SEO internacional: todo lo que debes saber para posicionarte en otros países

Edith Gómez    9 septiembre, 2019
SEO internacional

Afortunadamente, Internet nos da la posibilidad de expandirnos más allá de nuestras fronteras. Y es que a día de hoy, además de no tener la limitación de vender tus productos exclusivamente a clientes de tu localidad o país, tienes la posibilidad de llegar a clientes de diferentes países, siempre y cuando sepas desarrollar una estrategia sólida de SEO internacional.

Aunque esta estrategia sea similar a la del SEO tradicional, hacer SEO internacional conlleva una serie de requisitos relacionados con el comportamiento de los usuarios en cada país.

Así que si estás pensando expandir tu negocio, no te pierdas toda esta información necesaria para trabajar la estrategia SEO internacional y conseguir ser un referente en otros países.

Qué es el SEO internacional y cómo funciona

El SEO internacional es aquel que aplica un conjunto de acciones con el fin de conseguir el mejor posicionamiento en buscadores en distintos países o por diferentes idiomas. Por tanto, cuando una marca trabaja en un SEO internacional, busca aparecer en los primeros resultados del buscador más utilizado por los usuarios en esos países a los que le interesa llegar.

Pero ten en cuenta lo siguiente: una palabra clave bien posicionada en España no tiene por qué estar posicionada en otro país. Seguramente no aparecerá en los primeros puestos, incluso es probable que no aparezca en las primeras páginas de Google.

Pero esto no quiere decir que el SEO tradicional no sirva. De hecho, todos son complementarios, por lo que puedes trabajar por ejemplo un SEO local de tu sitio y a la vez uno internacional para llegar a otros países.

Los 6 factores del posicionamiento web internacional

Para conseguir tus objetivos de posicionamiento web, es necesario que apliques y domines las siguientes técnicas SEO:

1. Realizar un estudio de palabras clave

El primer paso será hacer un estudio de palabras clave (keyword research) para tus productos en cada país y barajar si la palabra clave apta es la traducción de ese término en español o es otro término más informal. 

Muchos dan por hecho que la keyword es el nombre técnico del producto, en lugar de considerar cuál es el nombre que más utilizan los usuarios al realizar sus búsquedas relacionadas con esos productos.

Para realizar el estudio de palabras clave, existen algunas herramientas como SEMrush que permiten analizar, de forma meticulosa, búsquedas en distintas regiones.

Otro factor que se debe tener en cuenta es que no todos los habitantes del planeta utilizan Google como su buscador favorito. Por ejemplo, en Estados Unidos, además de Google, son muy utilizados Yahoo y Bing; en Rusia, el buscador por excelencia es Yandex y en China, la mayoría de los usuarios utilizan Baidu.

Así que que estudia bien los buscadores que utiliza tu público objetivo en cada país.

2. Diseñar una estrategia de contenidos

Dependiendo del comportamiento de los usuarios en cada buscador (según el país), tienes dos opciones:

  1. Establecer una estrategia de contenidos diferente para cada mercado.
  2. Traducir los textos de un idioma a otro incluyendo el atributo hreflang, como explico más abajo.

Está claro que si los usuarios de un país tienen unas particularidades concretas (relacionadas con su cultura, proceso de búsqueda o comportamiento), lo mejor será adaptar el contenido a ese público en concreto; por lo que una traducción no sería del todo efectiva. Pero todo dependerá de tu presupuesto…

3. Elegir una arquitectura web adecuada y seleccionar el dominio

Puedes encontrarte con dos grupos de dominios: los internacionales (.org, .net, .com) y los regionales (.es, .it, .br, .mx, etc.).  Pero hay varias teorías sobre cuál es la mejor opción.

Se puede tener un dominio para cada idioma o país (.de, .es, .fr…), pero es la opción que menos se recomienda, ya que habría que trabajar el SEO de cada dominio de forma separada, y eso sería un auténtico caos.

También se pueden elegir subodminios de cada idioma (es.dominio.com, fr.dominio.com…) para no despistar a Google. Pero se perdería cerca de un 30 % de autoridad, según afirman los expertos en SEO.

Por tanto, la opción que queda es hacerlo mediante subcarpetas, es decir, utilizar un mismo dominio para cada país o idioma (por ejemplo, dominio.com/es, dominio.com/fr).

De esta forma, con esta arquitectura web no se perdería ninguna autoridad. ¿Y esto qué significa? Que cuando quieras llegar a un nuevo mercado, por ejemplo Brasil, no partirías desde cero, sin ninguna autoridad, y tendrías mucho trabajo adelantado.

4. Considerar el atributo “hreflang

Esta etiqueta no es más que un indicador que le dice a Google en qué idioma está escrita esa versión web y sirve principalmente para advertir a Google de que se encontrará varias versiones de la misma URL y que no se trata de contenido duplicado.

En caso de no utilizar esta etiqueta, Google podría penalizarte y echar por la borda todos tus esfuerzos.

Por ejemplo, en caso de que tu versión esté en francés, deberás colocar este código a mano <link rel=”alternate” hreflang=”fr” href=http://www.tudominio.com/fr/> en la cabecera de cada página.

Si cuentas con un CMS, podrás utilizar un plugin multilingüe para solventarlo.

5. Completar Google Search Console

Esta herramienta se utiliza para ofrecer información a Google sobre tu proyecto, relacionada con el idioma y país.

Dentro de la plataforma ve al apartado “segmentación internacional” y haz clic en la pestaña “país”. Seguidamente, comprueba que está señalado tu país objetivo y, si no está, añádelo.

Esto es muy importante para evitar la canibalización de palabras clave; es decir, para impedir que para una misma keyword te salgan dos resultados diferentes en la misma página; cosa que puede perjudicar tu SEO y hacerte bajar posiciones.

6. Hacer “linkbuilding

Del mismo modo que con el SEO tradicional se trabaja para conseguir enlaces desde webs del mismo sector y relevantes (linkbuilding), con el SEO internacional también hay que trabajarlo para conseguir posicionarte en diferentes países.

Así que deberás enfocar tus esfuerzos a desarrollar una estrategia sólida de linkbuilding para conseguir enlaces desde los países en los que quieres posicionarte, y en el idioma adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *