Vehículos autónomos: ¿Cuándo serán una realidad?

Olivia Brookhouse    31 enero, 2020

Parece que hemos estado muchísimos años esperando la llegada de los vehículos autónomos, ya que las grandes corporaciones nos prometían año tras año que “el próximo año” serían una realidad. En 1925 Francis Houdina hizo circular, el primer coche teledirigido por las calles de Manhattan, como por arte de magia. 95 años después, ¿cómo de cerca estamos de contar con los vehículos sin conductor?

El avance de la tecnología ha sido muy grande desde que surgió la idea hasta el momento en el que estamos ahora. Actualmente, no existen vehículos completamente autónomos, y los prototipos que más se acercan sólo tienen permitido circular por carreteras como vehículos de prueba y siempre con la presencia de un humano, por precaución. Sin embargo, el gran número de empresas que quieren desarrollar los primeros vehículos totalmente autónomos y la inversión en innovación hacen que esta tecnología evolucione cada día.

Niveles de Automatización

Es importante definir las diferentes fases de la automatización que pueden explicar en qué punto tecnológico nos encontramos ahora mismo. Los expertos creen que actualmente estamos entre los niveles 2 y 3 . La automatización completa, donde el control dependerá exclusivamente del vehículo, está aun a décadas de distancia. En muchos coches ya existe la opción de automatizar acciones básicas como la dirección, la aceleración, la desaceleración y el estacionamiento. Esto permite al conductor tener las manos fuera del volante, pero sólo temporalmente.

Niveles de Automatización según la UE
Fuente: Noticia UE

Los vehículos del nivel 3 son semiautónomos. Tesla lanzó sus primeros vehículos de nivel 3 en 2015. Es importante poner énfasis en que son semi y no totalmente automáticos. Con la característica de piloto automático de sus vehículos eléctricos los conductores podrán contar con la opción de conducción semiautónoma. Esta supervisará los alrededores del coche, ayudará al vehículo a permanecer en su carril, advertirá de posibles peligros y pisará el freno si es necesario. Sin embargo, la función de control crucero sigue requiriendo que el conductor permanezca alerta. El ruido generado en torno a los coches autónomos lleva a muchos a creer que la tecnología está más avanzada de lo que en realidad está, lo cual, puede ser peligroso.

No puede haber ninguna “confusión sobre el modo de conducción”, en la que el conductor piense que el coche tiene el control y, a la vez, el coche piense que lo tiene el conductor.

Robert Broström, Líder Técnico Senior de Volvo

El camino hacia la automatización de nivel 5

Las empresas, por lo general, siguen dos estrategias para alcanzar el nivel 5 de automatización. Algunas, como Ford y General Motors en colaboración con Cruise, están construyendo un coche autónomo desde cero, mientras que otras están desarrollando los cerebros que podrían conducir cualquier vehículo. Waymo de Google fue una de las primeras empresas, en 2009, en empezar a desarrollar este software y cuenta con vehículos que ya se utilizan en su campus cerrado y en condiciones de prueba en la carretera.

Muchas empresas declararon el año 2020 como el año clave para la llegada de vehículos sin conductor a principios de la década anterior. No se dieron cuenta de la magnitud de los retos que tendrían que afrontar en los siguientes años. Principalmente en lo que se refiere a los sistemas de percepción y predicción que plantean problemas para la seguridad y la responsabilidad.

Percepción y predicción

El desarrollo de un software de percepción y predicción competente es vital para asegurarnos de que el vehículo puede controlar su propio entorno de conducción, pero también es uno de los mayores obstáculos para las empresas. Tesla ha adquirido este año una empresa de identificación de objetos específicos de IA llamada Deep Scale que le puede ayudar a mejorar su sistema de percepción. Sin embargo, identificar correctamente los obstáculos es sólo la mitad de la tarea, faltaría predecir cómo pueden interactuar con el vehículo.

  • Los mapas tridimensionales muestran información importante sobre la carretera, incluyendo semáforos, señales, marcas viales, aceras, curvas, inclinaciones, cruces u otros elementos.
  • También señala los posibles peligros y objetos, como peatones, ciclistas, obras en la calzada… Los coches Waymo pueden ver hasta a 300 metros de distancia.
  • El software predice los movimientos de cada objeto en función de su trayectoria y velocidad, y reconoce cómo se mueven los diferentes objetos.
  • El sistema ajustará entonces el movimiento, la velocidad y la dirección de los coches para garantizar la seguridad en el viaje.

El software debe enfrentarse a todas las situaciones imaginables para aprender a garantizar la seguridad de sus pasajeros. Mientras que algunas empresas pasan horas probando coches en las carreteras y en campus controlados, otras simulan situaciones de conducción en la vida real dentro de la nube. Sin un sistema preciso, muchos no se sentirán cómodos poniendo su seguridad en manos de vehículos autónomos.

La pregunta de seguridad

El 90% de los accidentes de tráfico son causados por errores humanos. Tesla ha destacado la necesidad de vehículos autónomos para reducir estos errores, incluso diciendo que es “irresponsable” no tenerlos en la carretera. Sin embargo, han surgido dudas sobre la seguridad de la tecnología, debido a los fallos en los sistemas de predicción y percepción, que han provocado accidentes.

“Probablemente esté más seguro en un coche que se conduce solo que con un conductor de 16 años, o de 90 años, aunque seguramente esté bastante más seguro con un conductor que esté alerta y experimentado de mediana edad que en un coche que se conduce solo”

Brandon Schoettle, Investigador.

Mantenerse alerta en viajes muy largos puede ser una dificultad. Los vehículos autónomos reducirían drásticamente los accidentes en los que el conductor:

  • Se distrae con otro pasajero
  • Está usando su teléfono móvil
  • Está ebrio y es incapaz de operar el vehículo
  • No está prestando atención

A pesar de la cantidad de colisiones que se producen cada año por error humano, los choques causados por vehículos autónomos están mucho más mediatizados, lo que genera una mala opinión pública, a pesar de los miles de incidentes que probablemente evitaron gracias a sus sistemas semiautónomos. Un solo accidente plantea grandes interrogantes sobre la seguridad y la responsabilidad.

¿Quién es responsable de una víctima mortal causada por un vehículo autónomo?

Futuras aplicaciones

El mundo tiene un largo camino por recorrer antes de que confiemos plenamente en la tecnología y sepamos reconocer cuando se necesita a un humano y cuando se puede entregar el control total a la máquina. Los gobiernos y las empresas de automoción tendrán que trabajar en armonía para que los coches autónomos sean una realidad en las carreteras a finales de esta década.

En este 2020 podemos contar con ver un gran aumento en las horas de prueba que mejorarán los sistemas de percepción y predicción de los vehículos. Los primeros ejemplos de vehículos autónomos alterarán el mercado de la logística como medios para mejorar los servicios de entrega. Lyft y Uber ya han anunciado que esperan contar con flotas autónomas de vehículos en sus compañías para finales de este año. Sin embargo, los vehículos autónomos para consumidores individuales parecen estar bastante lejos aún.

La próxima década promete cosas emocionantes para el desarrollo de la IA, en todas las industrias y en cualquier aspecto de nuestras vidas. Síguenos en Twitter para asegurarte de que no te pierdes nuestra serie de #LUCAtothefuture. También exploraremos las cuestiones éticas que acompañan en el desarrollo de muchas de estas tecnologías.

Traducido por Elena Selgas Carvajal, leer el post original aquí.

Para mantenerte al día con LUCA, visita nuestra página web,  suscríbete a LUCA Data Speaks o síguenos en TwitterLinkedIn YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *