Emprendimiento en el mundo digital y globalizado de hoy, ¿cómo tener éxito?

Moncho Terol    3 junio, 2021

Hoy en día, las posibilidades que ofrecen los avances digitales son un aliado para los empresarios. De igual manera, un mundo progresivamente conectado y globalizado es un escenario propicio para nuevas ideas de negocio. Descubre lo que debes tener en cuenta para que tu emprendimiento crezca en el entorno digital globalizado.

El rol crítico de la tecnología en un emprendimiento actual

La transformación digital de los años recientes no deja duda de que la tecnología es una herramienta fundamental. Incluso, puede hacer la diferencia entre un emprendimiento exitoso y uno estancado. Estos son los principales aspectos a considerar para potenciar el uso de la tecnología en un negocio joven:

  • Nuevas tendencias. La tecnología ha cambiado la manera en la que los consumidores interactúan con productos y servicios. Es por ello que un emprendedor necesita mantenerse al tanto de los desarrollos digitales e innovaciones tecnológicas más recientes. Probarlos e identificar usos potenciales debe ser una constante.
  • Conocimiento sobre clientes. El uso de la tecnología en la vida diaria permite a los empresarios conocer mejor a sus usuarios y audiencias. No sólo sus gustos e intereses, sino sus comportamientos de consumo. Las decisiones de negocio deben fundamentarse en la información como activo más valioso de una organización.
  • Eficiencia. La tecnología agiliza procesos en prácticamente todos los planos de un negocio. Las empresas jóvenes aciertan al explorar cómo beneficiarse de las facilidades tecnológicas a su alcance.
  • Ciberseguridad. Que una empresa pueda operar en línea facilita la implementación de una idea de negocio, pero también presenta el reto de la seguridad. Un emprendedor debe establecer medidas sólidas de ciberseguridad.

Saber sobre negocios sigue siendo necesario

Sin importar qué tan impresionantes sean los avances tecnológicos, desarrollar un emprendimiento exitoso precisa de conocimientos específicos.

En primer lugar, comprometerse con un nuevo negocio debe partir de un análisis profundo del mercado. Sólo así determinarás si lo que ofreces satisface necesidades, quiénes son tus clientes potenciales y cómo puedes ser mejor que tus competidores.

Por otro lado, sin importar el sector, un emprendedor necesita entender dinámicas como retorno de inversión y economías de escala. Conoce con este artículo de Forbes los aspectos clave de un plan de negocios para tu emprendimiento.

Finalmente, es vital ir al paso de las tendencias del mercado. Conocerlas permite determinar si pueden o no potenciar el desempeño de un negocio joven. Por ejemplo, los consumidores de hoy valoran su tiempo tanto como un buen producto y una experiencia de cliente positiva.

Buenas prácticas empresariales para emprender de manera efectiva

No importa si tu negocio tiene un único empleado o veinte, es fundamental que mantenga prácticas empresariales sólidas y convenientes desde el inicio. Estas son algunas importantes:

  • Mide los resultados de tu emprendimiento. No hay otra manera de estimar si tus procesos son efectivos o no.
  • Evalúa constantemente los procesos para identificar cuellos de botella y ventajas. Desde la experiencia de un cliente para conocer y acceder a tu oferta, hasta la manera en que te comunicas y trabajas con socios, empleados y proveedores.
  • Indaga sobre las prácticas de tus competidores para aprender errores y aciertos.
  • Busca retroalimentación de los actores de tu negocio (clientes, socios, etc.).

Las ventanas de oportunidad de la globalización

El grado de interconexión con el que vivimos hoy configura oportunidades puntuales para el emprendimiento. En el sector tecnológico, por ejemplo, las empresas emergentes florecen ayudadas por ecosistemas transnacionales de innovación, como es el caso de Open Future. Con frecuencia, estos entornos las enlazan con fuentes de inversión y experticia.

Así mismo, el mundo globalizado favorece a los emprendedores sociales. La creación de valor compartido los acerca a actores clave de su mercado, como grandes compañías, entidades sin ánimo de lucro, gobiernos y agencias internacionales. Por ejemplo, UNICEF lanzó una competencia en Ghana para encontrar soluciones a los mayores retos de los niños en el país. Los emprendedores ganadores comenzaron a trabajar en una incubadora liderada por una ONG aliada. Además, la globalización potencia el alcance de un negocio. Hoy las condiciones geográficas son menos limitantes para operar un emprendimiento, desde las transacciones hasta el teletrabajo de empleados. Los emprendimientos que desarrollan productos, servicios y estrategias de mercadeo que respondan a las necesidades particulares de ese mayor mercado son los que encuentran el éxito.

imagen de cabecera: Lisa

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *