Cómo responder las “killer questions” en una entrevista de trabajo

Raúl Alonso    4 junio, 2021
¿Qué son las killer questions?

“Contrata la actitud y entrena la habilidad”. La multitudinaria respuesta que muchas ofertas de trabajo reciben pone en peligro esta máxima de los reclutadores en el proceso de selección. Para impedirlo, se acude a instrumentos de filtrado masivo como las killer questions, que en muchas ocasiones ponen en un brete al candidato.

¿Qué son las killer questions?

“Son preguntas que se plantean a los aspirantes durante una primera fase y que ayudan a obtener información detallada sobre su perfil personal y profesional”, explican desde la consultora de recursos humanos Nexian.

Muchos profesionales las conocen como preguntas de filtrado, porque son muy definitorias a la hora de marcar en rojo o verde el curriculum de un candidato durante el proceso de selección. Existen de dos tipos:

  • Killer questions cerradas. Sus opciones de respuesta “son únicas y preestablecidas”. Ejemplos son “¿cuántos años de experiencia tienes en el sector?” o “¿tienes certificado C1 de inglés?”. Este tipo de preguntas suele formar parte de un cuestionario puntuable que permite enfrentar las capacidades entre los candidatos de un modo objetivo.  
  • Killer questions abiertas: “Son las que tienen una respuesta libre, que aporta mucha información relevante para el proceso de selección y que pueden resultar más incómodas que las anteriores”.

Los 10 killer questions abiertas más comunes

Nexian ha seleccionado las diez cuestiones filtrado abiertas más comunes. Tratamos de destapar sus motivaciones ocultas, para ayudarte a dar con una respuesta acertada, que conviene no entender como única.  

1. ¿Qué sabes de nuestra empresa?

Más que datos o información tipo Trivial, el entrevistador quiere saber cómo puedes encajar en el proyecto.

Para responder conviene haber estudiado previamente su oferta de producto o servicio, identificando qué se puede aportar como empleado. Ese mensaje debe desgranase de forma sutil y efectiva dentro de una descripción general de la realidad actual de la compañía. Cuando se aporta algún dato, se cuadra la respuesta.

2. ¿Qué valor extra puedes aportar a nuestra empresa?

Es muy probable que el reclutador solo quiera saber si has hecho un análisis previo, y de paso medir tus ganas de formar parte del equipo.

Llega el momento de desgranar esa habilidad que efectivamente el candidato puede sumar al proyecto, pero siempre enfatizando entusiasmo, interés y energía. 

3. ¿Por qué has estado tanto tiempo en el mismo puesto y en la misma empresa?

El objetivo es medir la ambición profesional del candidato. No hay que pedir disculpas por haber estado durante mucho tiempo en una misma empresa. Lo importante es demostrar que ha habido una evolución profesional en la asunción de responsabilidades y en la adquisición de competencias.

4. ¿No crees que tienes una cualificación excesiva para el puesto?

Al reclutador le preocupa que el puesto sea de transición en la carrera profesional del candidato, y que pueda abandonarlo pronto.

 En la respuesta se debe argumentar que el puesto es el que se estás buscando en la actualidad y que puedes aportar valor. De paso, se puede aprovechar para insistir en esos puntos fuertes. 

5. ¿Qué significa para ti el trabajo?

La empresa pretende conocer el orden de prioridades vitales del candidato, y cómo pondera su carrera profesional en ese balance.

El discurso debe derivar hacia cuestiones como la realización personal y un proyecto de vida equilibrado, evitando dar un exceso de protagonismo a las cuestiones económicas.

6. Háblame de una situación en la que no actuaste de forma adecuada. ¿Qué aprendiste de ella?

Más que la capacidad de reconocimiento de errores, que también, se busca la capacidad de respuesta.

Se puede hablar de una situación concreta, casi una anécdota, y la moraleja en forma de aprendizaje. También se puede reconducir para hablar de una carencia profesional para la que el candidato ya se ha formado. Y en cualquiera de los casos, lo más importante es no culpar a nadie. 

7. ¿Cuál es tu horizonte profesional para los próximos cinco años?

