Cinco claves para reforzar el equipo en la era del teletrabajo

Raúl Salgado    12 mayo, 2020
Claves para un equipo de teletrabajo unido

El teletrabajo será preferente, como mínimo, hasta el comienzo de la fase 3 de la desescalada en todas aquellas profesiones que lo permitan. Aunque todo parece indicar que no pocas empresas prolongarán los plazos sine díe, siempre y cuando su operatividad y efectividad no se hayan visto mermadas.

Pero una cosa son los números y otra bien distinta los estados de ánimo. Y es que cientos de miles de personas, sumidas en la soledad aparejada al confinamiento, pueden sentir cómo se deshacen sus lazos con compañeros y jefes.

No obstante, la unión sigue haciendo la fuerza en esta nueva era en la que nos adentramos. Y las organizaciones deben intentar ser una piña, para evitar el desarraigo y la desintegración de sus equipos.

En este sentido, resulta fundamental reforzar la cultura corporativa a través de líderes que inspiren confianza. Hoy, más que nunca, es crucial replantearse las actuales estrategias de liderazgo y contribuir a lograr un equilibrio y un compromiso entre los objetivos individuales y el compromiso grupal a distancia.

Comunicación y uso de la tecnología

Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad España, asegura que las claves a este respecto se basan en la comunicación y en el uso de las tecnologías, que se convertirán en nuestros aliados principales, ya que la fusión de ambos fomenta la unión de los equipos y el trabajo coordinado.

Los jefes, al margen de ocuparse de sus tareas diarias, han de sacar tiempo para hablar con los empleados frecuentemente, tanto juntos como por separado. En ocasiones, oír el tono de voz de las personas y preguntarles por su situación, puede ser mucho más efectivo que si la comunicación se establece por escrito.

De igual modo, tienen que poner a disposición del grupo una figura para que el resto del equipo se apoye, en caso de tener que superar cualquier adversidad que pueda surgir.

Mantener el contacto

Aunque todo dependa de la empresa, es muy importante establecer dinámicas que permitan un contacto continuo entre los miembros del equipo y que sean parte de la rutina.

Así, Alberto Gavilán, director de Recursos Humanos de Adecco Staffing, recomienda establecer dos o tres checkpoints mediante breves reuniones virtuales a lo largo del día, para ver el avance de los proyectos, comentar dificultades, establecer prioridades y reposicionar los temas urgentes e importantes.

“En estas reuniones es importante verse, al menos en el arranque, y escucharse. Además, es clave tener canales de comunicación permanentemente abiertos y accesibles entre todos los miembros del equipo”.

Gavilán explica que, para que mediante el teletrabajo puedan reforzarse los vínculos, han de establecerse pautas para el conjunto de los trabajadores. Y entre ellas también remarca la constante actualización de la información relevante, la definición de franjas horarias durante las que todos estén conectados, el establecimiento de reuniones individuales con el manager para repasar temas, etc.

Telefónica Empresas cerca de ti

Claves para mantener la unión del equipo

Según el director de Relaciones Institucionales de Randstad España, estas son las cinco claves para mantener la unión del grupo en estos tiempos de aislamiento:

1. A más distancia, más comunicación

Los profesionales deben continuar sintiéndose involucrados con el proyecto y aumentar su sentido de pertenencia a la empresa. La distancia no debe significar una disminución de la cohesión del equipo.

2. Buscar modos eficientes de comunicación

Es imprescindible buscar canales que involucren a los profesionales, como pueden ser las videollamadas. Mediante estas, los profesionales se implican más que, por ejemplo, a través de una llamada telefónica.

El correo electrónico, las redes sociales o los chats, cuando se trata de temas extensos que se han de debatir o comentar, son los canales menos eficientes para comunicarse. 

3. Crear empleados responsables

Resulta bastante importante establecer metas y expectativas para cada trabajador, aunque dándoles la confianza necesaria y el feedback pertinente para que se conviertan en empleados capaces de asumir responsabilidades.

4. Motivar al equipo

Un buen líder debe saber cómo motivar a su equipo para impulsarle a dar lo mejor de sí mismo. Ofrecerle flexibilidad, delegarle tareas con las que se sienta productivo, útil y valorado, darle feedback o reconocer sus éxitos son algunas de las muchas iniciativas que se pueden acometer para mantenerle motivado con el desempeño de su trabajo.

5. Las crisis se solucionan en equipo

Todas estas pautas serán claves para que, si en cualquier circunstancia laboral o personal, el líder deja de ejercer sus funciones, los profesionales sepan afrontar la crisis en equipo y sacar el proyecto hacia adelante. En este caso, quedará patente el buen liderazgo, a pesar de la distancia.

Acotar las horas de teletrabajo

El año pasado, casi 7 de cada 10 trabajadores españoles manifestaron su deseo de teletrabajar, pero su empresa no se lo permitió, según un estudio de Randstad.

Sin embargo, recluidos frente a la pandemia, los empleados que se pasan los días delante de la pantalla han aumentado aproximadamente dos horas sus jornadas laborales.

Los expertos aseguran que las características del teletrabajo durante estas semanas no son las habituales.

En una situación normal, el uso del teletrabajo no es tan intensivo y se limita a un porcentaje semanal de las horas, soliendo estar entre el 20% y el 50%.

“Los factores importantes para gestionar estas situaciones son una comunicación clara, el establecimiento de objetivos para cada persona y, por supuesto, seguir reconociendo y reforzando el trabajo bien hecho”, apostilla Gavilán.

El teletrabajo es una oportunidad

La posibilidad de trabajar desde casa, con sus más y sus menos, ofrece muchos beneficios que pueden contribuir a reforzar los equipos.

Entre otras cosas, y más allá de esos picos de trabajo que se están viendo durante estas semanas tan atípicas, permite reducir los niveles de estrés, ya que se evitan atascos para llegar al trabajo o aglomeraciones en el transporte público.

Asimismo, a veces los equipos están formados por trabajadores que no comparten el mismo espacio o se dividen en grupos por afinidad personal. “Esto ocasiona que algunas personas se sientan al margen y no se genere sentimiento de grupo. Pues bien, al estar todos los trabajadores en la misma posición, se logra que ninguno se sienta desplazado y se promueve la sensación de formar parte de un equipo donde todos están en las mismas condiciones”.

Adicionalmente, Pérez piensa que la autogestión del tiempo y la configuración en equipos hacen que los trabajadores se vuelvan más responsables.

“El grupo funciona como si cada miembro fuera un engranaje de un mecanismo. Si uno falla, genera una descompensación en el equipo. Pero cuando las cosas salen, bien gracias al trabajo de todos los miembros del grupo, aumenta la autoestima en general”, sentencia el director de Relaciones Institucionales de Randstad España.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *