Computación visual, el nuevo paradigma del mercado

Jorge A. Hernández    5 octubre, 2021

Dicen que todo entra por los ojos y eso incluye la informática. De hecho, la computación visual es un mercado que  movía más de 11 mil millones de dólares en 2020 y se espera crezca 7.3% anual hasta 2028.

Aunque existen varias definiciones al respecto, la Computación visual trata de la rama informática que estudia cómo los computadores perciben, procesan y entienden los datos visuales (imágenes y videos). Su objetivo es imitar o superar la forma como el cerebro y ojos humanos ven al mundo.

Por eso, cuando hablamos de Computación visual estamos hablando de uno de las ramas de mayor desarrollo de la inteligencia artificial en los últimos años. Una con aplicaciones en innumerables campos que van desde la seguridad y telemedicina hasta los coches autónomos entre otros campos.

¿Pero, cuáles son las tendencias más importantes de esta tecnología en los últimos años? Algunas de ellas a continuación:

Un mayor uso en seguridad industrial y empresarial

El covid-19 impuso nuevas medidas de seguridad sanitarias dentro de las empresas. Procesos que se quedarán incluso tras la pandemia y pueden ser vigilados de forma automática gracias a la computación visual.

De esta forma, la computación visual, potenciada por la inteligencia artificial, vigilará que los operarios tengan las máscaras puestas, guantes, distanciamiento social, incluso la temperatura de las personas puede ser vigilada fácilmente.

Integración con la computación en el borde

En 2020 más de 127 dispositivos se conectaban a internet cada segundo, y esta cifra aumenta cada año mostrando la importancia de una conectividad sin latencias ni retrasos, para ello, la computación en el borde es la respuesta. 

Además la edge computing es una de las piedras angulares sobre la cual se basarán los automóviles autónomos, una industria que moverá más de 61 millones de dólares para 2026.

Inteligencia artificial emocional

Esta tendencia busca que las máquinas reconozcan las emociones humanas combinando distintas herramientas que van desde el ritmo cardíaco de los usuarios hasta los simples gestos de sus rostros. 

El desarrollo de computadores empáticos podría revolucionar la forma como nos relacionamos con el entorno y apenas estamos empezando.

Detección de anomalías para asegurar la calidad

Actualmente se viene usando la computación visual en la fabricación de componentes electrónicos donde se pueden revisar los circuitos en busca de desperfectos. Es un proceso eficiente que no solo disminuye errores, también ayuda para asegurar los estándares de calidad de las empresas.

Esta capacidad de computación visual también se está expandiendo a más industrias que van desde las siderúrgicas hasta los alimentos, entre otras verticales.

En otras palabras, la computación visual busca que los computadores aprendan a ver como nosotros, sus creadores, y su impacto será tal que aún no podemos calcular como nos transformará la vida (imagine una niñera robot).

Foto de Alex Knight en Unsplash

Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.