Luces y sombras del sector empresarial en España

Mar Carpena    6 octubre, 2020
Luces y sombras del sector empresarial

La pandemia provocada por la COVID-19 ha hecho que nuestros hábitos de consumo cambien radicalmente. No solo ha provocado que nuestra vida social, familiar y laboral se altere, sino que también ha transformado nuestra “cesta de la compra”.

Un cambio en el que, como en todos, hay luces y sombras o, por ser más gráficos todavía, ganadores y perdedores.

Y es que esta enfermedad ha traído consigo una crisis económica en la que son muchos los negocios que ya han tenido que colgar el cartel de cierre y otros que reman contra corriente para no hacerlo.

Pero también, como en muchas ocasiones, frente a estas sombras encontramos luces en el sector empresarial.

La nueva cesta de la compra

Durante el confinamiento, tal como indicaba el informe Shopping Index de Salesforce, hubo un claro vencedor: el comercio online, cuyas ventas crecieron un 67% durante el segundo trimestre. 

Este dato explica cómo aquellos comercios que fueron capaces de subirse al carro del ecommerce han conseguido sobrevivir a la crisis y, en algunos casos, incluso aumentar sus beneficios, frente a los que no lo lograron y, lamentablemente, tuvieron que cerrar.

Pero además, el comercio online no solo es cosa de las grandes corporaciones, sino también de los pequeños negocios.

Así, el informe de Salesforce confirma también que los comercios electrónicos minoristas vivieron un aumento histórico del 37% del tráfico web en el segundo trimestre de 2020.

Datos que no hacen sino apuntar una tendencia creciente y necesaria en el futuro. De hecho, otro informe, esta vez de Nielsen, revela que, tras el confinamiento, los españoles seguimos comprando online. No obstante, el dato más destacado se produjo durante el estado de alarma: entre el 13 y el 19 de abril, la compra por Internet creció un 286% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Si analizamos qué compramos online y dejando atrás ya la fiebre por la harina, el papel higiénico, la levadura o la cerveza, que marcaron el estado de alarma, lo cierto es que nuestra cesta de la compra incluye prácticamente a todos los sectores.

Sectores en auge

Veamos algunos de los negocios o sectores menos perjudicados por la crisis, e incluso beneficiados:

Tecnología

Sin duda, la tecnología es el astro rey de esta nueva normalidad. Desde el inicio de la pandemia, el teletrabajo se incorporó a nuestra vida y aún sigue presente en ella para muchos españoles.

Esto hizo que empresas y trabajadores tuvieran que convertir, de la noche a la mañana, su hogar en una oficina. Una gesta en la que las ventas de portátiles se incrementaron en más de un 300%, según los datos de Pc Componentes, compañía que vio cómo su facturación aumentaba en más de un 100% en dos meses respecto al mismo periodo del año anterior, con una media de siete pedidos por minuto.

Además de las ventas de portátiles, han subido las de monitores, impresoras, cámaras web, tinta y folios, con incrementos del 260%, 420%, 600%, 850% y más de 1000%.

Plataformas de streaming de series y películas

Algunas compañías de streaming de series y películas, lejos de perder clientes, crecieron con motivo del confinamiento. Es el caso de Disney+, Netflix, Movistar+, HBO o Amazon Prime, según la guía de datos de Justwatch.

Comida a domicilio

Con gran parte de los restaurantes y bares con sus puertas cerradas al público, el servicio de comida a domicilio se convirtió en una alternativa más que popular.

Concretamente, según el VIII Gastrómetro de Just Eat, durante la crisis del coronavirus, los pedidos a domicilio se han incrementado hasta un 50%. Además, muchos restaurantes que no repartían su comida a domicilio han decidido apostar por este servicio, dando lugar a un aumento del 200% en las altas de los restaurantes respecto al mismo periodo del año anterior.

Colchones y camas

La crisis sanitaria, social y económica que vivimos a más de uno no le permite conciliar el sueño y, tal vez por ello, los españoles nos hemos lanzado a cambiar los colchones y camas, con el deseo de mejorar nuestro descanso.

Así, por ejemplo, la startup española Marmota, que vende colchones por Internet, ha duplicado sus ingresos durante la pandemia y ya prevé elevar su facturación anual hasta los 8 millones de euros en 2020.

Deporte en casa

Del mismo modo que el dormitorio o la sala de estar se convirtieron para muchos en oficina, el salón del hogar de gran parte de los españoles se transformó en un pequeño gimnasio durante el confinamiento. Y claro, las compras de productos deportivos para hacerlo posible, se dispararon.

Tan solo por citar algunos ejemplos, según los datos de AliExpress, los españoles gastaron en el pasado mes de marzo un 1.159% más en cintas de correr. La demanda de bandas elásticas y otros utensilios para hacer yoga creció un 500% y la compra de máquinas fitness se disparó un 421%.

Limpieza y desinfección

Los productos de higiene en el hogar relacionados con la desinfección y la limpieza, con el fin de mantener los espacios libres de virus, se convirtieron en una prioridad durante este tiempo.

Así, por ejemplo, las lejías y desinfectantes del hogar crecieron a un ritmo del 25% en valor durante el 2019, y durante el confinamiento llegaron a un crecimiento del 71%, según datos de Cristina García Fuente, directora de Marketing de la consultora Iri.

Bicicletas

Tras el confinamiento, muchos han sido los que han visto en la bicicleta (o también el patinete eléctrico) el medio de transporte más seguro y cómodo, lo que ha disparado sus ventas.

En este sentido, la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE), que agrupa a 45 empresas del sector, que representan el 65% del mercado de venta de bicicletas al comercio minorista, señala que el crecimiento de la demanda desde el inicio de la fase de desescalada ha sido de hasta el 400% en bicicletas de primer precio o gama más asequible en algunas tiendas.

Productos farmacéuticos

Junto a las omnipresentes mascarillas y los geles hidroalcohólicos, las farmacias han sido clave también para suministrar algunos medicamentos que han incrementado sus ventas como la espuma. Es el caso de los analgésicos para el sistema respiratorio -principalmente inhaladores- y ansiolíticos que, durante el confinamiento, según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, aumentaron sus ventas hasta en un 43%.

Autocaravanas

En un verano atípico como el que hemos vivido, el sector de las autocaravanas ha sido uno de los supervivientes. Así lo demuestran las cifras que maneja la Asociación de la Industria y Comercio del Caravaning (Aseicar). Según sus datos, solo en los meses de julio y agosto, entre autocaravanas, caravanas y campers, se matricularon 2.924 nuevos vehículos.

Este dato representa un crecimiento de casi un 45% con respecto a los números registrados en 2019, en el que se contabilizaron 2.020 matriculaciones. Si se toman en cuenta los datos de junio, las matriculaciones crecen hasta las 4.417, casi 1.200 más que un año antes.

Notarías y asesorías desbordadas, empresas de reformas, tapiceros, instaladores de alarmas, fabricantes de mamparas… La lista de los negocios a los que la pandemia ha arrojado más luz que sombra es extensa.

Ahora solo hace falta desear que su triunfo no se diluya y que, en ese camino de la recuperación económica, sean muchos más los sectores que los puedan acompañar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *