Trabajo híbrido, lo mejor de ambos mundos

Jorge A. Hernández    3 noviembre, 2021

Con la pandemia el teletrabajo pasó de ser una opción poco frecuente para convertirse en el nuevo estándar, pero ahora que la normalidad se cierne sobre el horizonte y se habla de la presencialidad, una nueva opción, el trabajo híbrido, toma más fuerza.

La pandemia no sólo paralizó gobiernos y sociedades, también hizo que muchos empleados cuestionaran su modo de vida. Según un estudio de Microsoft más del 40% de la mano de obra mundial consideró dejar su empresa en el 2021 y el 46% planeó mudarse para trabajar a distancia.

En ese escenario, la lucha por retener el talento humano se convirtió en algo más duro. Además, con el avance de los planes de vacunación, algunas empresas han animado a sus empleados a regresar a sus sedes pero no todos están convencidos y este retorno no deja de generar nuevos retos.

Por ello, no es de extrañar que un modelo mixto o híbrido sea anunciado como el futuro laboral. Pero el modelo híbrido no es una receta exacta, tiene diferentes matices según las necesidades de cada empresa. Algunas clasificaciones son:

  • Remote-First
  • Office-Occasional
  • Office-First, Remote Allowed

Diferencias y nuevos retos de las empresas

Cuando hablamos de remote first, ya tomado por empresas como Dropbox, nos referimos a un modelo donde el estándar es el teletrabajo pero existen espacios, en las oficinas, destinados para reuniones colaborativas (no de trabajo individual). 

Por otra parte, Office first es la otra cara de la moneda, empresas donde la presencialidad es la norma y partes del equipo de trabajo operan en forma remota. Esto genera retos para integrar ambas comunidades sin que una se sienta menos importante que la otra.

La oficina ocasional es un punto medio donde los empleados pueden decidir si desean permanecer más tiempo del que deberían en las instalaciones de la empresa.

También se habla Distributed work and remote work donde estos modelos se aplican por empleado o por grupos que adoptan modelos de trabajo particulares para sus necesidades. A veces ni siquiera remotos pero implican, por ejemplo, una labor entre sucursales de diferentes países.

Además, existen diferentes formas de aplicar el trabajo remoto en forma parcial o total dependiendo de la naturaleza y particularidades de cada nicho de mercado. En otras palabras, el teletrabajo es una de las pocas herencias de la pandemia que nos permitió ver que existen diferentes formas de hacer las cosas.

Foto creada por master1305 – www.freepik.es

Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.