Deja que el entrevistador sepa que eres una persona estable y que deseas permanecer en esa empresa durante mucho tiempo. No comentes nada sobre tus aspiraciones de asumir una posición de control en la empresa para la cual estás siendo entrevistado, de tener tu propia empresa, de jubilarte a los 40 años o que estás casado y tienes cinco hijos.

Respuesta recomendada: “Deseo obtener un cargo X en una empresa X que se concentre en el desarrollo del comercio X. Idealmente, me gustaría trabajar para una empresa nueva, como esta, para participar desde el principio y aprovechar todas las oportunidades que ofrece una compañía en crecimiento”.

8. ¿Por qué abandonaste tu anterior trabajo?

Esta es una de las killer questions cuya respuesta hay que incluir entre los deberes previos. Se pretende averiguar las motivaciones y ambiciones del candidato.

Las respuestas pueden ser muchas. pero siempre desde una actitud positiva, evitando criticar. Al llevarse meditada (que no memorizada), se puede actuar con más estrategia, pero no conviene extenderse ni dar muchos detalles. Otro ingrediente básico es presentarlo como la búsqueda de una oportunidad profesional, aceptar mayores desafíos o mayores responsabilidades.

9. ¿Cuáles son tus expectativas económicas?

Tarde o temprano esta pregunta estará encima de la mesa. Conviene haberse informado antes de las tablas salariales del sector y la banda en que se mueve la empresa en cuestión.

Es importante mostrar convencimiento, poner en valor la experiencia si es el caso y hablar de otro tipo de salarios como el emocional y otros beneficios empresariales como la conciliación, etc. Sin duda, se trata de una pregunta compleja en cuya respuesta debe haber una buena carga de flexibilidad.

10. ¿Qué harías si estuvieras en desacuerdo con tu jefe?

Es una pregunta trampa que tratar de medir el nivel de conflictividad y agresividad del candidato. En la respuesta se debe mostrar capacidad de negociación y la importancia de tener empatía con la diferencia para comprender más y mejor.

Consejos para responder adecuadamente a las killer questions

¿Cómo sortear con éxito este tipo de preguntas de filtrado? Celia Fernández, consultora de Selección de Nexian, comparte unas recomendaciones generales:

  • Responder de forma concisa, reflexiva y, sobre todo, sincera.  
  • Controlar la comunicación no verbal. Hay que prestar especial atención a las expresiones faciales y manejar bien los silencios, que pueden provocar situaciones incómodas.
  • Hay que argumentar las respuestas, y siempre de un modo coherente con lo que se ha preguntado.
  • Si te piden hablar de tu experiencia relacionada, hazlo: “Esta pregunta representa una buena oportunidad para destacar tus puntos fuertes y diferenciarte del resto de candidatos”.
  • La reformulación adecuada de una pregunta incómoda puede servir para sortearla, pero siempre mostrando “una actitud tranquila y positiva”.
  • Algunos entrevistados utilizan la técnica de memorizar una serie de respuestas y soltarlas pase lo que pase para dejar constancia de su mensaje. Esta técnica no acostumbra a dar buen resultado.
  • La actitud es importante: no se puede titubear, pero tampoco mostrar posturas defensivas, menos aún de lectura agresiva.
  • Empatiza con el entrevistador. Está trabajando y en ocasiones mostrará una cara amable y compresiva y en otras sacará su lado más intimidante para evaluar la resistencia a la frustración. En ambas situaciones, es importante empatizar con lo que él está buscando, lo que ayuda a “responder sin entrar en conflicto ni crear un clima de tensión”.

Por último, dos consejos para las killer questions por escrito:

  • Evita responder con signos de puntuación, opciones al azar o “ver CV”. Las tres reflejan falta de interés.   
  • Cuida la ortografía y la redacción. Es vital tomarse unos minutos para revisar lo escrito, ya que “errores gramaticales u ortográficos pueden ser claves a la hora de continuar en el proceso de selección”.

Con la información adecuada es más sencillo enfrentarse con éxito a las killer questions, por lo que en contra de lo que indicábamos al comienzo, también es una cuestión de actitud. Ayúdanos a proporcionar más claves a los lectores compartiendo tus experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *