Ranking de los puestos de trabajo que más cuesta cubrir en España

Raúl Salgado    19 abril, 2021
Puestos de trabajo sin cubrir

El número de parados en España vuelve a escalar por encima de los cuatro millones. Un dato preocupante, que podría tildarse de dramático en lo relativo al paro juvenil. Y es que cerca de 4 de cada 10 menores de 25 años se encuentran actualmente desempleados.

Sin embargo, muchas empresas sufren auténticos calvarios para encontrar los perfiles que demandan en un mercado laboral en continuo proceso de transformación.

Según datos de Adecco, en torno al 9% de las vacantes se queda sin cubrir y ocho de cada diez compañías reconocen tener dificultades a la hora de encontrar el talento que demandan, un porcentaje que se ha disparado más de 30 puntos durante los últimos cinco años.

Puestos de trabajo más difíciles de cubrir

Ahora bien, ¿cuál es el ranking de los puestos de trabajo que más cuesta cubrir en nuestro país? De acuerdo con el Informe Adecco sobre perfiles deficitarios y escasez de talento en España, que desglosa la información por comunidades autónomas, sería el siguiente:

  • Puestos relacionados con las tecnologías de la información (TI).
  • Personal sanitario.
  • Perfiles de FP asociados a la industria (electromecánicos, soldadores, técnicos de mantenimiento, fresadores, torneros…).
  • Carretilleros en logística.
  • Personal asociado al desarrollo del sector Servicios (comerciales, administradores con idiomas, teleoperadores…).
  • Ingenieros.
  • Operarios cárnicos.

En un buen número de estas profesiones actualmente se goza del denominado “pleno empleo”. Pero, al mismo tiempo, son millones las personas que andan desesperadas en la búsqueda de un puesto de trabajo.

¿Dónde encontrar empleo?

En este contexto, la consultora elaboró su XI Informe Adecco ¿Dónde encontrar empleo si estás en paro?, del que se desprende que los perfiles que experimentarán una mayor demanda en 2021 serán los siguientes:

  • CRA o expertos en la monitorización de ensayos clínicos.
  • Montadores electromecánicos.
  • Operadores de energías renovables.
  • Analistas de datos.
  • Técnicos comerciales para la banca.
  • Operarios de producción (envasadores, empaquetadores, paletizadores…).
  • Controladores audiovisuales.
  • Mozos de picking o preparación de pedidos, para compañías de distribución y alimentación.
  • Teleoperadores de venta.
  • Mozos.

En este sentido, Roberto Villar, director nacional de Ventas del Grupo Adecco, aseguraba en un comunicado de la consultora que, pese al difícil año en materia de empleo, “hay sectores que poco a poco van recuperando su tono, mientras que otros no solo no han sufrido de cerca esta crisis, sino que se han hecho fuertes. Aquí es donde más oportunidades existen ahora mismo. Además, del lado de las personas que buscan trabajo los procesos de upskilling y reskilling son en este momento cruciales como salida a esta situación”.

Reciclar la formación

Y es que en plena revolución digital, las empresas tienen cada día nuevas necesidades que el actual mercado laboral no es capaz de satisfacer. De ahí el empeño de tantas compañías en reciclar a sus empleados, adecuar su cualificación y dotarlos de nuevas capacidades para mejorar sus desempeños.

En opinión de Juan Carlos Cubeiro, especialista en talento, para aprender hay que desaprender y reaprender. Por su parte, Javier Rodríguez Zapatero aboga por cambiar el modelo educativo para sacar partido a la revolución digital.

Se mire por donde se mire, son muchos los expertos que consideran que el capital humano es la principal debilidad de la digitalización en España. Además, advierten de que todavía nos encontramos muy alejados de los países más avanzados respecto a capacidades digitales sofisticadas y a creación y atracción de talento digital.

Lo achacan, sobre todo, a un bajo nivel formativo medio en las áreas denominadas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas).

En cualquier caso, lo cierto es que conforme el mercado laboral continúe digitalizándose -y lo hace a velocidad de vértigo-, más puestos quedarán por cubrir por falta de capacidades y más personas serán desplazadas por los robots y las máquinas, si no acomodan su cualificación para desarrollar correctamente sus funciones.

Revolución digital

La digitalización de la economía trae consigo la eclosión de nuevos modelos de negocio y nuevas formas de trabajo, brindando oportunidades y planteando retos para compañías y empleados.

Y es ahí, seguramente, donde reside la clave del mercado laboral. Se visualiza un futuro en el que robots y personas serán compañeros de plantilla, convivirán, compartirán turnos de trabajo. Y para no sucumbir ante la “invasión” de las máquinas, será fundamental la formación y adquisición de otro tipo de habilidades (creativas, comunicativas…).

Habilidades que ayer, hoy y mañana seguirán siendo propias de las personas, el principal activo de las compañías. Es cuestión de adaptarse -o de anticiparse- a los cambios, para que cada vez sean menos los puestos de trabajo que queden sin cubrir en las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *