Qué pasos debe dar una pyme para aterrizar con éxito en Linkedin

Juan Martínez de Salinas    4 octubre, 2021
Linkedin para pymes

Pasado el verano, vienen los propósitos de septiembre en el ámbito personal e, incluso, en el de las pymes, con el estudio de los presupuestos para siguiente ejercicio. Lo fácil es plasmarlos en nuestra mente o en un papel, pero acometerlos y llevarlos a la realidad, suele costar bastante más.

Hace tiempo que LinkedIn está de moda. Muchas veces nos dejamos llevar por la inercia de que están otras empresas de la competencia o de otros sectores. Suele ser habitual pensar que “si están los demás, nosotros también tendríamos que estar”: Parece que es obligatorio y que no tenemos alternativa. Hasta ahora no estabais allí y no ha pasado absolutamente nada; el mundo ha seguido funcionando, aunque nos cueste creerlo.

Linkedin tiene más de 727 millones de usuarios activos a nivel mundial. En España, concretamente, son más de 13 millones de usuarios. Es una red profesional enfocada al ámbito laboral, de los negocios y de la empresa.

No es simplemente una red para «estar», sino para «ser» e interactuar de forma activa, es decir, publicando, comentando, conversando…

Cuando las empresas toman la decisión de tener presencia en Linkedin, comienzan por crear un perfil, y este es uno de los principales errores que cometen. Crear un perfil en Linkedin es muy sencillo, quizá por eso existen miles de perfiles de empresas fantasmas (es así como yo las llamo), que no tienen contenido y están totalmente abandonadas. Por ello, si tienes este tipo de presencia, es mejor que abandones esta red.

¿Cómo debe empezar una pyme en Linkedin?

Ya os he dado una gran pista: no crear lo primero el perfil, eso llegará, aunque un poco más tarde; debemos ser pacientes y comenzar con buen pie.

Para empezar, tenéis que definir y detallar con qué finalidad va a estar vuestra empresa en Linkedin. Se trata de encontrarle sentido a la inversión de tiempo y recursos en este canal. Una finalidad o propósito sería convertirlo en un canal más de atención a vuestros clientes actuales y atracción de futuros clientes. Debéis encontrar vuestra razón para estar ahí; no sirve que vuestra finalidad sea, simplemente, vender más.

El propósito de estar en Linkedin

Aunque debéis acotar y concretar más vuestro propósito, por ejemplo, mostrar la calidad, el valor añadido o la diferenciación de vuestros productos, conseguir partners en una zona geográfica concreta, atraer perfiles de big data para trabajar en vuestra pyme, mostrar vuestra potente marca corporativa con el foco en vuestros empleados, etc.  

Objetivos a medio y largo plazo

Un siguiente paso sería determinar qué objetivos o acciones os planteáis a medio y largo plazo en Linkedin para conseguir vuestros propósitos. Serían acciones para los seis siguientes meses y para el primer año.

Imaginemos que vuestro propósito es mostrar la calidad de vuestra gama de productos. Las acciones para materializar ese propósito podrían ser: publicar las ventajas y desventajas de vuestros productos, resolver problemas o dudas sobre lo que ofrecéis, publicar encuestas para conocer las necesidades de vuestro público objetivo, contar la experiencia de algún cliente o usuario, explicar las necesidades que cubre vuestro producto, etc. Se trata de ajustar a cada propósito las acciones que realizaréis.

He dado por supuesto que vuestro público objetivo se encuentra en Linkedin, es decir, vuestro cliente, usuario, candidato, proveedor, partner o parte interesada. Imaginaos que estáis en LinkedIn para conseguir reclutar especialistas en el lenguaje de programación JavaScript. Si no están en Linkedin las personas con este perfil, no tiene sentido que vuestra empresa tenga presencia ahí.  

Medir los resultados

Siempre insisto en que debemos medir si esas acciones nos ayudan a cumplir el propósito. ¿Cómo se puede medir? Muy sencillo. Sería cuestión, por ejemplo, de analizar, tras nuestras acciones en Linkedin, si aumentamos la petición de presupuestos, si tenemos más autocandidaturas de perfiles requeridos, si aumentan nuestros seguidores en la página de Linkedin que pertenecen a nuestro segmento de usuario prioritario, etc.

¿Quién se encargará de las cuentas corporativas en Linkedin?

Este es el siguiente paso. Es fundamental que se identifique a esa persona o personas de tu empresa que van a encargarse de la gestión de la página de Linkedin. Podríais encargárselo a alguien externo, aunque siempre tendréis que estar supervisando los contenidos. Las personas designadas tienen que saber manejar esta red profesional y tener muy claro lo que deben hacer. Es recomendable formar a nuestra plantilla en estas herramientas, antes de lanzarse a tener presencia en Linkedin.

No confundir el perfil personal con la página de empresa

Un grave error que cometen muchas empresas es crear un perfil personal como si fuera de empresa. Los perfiles de Linkedin y todas sus secciones están pensados para personas y no para las empresas como entes. Una vez creado un perfil personal de algún miembro de la empresa, ya se puede crear la página de empresa, vinculada al perfil de esta persona autorizada.  

La página de empresa se crea a partir de la pestaña de productos del perfil de la persona autorizada de tu pyme. Es la última opción de la pestaña producto que se llama “Página de empresa”. Una vez pinchas ahí, eliges una u otra opción en función del tamaño de tu organización.

Qué secciones cumplimentar

A partir de aquí tienes que ir rellenado la información de tu empresa, subir un logo, poner tu nombre de empresa (máximo 100 caracteres), especificar un lema o finalidad principal de tu compañía (máximo 120 caracteres).

En el apartado “Acerca de» debes incluir un resumen sobre tu empresa (máximo 2000 caracteres), enlazar a tu sitio web y puedes indicar hasta un máximo de 20 especialidades (áreas, temas o actividades vinculadas a lo que hace tu empresa). Asimismo, puedes incorporar hasta un máximo de tres etiquetas o hashtags, para que los usuarios puedan encontraros con más facilidad. 

Como administrador de tu página, te recomiendo que en la gestión de administradores vincules a más de una persona de tu pyme que tengan, eso sí, perfil en Linkedin para que sean también coadministradores de esa página. Tienes la opción de asignar diferentes roles, en función de las necesidades que tenga tu empresa y las personas que vayan a gestionar la página. Los administradores pueden invitar a contactos, crear un evento, crear una página de producto específica vinculada a esa página (de un producto o servicio concreto) y muchas otras cosas.

Cualquier persona puede seguir vuestra página de empresa y podrá ver todas vuestras publicaciones, qué personas trabajan en vuestra pyme, empleos publicados, videos subidos e información de interés. Esos seguidores pueden comentar vuestras publicaciones. Solo podrán publicar contenidos las personas de vuestra empresa a las que les deis ese rol.

Qué contenidos publicar

Debéis pensar qué contenidos son adecuados para vuestra página en Linkedin. Debe tratarse de información relevante y que pueda generar debate. Hay quienes lo utilizan como vía informativa de diferentes temas de la compañía. La página de empresa se crea muy rápidamente; lo complicado es trazar una estrategia activa de contenidos que ayuden a generar una comunidad de personas que sean prioritarias para tu empresa y que sigan vuestra página.

¿Una página de empresa o un grupo?

Las personas designadas para gestionar vuestra presencia en Linkedin también pueden crear un grupo, que se puede vincular a vuestra página, añadiéndolo como grupo destacado.

No tiene sentido crear un grupo para publicar lo mismo que ya está publicado en la página de empresa. En los grupos se puede permitir que cualquier persona que forma parte de él publique contenido, aunque puedes marcar reglas sobre el tipo de contenido que admites.

Los grupos de empresa son muy útiles para generar debates sobre un tema concreto o de interés para tu pyme. Imagínate crear un grupo para resolver dudas sobre las necesidades de personal en tu empresa u otro para debatir sobre el sector vinícola al que se dedica tu compañía.

Para crear un grupo, la persona designada de tu compañía debe ir a su pestaña de Productos, luego a Grupos y, una vez ahí, dar a la opción de Crear grupo. El grupo puede ser de dos tipos: que aparezca en el buscador de grupos para cada miembro de Linkedin o que no aparezca en ese buscador. Esta opción es para crear un grupo privado en LinkedIn para personas concretas a las que les envías una invitación. En los grupos se pueden publicar contenidos más informales, aunque relacionados con la temática del grupo.

Estrategia de publicaciones

Si tenéis página o un grupo de empresa, es recomendable disponer de un calendario de publicaciones, temas sobre los que publicar y dedicar tiempo a responder a las interacciones de vuestras publicaciones (comentarios, preguntas, etc.).

Todas las semanas deberíais publicar algún contenido (artículos de vuestro blog, encuestas, vídeos), ya sea en el grupo o en la página.

Lo ideal es generar una comunidad corporativa interna, que utilice la herramienta en beneficio de la compañía. LinkedIn se aprende a manejar con el tiempo y con la práctica. No hay que tener miedo a los errores que siempre surgirán. Es precisamente de ellos de los que se aprende.

Hay muchas formas de familiarizarse con el uso de Linkedin de forma gratuita. Entre ellas, recomiendo la segunda edición del congreso online gratuito “Maratón sobre Linkedin”, que tendrá lugar del 9 al 11 de noviembre. Podéis inscribiros y ver su programa de ponencias; seguro que lo encontráis de interés.

Foto en Souvik Banerjee en Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.