajas del e-learning

Este método de enseñanza-aprendizaje tiene decenas de ventajas. De todas ella, mencionaremos tres muy importantes:

El e-learning aumenta la competitividad laboral

El e-learning ha abierto las puertas de la formación empresarial a través de los POOC. Estos permiten una empleomanía mas adiestrada, con la menor cantidad de recursos posible. Esto se traduce en mejores resultados en los objetivos de la organización.

De hecho, las empresas están entendiendo su impacto en el crecimiento profesional de sus empleados. Al respecto, IEBS School (2018) sostiene que “las empresas han comenzado a apostar por el e-learning para la formación de sus trabajadores por las ventajas que aporta a la organización: menor coste que la tradicional; más flexibilidad horaria y sin necesidad de desplazamiento” (Alaro, Andrés, 25 de julio de 2018). 

De este modo, un auxiliar de contabilidad puede hacer varios cursos para fortalecer sus conocimientos. Estos cursos son certificados por la plataforma de la empresa, que los va sumando a su currículo. Con el tiempo, el empleado comienza a aplicar nuevos métodos para aumentar la productividad de su departamento. Este aporte puede ser premiado con un aumento de salario o con un ascenso dentro de la empresa.

La enseñanza electrónica posibilita el aprendizaje permanente

El aprendizaje permanente nos permite desarrollar nuevas habilidades y competencias necesarias. Pero el mercado de trabajo es cambiante y las personas que demuestren estar actualizadas con respecto a las innovaciones que surgen en su sector tienen una ventaja competitiva frente a las demás. 

De este modo, el e-learning se convierte en un aliado del aprendizaje permanente. Esto es así gracias al importante ahorro de recursos humanos, tecnológicos y financieros.

Contenido disponible las 24 horas y en todas partes del mundo

La ubicuidad y la inmediatez se refieren a estar en todas partes y obtener el contenido lo antes posible. Son dos características del aprendizaje virtual. Esta modalidad fluye a través de internet, a esto se debe su carácter de ubicua. Puedes estar en China, Alemania o Ecuador; si tienes acceso a internet, podrás acceder al curso.

De modo que la distancia desde el centro de estudios hasta la vivienda ya no es un obstáculo para formarse. Mucho menos lo es la dificultad en el transporte. Los países en vías de desarrollo están haciendo grandes esfuerzos para reducir la brecha digital. En consecuencia, estas zonas tienen más posibilidades de desarrollo.

Por ejemplo, a través de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), el estado ecuatoriano respalda la modalidad virtual. Solo para el primer semestre de 2019, la SENESCYT asignó 17,053 cupos para 10 carreras universitarias.

El aprendizaje virtual es multipantalla

Multipantalla o multidispositivo, el e-learning es accesible a través de cualquier pantalla. Las plataformas virtuales han entendido que los estudiantes acceden a sus contenidos desde diversas pantallas. Es así como puedes ver un video en la tablet, mientras visualizas una notificación de correo en tu smartphone. Luego te sientas a hacer una práctica en tu laptop. De este modo, todos los dispositivos convergen en el ecosistema electrónico.

Las plataformas de aprendizaje virtual han centrado sus estrategias en la experiencia de usuario. Parte de esa experiencia tiene que ver con la usabilidad. La usabilidad, o usability, describe la facilidad con que las personas pueden utilizar una determinada herramienta fabricada por humanos. Por esta razón, estas plataformas se adaptan a todos los dispositivos electrónicos. Esto también incluye todos los tamaños de pantallas, incluido el televisor.

Consejos para elegir un curso de acuerdo a tus necesidades de aprendizaje

Tomar un curso o un programa de cursos complementarios es una decisión inteligente. A continuación vamos a compartir algunos consejos para que sepas cómo seleccionar el curso correcto:

  1. Establece tus metas de aprendizaje: por más ventajas que ofrezca el aprendizaje en línea, antes de seleccionar un curso, establece metas. Estas metas son las que te ayudarán a escoger el curso que necesitas. Por ejemplo, si tu meta es entender cómo funciona el big data, puedes seleccionar el curso «Introducción al big data».
  2. Establece un plan de aprendizaje: ya seleccionaste tu meta u objetivo. Ahora debes establecer tu plan de aprendizaje, basado en la meta escogida. Continuando con el ejemplo anterior, tu plan debe incluir una variedad de temas relacionados con el big data. Lo ideal es que verifiques si hay disponible un programa especializado en el tema escogido. Si no lo hay, entonces busca los cursos relacionados con los temas seleccionados. Luego, programa el orden en que los tomarás.
  3. Selecciona una plataforma confiable: existen cientos de plataformas de e-learning en internet. Entre ellas destaca Miriadax, que se enfoca en la calidad del contenido y aborda los temas de forma interactiva. También existen plataformas ecuatorianas enfocadas a empresas, como Virtual Learning. Lo más importante es que la plataforma que escojas tenga el contenido en varios formatos. Además, estos contenidos deben ser de calidad y estar disponibles en varios tipos de dispositivos.

El e-learning incrementa la autonomía y la responsabilidad del estudiante en su propio proceso de aprendizaje. Se trata de una modalidad que centra el contenido y la metodología en la experiencia del alumno. De este modo, el maestro queda relegado al papel de tutor o monitor del proceso formativo, mientras que las instituciones educativas cumplen el papel de gestores tecnológicos. ¿Ahora ves cómo el aprendizaje virtual se puede convertir en un aliado en tu crecimiento profesional?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *