¿De verdad necesito un antivirus?

ElevenPaths    7 abril, 2021
¿De verdad necesito un antivirus?

La ciberseguridad es uno de los temas más en boga por su imparable crecimiento y desarrollo, cada vez es más frecuente su presencia en los medios de información, principalmente noticias sobre descubrimiento de vulnerabilidades, ataques y nuevos ransomware. Al final, lo que el usuario medio percibe es que la ciberseguridad es una cuestión destinada a las empresas y grandes organizaciones y que no afectan a su día a día. Pero no es así.

La ciberseguridad es cosa de todos

¿Sigues pensando que no te afectan los ciberataques? Aquí van algunos datos: en 2020, el 43 % de los ataques fueron destinados a pymes, las vulnerabilidades en Android e iOS aumentaron un 44% y los ataques a usuarios continúan centrándose en el envío de correos electrónicos con intentos de phishing y/o malware. Por no hablar de los, cada vez más habituales, escándalos de privacidad relacionados con datos, uso incorrecto de cookies y un largo etcétera.

La pregunta obligada que debemos hacernos es: ¿cómo puede protegerse un usuario estándar? En este blog hemos hablado en multitud de ocasiones de consejos para un teletrabajo seguro, consejos para asegurar tus datos o mecanismos para estar seguro en el día a día pero, lo que la mayoría de los usuarios piensan es que un antivirus será suficiente para estar libre de ataques.

En este artículo explicamos, para qué sirve un antivirus y qué maneras tienes de estar (más) protegido.

¿Qué es un antivirus?

Para comenzar, debemos aclarar qué es un antivirus. Muy populares desde hace décadas, parecen la opción número uno (y muchas veces única) para protegerse en Internet por usuarios. Comenzaron siendo de uso exclusivo para PCs pero, con la revolución de los smartphone, desde hace años también están disponibles en dispositivos móviles. Teniendo en cuenta las horas al día que dedicamos a nuestros smartphone, conviene blindar nuestra seguridad ahí más que en PCs.

A grandes rasgos, un antivirus se trata de un software que detecta “virus”, es decir, malware presente en dispositivos (como decíamos, normalmente PCs o smartphone). Este malware procede normalmente de archivos maliciosos adjuntos en correos electrónicos descargados por usuarios o al descargar archivos desde páginas fraudulentas.

¿De pago o gratuitos?

La diferencia principal entre antivirus de pago o gratuitos es la cantidad de funcionalidades o features que incluyen (control parental, copias de seguridad,…). Normalmente las licencias de pago se renuevan año a año y tienen varias opciones dependiendo del número de dispositivos a proteger.

Existen buenas opciones gratuitas, pero, como decimos, generalmente las opciones de pago son más completas.

Incluidos en OS (Windows Defender)

En la mayoría de los sistemas operativos existe software instalado por defecto destinado a nuestra defensa. En el caso de Windows (el sistema más común), contamos con Microsoft Defender, un sistema implantado en todos los ordenadores que utilicen Windows.

Configuración

Prácticamente todas las aplicaciones incluyen la opción de configurar ciertos aspectos de la privacidad. Recomendamos realizar esta configuración antes de utilizar cualquier aplicación o programa que nos descarguemos, así como leer detenidamente las condiciones de uso antes de descargarla.

Actualiza, actualiza, actualiza

Lo más importante para mantener tu sistema invulnerable es actualizar, siempre que sea posible, tanto el sistema operativo en general, como las aplicaciones o programas en particular, así como el propio antivirus. Ojo, los antivirus gratuitos suelen usar los datos para venderlos a terceros: cuando algo es gratis, el producto eres tú.

El mejor antivirus eres tú

Un gran porcentaje de ataques tienen éxito porque están dirigidos directamente contra los usuarios, imitando comunicaciones verídicas buscando provocar errores. Es la llamada ingeniería social, y estos son nuestros consejos para no caer en la trampa:

  • Sospecha de todos los correos de los que no conozcas el remitente
  • Haz click solamente en páginas que sepas que son 100 % auténticas o escribe la URL a mano en lugar de hacer click en un enlace de un mail
  • Aunque las páginas https garantizan la conexión cliente-servidor como cifrada, el malware puede infiltrarse en estas páginas, por lo que toda prevención es poca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *