¿Por qué es importante promover una cultura de emprendimiento en las empresas?

Alvaro Sandoval    13 enero, 2020

Implementar una cultura de emprendimiento dentro de la organización no solo permitirá que la empresa cumpla con sus propósitos, sino que tendrá beneficios para los empleados, ya que se convierte en una motivación constante para el personal, pues los incentiva a participar activamente en los procesos organizacionales, a innovar y a usar su creatividad, haciéndolos sentir parte indispensable de la compañía.

Además, inculcar en los equipos de trabajo la importancia del emprendimiento reafirma el cambio y la transformación de las empresas, una característica esencial para evitar el estancamiento y mantenerse competente en el mercado. De este modo, una cultura de emprendimiento en las organizaciones permite que todos sus integrantes estén en constante movimiento para aprovechar las oportunidades de negocio y encontrar soluciones; así mismo, es la búsqueda de nuevas formas de innovar y variar para el beneficio y el desarrollo de la empresa.

Beneficios de una cultura de emprendimiento

La motivación debe llegar a cada nivel de la organización, de forma que todos los integrantes de la empresa puedan brindar ideas innovadoras. Al propiciar una cultura organizacional que tenga en cuenta el emprendimiento, se pueden observar cambios tanto en la flexibilidad, como en la creatividad de los empleados. Además, existen múltiples beneficios para la empresa, como, por ejemplo:

1. Fomenta el crecimiento de la empresa

Al implementar una cultura de emprendimiento en la empresa, resultará más fácil poder encontrar nuevas oportunidades de negocio, e incluso serán sus propios empleados quienes las identifiquen.  Estas pueden encontrarse en zonas donde se prestaba muy poca atención o cuyas necesidades no se cumplían. Al empezar una empresa, es importante recordar que las ideas de negocio deben fluir constantemente para la creación de productos; entonces, abrirle la puerta a las ideas de los colaboradores reforzará, perfeccionará y hasta reinventará los productos ya existentes, lo que se traducirá en un aumento de eficiencia y productividad.

2. Genera un ahorro considerable en los costos

Al promover la innovación y la cultura de emprendimiento en el ambiente de trabajo, se generan ideas y métodos nuevos y más prácticos que fomentan un ahorro considerable de costos y recursos. Las opciones para innovar son diversas y variadas; pueden ser el perfeccionamiento de algún proceso de producción o mejorar el modelo de negocio. En otros casos, podría ser una reorganización de la estructura de la empresa.

3. Estimula la sana competitividad

Si se quiere mejorar la velocidad y eficacia de las empresas, una cultura de emprendimiento es la herramienta ideal. Al aplicarla beneficiará lo relativo a la organización de la empresa, los procesos, productos, mercados, e incluso, los servicios. Además, las nuevas iniciativas que surgirán gracias a que la empresa promueve la creatividad entre los empleados serán favorables para la organización, ya que le permitirán obtener una mejor posición en el mercado, así como la generación de una mayor competitividad, que ayuda a proyectar y visualizar las estrategias de desarrollo a largo plazo.

4. La satisfacción laboral se incrementa

La cultura empresarial y emprendedora es clave para mejorar la satisfacción laboral; además, refuerza la motivación en el trabajo. Así, a través del emprendimiento se fortalece el compromiso de los empleados con la empresa. La organización tiene este potencial para impactar en el modo de laborar de los trabajadores y los colaboradores. Esto se obtiene al ofrecer al empleado hacer lo que más le gusta, sin que exista la necesidad de límites que lo encasillen. De esta manera, el aporte que brinda será un recurso más beneficioso para el desarrollo de la empresa.

5. Resulta atrayente para los nuevos talentos

Lo más atrayente para un profesional talentoso son las empresas que valoren sus ideas. Al fomentar la cultura de emprendimiento se puede alcanzar que más personas talentosas deseen unirse a la compañía. Además, al nuevo talento le fascinan las gestiones de modelos donde se vean incentivados a formular nuevas preguntas y darles respuestas. Ir más allá de lo establecido es una de las características que promueve la creatividad e ingenio en los empleados. De este modo, la cultura de emprendimiento se obtiene al adoptar actitudes novedosas y desarrollar habilidades especializadas en emprender e innovar, y al mismo tiempo, proporciona las iniciativas y flexibilidad requeridas para generar cambios constantes a nivel tecnológico para la organización; todo esto generará a mediano y largo plazo ganancias para la compañía y le permitirá sostenerse en el tiempo, manteniéndose sólida a pesar de los cambios que haya en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *