Las tres características de una empresa “invencible”

Raúl Salgado    15 octubre, 2020
Qué son las empresas invencibles

Superman, Goku, Thor, Hulk, Silver Surfer, Wolverine, Naruto, Hal Jordan… son personajes prácticamente invencibles que apenas han sufrido alguna derrota a lo largo de su mítica trayectoria. Y ese concepto, a priori alejado de la realidad, ha sido trasladado al ecosistema empresarial.

Además de su doble identidad, los superpoderes más característicos de Superman -por ejemplo- son la capacidad de volar y dar grandes saltos, la visión calórica y de rayos X, el oído infalible, la resistencia a las balas y una fuerza descomunal. Ahora bien, ¿cuáles serían las características más importantes de las empresas “invencibles”?

Qué elementos convierten en invencible a una empresa

En todas ellas se dan estos tres factores:

Reinventarse constantemente

Se reinventan incluso antes de necesitarlo, para anticiparse a los cambios, ser proactivos y no ir a rebufo de los últimos adelantos tecnológicos o avances en la gestión empresarial.

Pulsar F5 de forma frecuente ha pasado a ser una cuestión de supervivencia en un mundo en el que las compañías están obligadas a adecuarse a los nuevos entornos, cada día más tecnológicos, digitales y cambiantes, para garantizar la continuidad de su actividad.

Trascender los límites de una industria o campo específico

Tesla, por ejemplo, no es únicamente una compañía automotriz, sino una empresa de datos y de energía solar renovable para coches y casas. Y muchos gigantes tecnológicos, por su parte, ultiman los preparativos para su aterrizaje en el mundo financiero. Y es que, en la jungla digital, de poco sirve poner puertas al campo…

Competir con mejores modelos de negocio

En este sentido, los clientes se han vuelto más exigentes. Y, sobre todo, las nuevas generaciones buscan vivir experiencias que satisfagan sus gustos y emociones, no exclusivamente productos y servicios que cubran sus necesidades.

Las empresas que más éxito están logrando hoy en día son las que combinan varios modelos de negocio a la vez. Porque no hay un modelo de negocio mejor, sino que cada compañía debe encontrar el que mejor se adapte en un determinado momento a sus productos o servicios. Véase el ejemplo de Apple, que pasó de vender dispositivos a tener una plataforma de venta de aplicaciones.

“Pero no hay que ser dogmático. No siempre hay que pasar de lo básico a algo más avanzado; a veces se puede cambiar hacia lo simple y no hacia lo complicado”.

Alex Osterwalder, autor de “La empresa invencible” (Empresa Activa), explica que los modelos de negocio cada vez son más sofisticados e innovadores. Y añade que la innovación puede ser usar un modelo de negocio antiguo en una industria nueva.

Explotar y explorar

De cara al futuro, el autor sostiene que como hoy en día todo cambia tan rápidamente, las empresas invencibles serán las que exploten adecuadamente los modelos de negocio actuales y, a la vez, sigan explorando otros nuevos que les permitan diferenciarse de la competencia. “Hay que hacer las dos cosas a la vez y en paralelo: explotar y explorar”.

Osterwalder destaca que cada día resulta más necesario que la cultura de la empresa tienda a la búsqueda permanente de nuevos modelos de negocio, mientras aprovecha los que aún le son rentables. “Las llamamos compañías ambidiestras, que son más resilientes a los cambios y por eso resultan invencibles”, apostilla.

Sin embargo, el autor admite que lo de “invencible” es una exageración con la que se decidió titular, fundamentalmente, para provocar. Y que aunque no existen las empresas inmunes, sí hay compañías que se reinventan permanentemente y se anticipan a los cambios para situarse en una mejor posición que otras entidades del sector, lo que en última instancia las aventaja a la hora de competir en el mercado.

Una guía sobre los mejores modelos de negocio

El libro “La empresa invencible” es una guía que habla sobre los mejores modelos de negocio del mundo, bien recopilados y clasificados, de manera que permite al lector crear su propio portafolio de nuevas ideas y reinvenciones.

El autor, Osterwalder, aglutina las claves empresariales para crear, crecer y reinventarse de manera constante; al margen de explicar cómo diseñar una cultura de innovación y reorientar los métodos de liderazgo.

En resumidas cuentas, podría considerarse un libro de recetas para que, cuando uno vaya a cocinar un nuevo negocio, sepa mezclar ingredientes en la cantidad exacta y el tiempo adecuado. Esas recetas, paralelismos al margen, serían los modelos de negocio.

No hay pócimas mágicas

Tal y como puede leerse en el libro, “el camino desde la idea al cliente es tremendamente complejo -la complejidad se ha instaurado en nuestras vidas y cada vez de forma más indomable-.

Entran muchos factores (condimentos) en juego, quizás demasiados. Tantos que solemos caer en el error de que, una vez que tenemos un producto o una solución (un plato, que diría un chef), creemos que ya lo hemos logrado y que ese plato se venderá de forma indefinida en el tiempo y que el trabajo solo consistirá en llegar a más comensales”.

Pero la guía señala que “la cruda y tozuda realidad no es esa”. Y advierte de que “la mejor receta que aporta este libro es que no hay una receta perfecta”.

Y es que los modelos de negocio no pueden ser universales ni atemporales, sino que deben estar sometidos a un proceso de revisión continua. Para ello, las empresas han de aprender, desaprender, pensar y ejecutar. Y, en definitiva, “reinventarse para ser eternamente jóvenes”, para que no salgan arrugas, ni patas de gallo, y evitar el desgaste y que te expulsen del mercado.

“Da igual que seas General Electric o el restaurante de la esquina, que nunca tiene una mesa libre durante el fin de semana. Nada es definitivo, los gustos cambian, las tendencias aparecen y desaparecen, los consumidores quieren que les sorprendan sin cesar. No hay nada eterno y no puede predecirse casi nada de lo que nos acontece”.

Reinventar nuestra cultura empresarial

Y ahora, en plena pandemia, Alex Osterwalder remarca que “necesitamos cambiar y reinventar nuestra cultura empresarial, nuestra flexibilidad, la gestión del riesgo y entrenar la capacidad de resistencia”.

Anteriormente, el autor ha publicado otros libros exitosos como “Generación de modelos de negocio” o “Diseñando la propuesta de valor”, que han contribuido al cambio de la forma en que las empresas crean sus modelos de negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *