Tecnología, bienestar animal y sostenibilidad, las claves del éxito de Rujamar

Alicia Díaz Sánchez    26 abril, 2021
Grupo Avícula Rujamar y la tecnología

1,2 millones de aves 100% libres de jaulas. Más de 25 millones de docenas de huevos al año (ecológicos, camperos y suelo). Tres grandes instalaciones. I+D+i. Sostenibilidad. Tecnología.

Con estas palabras se puede resumir la incesante actividad que realiza Grupo Avícola Rujamar, ubicado en la provincia de Cuenca. Desde su fundación en 1984, el camino que ha recorrido es asombroso. No solo ha ampliado sus instalaciones, el número de aves y su plantilla de empleados, sino que se ha sumado al desarrollo tecnológico y la transformación digital para lograr un mayor bienestar animal y mejorar la calidad de los huevos. Todo ello comprometiéndose con el medio ambiente y velando por la seguridad alimentaria.

La tecnología, principal aliada de Grupo Avícola Rujamar

La tecnología ha jugado un papel fundamental en su evolución. Disponen de página web, red corporativa y cada vez están más presentes en las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Youtube y Linkedin). “Nuestro objetivo es mantener una presencia digital diaria y proporcionar contenido de valor y contrastado a nuestros usuarios sobre los beneficios, mitos y curiosidades de los huevos”, explican desde la compañía.

Su plantilla, integrada por 147 empleados, es mayoritariamente presencial, pero algunos de ellos teletrabajan. “Nos hemos dado cuenta de que hay muchos puestos en la empresa que se pueden desempeñar desde casa. Por eso estamos valorando que, cuando pase la pandemia, ciertos empleados ya no se incorporen a la oficina y trabajen a distancia”, asegura Rubén Martínez, CEO de Grupo Avicola Rujamar.

Ello ha sido posible gracias a la utilización de dispositivos móviles (smartphones, tablets, portátiles) y de herramientas colaborativas como Teams, Onedrive o Sharepoint de Microsoft 365.

También ha facilitado mucho el teletrabajo el servicio Tu Experto Tecnológico, de Telefónica. Gracias a él, en caso de cualquier imprevisto o duda, todos los empleados disponen de un soporte técnico personalizado y especializado 24×7 en cualquier lugar. Es decir, que si la incidencia no puede resolverse en remoto, se envía un experto a la sede o al domicilio de los trabajadores, con posibilidad de un equipo de sustitución si fuera necesario.

Innovación en la cadena de producción

Dado el volumen de producción que manejan –más de 2 millones de docenas de huevos al mes-, para clasificarlos y envasarlos, Rujamar cuenta con la clasificadora Omnia FT500 de Moba, que hace posible el procesamiento de 180.000 unidades por hora.

Lo más novedoso de esta tecnología es que permite desechar los huevos que tienen alguna rotura o fisura e incluso aquellos con puntos de carne o trazas de sangre en su interior. Asimismo, gracias a un sistema UV (luz ultravioleta) incorporado a la clasificadora, se realiza la desinfección completa de la cáscara de cada huevo.

Con este proceso se extrema la calidad de los huevos que llegan al consumidor final, y que ha permitido a Rujamar conseguir diversos certificados de prestigio, como IFS Food, SAE, SHC y AENOR Conform de Bienestar animal.

Blockchain para conocer la historia de cada huevo

En su apuesta por digitalizar la cadena de suministro, Rujamar ha incorporado la tecnología Blockchain con el sistema de trazabilidad alimentaria (trace food). ¿Esto qué significa? Que mediante un código QR que se genera a diario para cada lote de productos, el consumidor puede conocer la procedencia de los huevos, tipo de nave donde se crían las gallinas, productor, tiempo transcurrido desde que se puso el huevo, etc.

Tres núcleos de producción

Grupo Rujamar es, desde 2018, la primera empresa avícola nacional 100% libre de jaulas.

Cuenta con tres núcleos de producción, todos ellos en Cuenca. El principal está ubicado en el municipio de San Lorenzo de la Parrilla, donde se obtienen los huevos suelo y donde están también las instalaciones de recría. Este centro cuenta con 900.000 aves.

En Saelices hay 100.000 gallinas y allí se producen los huevos camperos. Las aves reciben la misma alimentación que las que producen huevos suelo, con la diferencia de que las camperas salen a los parques exteriores y están en contacto con la naturaleza.

Y, por último, en Honrubia se encuentra el centro de producción de huevos ecológicos más grande de España y uno de los mayores de Europa, con 140.000 aves. Las gallinas pueden acceder al aire libre y se crían con cereales procedentes de la agricultura ecológica.

Todos los huevos que compramos están marcados con un código, que puede empezar por cero, 1, 2 o 3, seguido de dos letras, que se corresponden con el país de origen (ES para España). De todos ellos, el 3 es el único que no produce Rujamar, puesto que significa que las gallinas se crían en jaulas, sin apenas espacio para moverse (aproximadamente lo que ocupa un folio de papel A4).

Código de los huevos

Sostenibilidad: menos plásticos y más energía verde

Como parte de su programa de sostenibilidad ambiental, Rujamar se ha propuesto eliminar completamente el plástico de todos sus procesos e instalaciones. Para ello, su propósito es utilizar envases de cartón reciclado 100% biodegradable con el objetivo de reducir 1.000 toneladas de plástico.

A ello se une la utilización cada vez mayor de energía renovable en sus instalaciones. Por ejemplo, en su centro de Honrubia el 100% de la energía que se consume es verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *