¿Qué es la Web3 y por qué es importante para las empresas?

Jorge A. Hernández    5 mayo, 2022

A menos que se haya desconectado de Internet, la economía o incluso de la política es casi seguro que haya escuchado algo relacionado con la Web3. Pero ¿en qué consiste y porqué le apuestan tanto?

Primero expliquemos de qué se trata: Web3 es el nombre que algunos expertos en tecnología le han dado a la idea de un nuevo tipo de servicio de Internet construido utilizando cadenas de bloques descentralizadas.

O, en otras palabras, un Internet basado en los sistemas de registro compartido que utilizan criptomonedas como Bitcoin y Ethereum. La expectativa de esta tecnología es inmensa, pero tiene sus seguidores y detractores.

Los optimistas, por ejemplo, dicen que la Web3 permitiría controlar infinidad de cosas, desde el comercio en el metaverso hasta una economía sin intermediarios usando figuras como los DeFi.

Recordemos que los DeFi, o Decentralized Finance, son sistemas financieros que eliminan la necesidad de bancos o intermediarios centralizados para ejecutar las transacciones y en lugar de ellos utiliza contratos inteligentes, líneas de código que funcionan automáticamente sin intervención humana.

Los detractores, por otro lado, catalogan a la Web3 como una palabra de moda. En este último grupo se encuentra el magnate Elon Musk quien ha admitido que no comprende bien el concepto del Web3.

Las empresas en el Web3

Sin embargo, las empresas no se han quedado quietas ni verticales, como la banca, se han ido acercando poco a poco y bajo sus propias reglas a este mercado. Este es solo un ejemplo.

Solo en 2021 se estima que la inversión combinada entre empresas y fondos de capital de riesgo en tecnologías Web3 pasó los 27 mil millones de dólares.

Esto aun cuando apenas estamos al inicio del Web3 en el que los ejemplos más palpables son las mismas criptomonedas, el comercio de NFTs y el metaverso, pero su potencial es inmenso como lo demuestra el uso de NFTs en la industria ganadera.

Además, están surgiendo nuevas ideas como el uso de videojuegos en los que los usuarios ganan dinero (tokens) por jugar, o la creación de piezas de arte o musicales en las que los usuarios pueden invertir unos tokens en las obras y ganar dinero con su reproducción. 

Lo más interesante de la Web3 es que apenas estamos viviendo su inicio y con una buena imaginación los resultados de negocios pueden ser enormes, pero lo cierto es que el futuro, como todos los sabemos, es incierto.

Foto de Fotis Fotopoulos en Unsplash

Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.