Cómo llevar a la nube las principales necesidades de una pyme

Pablo G. Bejerano    28 junio, 2021
Nube

Cuando hablamos de transformación digital normalmente nos referimos a grandes compañías. Estas se han esforzado en los últimos años por reconvertir sus procesos. Habitualmente se trata de rudimentos asentados durante décadas, cuya migración a un entorno digital no resulta sencilla. Sin embargo, este tipo de empresas también disponen más fácilmente de los recursos necesarios para hacer frente a un reto de estas características. No es el caso de los pequeños negocios. La introducción de servicios cloud para pymes o cualquier otra fórmula de transformación digital ha resultado desigual.

No todos los pequeños negocios han visto el valor de reconvertir sus procesos. Sin duda no siempre cuentan con los recursos necesarios —entendámoslos aquí como capital, tiempo y conocimientos— para hacer la transformación. Pero en el caso de muchos países, las pymes constituyen el principal motor económico y de empleo. “Los 25 millones de pequeñas y medianas empresas (PYME) de Europa son la columna vertebral de la economía de la UE. Emplean a unos 100 millones de personas, representan más de la mitad del PIB europeo y desempeñan un papel clave en la adición de valor en todos los sectores de la economía”, apunta el profesor de la UNED Julio Navío Marco, director de la Cátedra Jean Monnet de Economía Digital en la UE.

La digitalización de las pymes no solo es necesaria para su supervivencia. También para su prosperidad y la del tejido empresarial. “Muchos emprendedores de la UE ya están aprovechando las TICs para crear empresas de éxito con un impacto económico significativo. Las pymes aún están rezagadas en el cambio digital, a pesar de ser imprescindible en el mundo de competencia digital global”, comenta Navío. “Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta que las pymes europeas crecen de dos a tres veces más rápido y crean nuevos puestos de trabajo cuando adoptan las tecnologías digitales”.

https://www.telefonica.com/documents/26188/146047362/La-Pyme-Digital-Cuaderno-de-Transformacion.pdf/7a4f26c5-df07-a278-dde8-a85beeadc26e

La nube como el fundamento digital de las pymes

Dentro de la transformación digital, uno de los elementos clave son los servicios cloud. En la actualidad, esta oferta de servicios cloud para pymes está en continua expansión. Hay diferentes tipos de servicios, aunque básicamente se dividen en tres. El SaaS es software as a service, que ofrece los programas empaquetados. Es el producto más cerrado y sencillo. Los de tipo PaaS (platform as a service) entregan a la empresa todos los elementos para que esta solo administre las aplicaciones y sus datos. El IaaS (infrastructure as a service) permite que el negocio también controle la parte del runtime (el tiempo de ejecución de un programa) y el middleware (el software que comunica la nube con las aplicaciones).

Estas modalidades están disponibles en formatos que se ajustan al tamaño y negocio de las pequeñas y medianas empresas. “Prácticamente cualquier necesidad de la pyme queda cubierta por servicios en la nube y, por lo tanto, los más usados son los más extendidos según sus necesidades. Destacan los servicios de almacenamiento, los de comunicación, como el correo electrónico o las herramientas colaborativas, y soluciones de gestión empresarial, para contabilidad, para la gestión de recursos humanos o de clientes”, apunta el profesor de la UNED.

Necesidades cubiertas por el cloud

Hoy en día la oferta de la nube es amplísima. Prácticamente cualquier requerimiento se puede cubrir con un servicio cloud. Y el entorno de las pymes no es una excepción. Este tipo de empresas pequeñas y medianas ya han comenzado a adoptar servicios específicos para la digitalización de sus negocios, dependiendo del tipo de actividad que realizan.

Navío resalta algunos de estos servicios. El uso en movilidad de soluciones de gestión de fuerzas de campo o fuerzas de ventas es una aplicación recurrente que necesita de la nube. Pero también soluciones de seguimiento de las rutas y funcionamiento de vehículos, para flotas de reparto. Las pymes también emplean, según el profesor de la UNED, tecnología para mejorar la experiencia de compra en locales físicos.

“Pero cada vez más las empresas, que lo necesitan por su labor, están accediendo a soluciones en la nube más específicas, como realización de simulaciones, virtualización, o infraestructuras complejas de apoyo a negocios industriales”, añade este experto en economía digital de la UE.

Y aquí, en estos usos específicos, es donde se sigue creando valor para la pyme. Incluso cuando aparentemente la transformación digital ya está avanzada. Puede que la empresa use servicios en la nube y haya automatizado algunos de sus procesos, pero descubre nuevas oportunidades para hacer más eficientes sus operaciones.

Cómo facilitar el camino hacia la nube

La transformación digital comienza con la adecuación de la comunicaciones. A partir de ahí se puede andar el camino hacia la nube y hacia la automatización de procesos. En este sentido, Telefónica ofrece una red de fibra de alta capilaridad y está inmersa en el despliegue del 5G. ¿El propósito? Tener una conectividad de altas prestaciones y fiabilidad.

Una vez aseguradas las comunicaciones la pyme tiene que evaluar qué modelo le sienta mejor a su negocio. “Por la propia naturaleza de las pymes, el formato más habitual de uso entre los modelos de prestación en la nube son los servicios software as a service, donde los usuarios de la empresa acceden generalmente vía web a un servicio completo ofrecido desde la nube, tanto en el almacenamiento como en la lógica del mismo”, comenta Navío.

Uno de los casos de uso más típicos para muchas pymes son las soluciones de creación y gestión de páginas web sin necesidad de tener grandes conocimientos técnicos. La pyme puede reservar su dominio de Internet, crear la lógica de su página web o su tienda online y gestionar sus pedidos. Todo ello sin necesidad de tener una infraestructura propia en sus instalaciones, con las complicaciones que esto genera.

A veces, la fórmula más sencilla para una pyme es acudir a un partner tecnológico, alguien que sirva de guía en el proceso. “Las pymes ensayan todo tipo de posibilidades, tanto intentarlo por sí mismas como acudir a terceros”, expone Navío. “Es muy recomendable recurrir a soluciones paquetizadas estándar, disponibles en el mercado, que cumplen de forma práctica las necesidades de la pyme, lo que facilita el camino de trasformación. También hay que considerar la amplia oferta de apoyos y de soporte en la transición, que desde las diferentes instituciones se ofrece”. Se refiere el profesor a las ayudas europeas y a las iniciativas locales para impulsar la transformación digital y su financiación.

La aceleración de la pandemia

No cabe duda que la crisis sanitaria y económica derivada de la covid-19 ha tenido un fuerte impacto en la digitalización. Es más, ha puesto de manifiesto la necesidad de acelerar los procesos. Tanto los que ya estaban en marcha como los que aún apenas asomaban. Y las consecuencias han sido un acelerón en términos generales. Según una encuesta global de McKinsey a directivos de empresas, en solo unos meses, la pandemia ha traído años de transformación en todos los sectores, regiones y negocios.

Otro estudio de KPMG, llevado a cabo entre los CEOs de Estados Unidos, evaluó el impacto que la pandemia ha tenido en sus empresas. Un 74% afirmó que contribuyó a avanzar en la digitalización de operaciones y en la creación de un modelo operativo de nueva generación. Un 70% apuntaba que la pandemia hizo progresar la creación de nuevos modelos de negocio digitales y nuevos flujos de ingresos.

Telefónica, al lado de las pymes

Ante el actual panorama, cabe pensar que la transformación digital de las pymes es uno de los ejes estratégicos para la recuperación económica. En este camino hacia la digitalización, Telefónica cuenta con los recursos y el conocimiento para acompañar a las pymes, con el fin de impulsar su competitividad.

El objetivo es que gracias a la nube, los procesos y la información crítica de una empresa estén seguros y disponibles. El servicio de transformación digital de Telefónica se ocupa del mantenimiento, la renovación y la gestión de los servidores. La pyme puede optar por virtualizar sus procesos de negocio, con el fin de ganar en eficiencia.

Existen negocios mejor posicionados para avanzar en la transformación digital. Es el caso de la marca joven de joyería Aristocrazy, que ante la pandemia optó por aumentar su apuesta por el comercio online. La construcción de una omnicanalidad total ha sido uno de los pasos que ha dado para ajustarse a lo que buscan los clientes. Sin embargo, otros negocios con una factura digital menos marcada también pueden lograr grandes beneficios en su transformación. La asesoría, gestoría y mediadora de seguros Pedro Moreno & Hijos ha obtenido la posibilidad de ofrecer nuevos servicios gracias a la digitalización. Ha reducido su consumo del papel, ha obtenido una mayor inmediatez y accesibilidad a la información y, por tanto, mayor conocimiento de sus clientes.

La transformación digital puede comenzar con la construcción de la página web o la tienda online, así como su posicionamiento, para hacer destacar el negocio. Pero también puede llegar a niveles mucho más avanzados, como el apoyo en el tratamiento de datos para explotar el potencial de los mismos. Los servicios de big data permiten conocer mejor a los clientes y tomar decisiones más informadas acerca del negocio.

Imagen de portada: Nikotchan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.