Poncelet se ha quedado con el queso

Fernando Barrenechea    11 diciembre, 2012

Hace 15 años triunfaba el bestseller empresarial ¿Quién se ha llevado mi queso?”, que planteaba de una manera sencilla cómo afrontar el cambio en el trabajo y en la vida privada. Hoy, si hablamos de queso y éxito empresarial, existe una referencia clara, Poncelet, una tienda de quesos, situada en Madrid, con una plantilla de más de 40 personas, que se ha convertido en una de las mejores de Europa, gracias a su venta online. En ella es posible comprar más de 320 variedades de quesos, adquiridos directamente en origen a más de 200 proveedores, con una excelente calidad basada en la frescura, la elaboración artesanal, la nutrición, la producción y la presentación.

El proyecto surgió del descubrimiento de un nicho de mercado por explotar tras analizar los datos de consumo de queso per capita por países. En aquellos momentos, la media europea era de 18 kilos al año y la española 9 kg. De allí nació la idea de la tienda gourmet, que ha sido ampliamente reconocida y premiada. Sin duda, una de las claves de su éxito es el servicio, basado en un equipo formado y experto. Junto con las distintas variedades de queso, la tienda ofrece presentaciones, cursos y catas, y contribuye al incremento de la cultura en torno al queso, su elaboración y consumo.

Una vez consolidada la tienda, comenzaron su expansión y montaron el primer Centro Afinador de Quesos del país, una instalación con la tecnología más avanzada para lograr el grado óptimo de maduración de cada queso, y lo bautizaron como ‘La Cueva’, en homenaje a esos oscuros espacios naturales en los que tradicionalmente se curaba el queso. Junto a esto, también gestionan un servicio de catering que atiende eventos, reuniones privadas y a otras empresas de restauración que se lo soliciten.

Mención especial requiere su página web, todo un ejemplo de buen hacer en cuanto a la venta y presentación de producto, que incluye no solo toda la información relativa a los tipos de quesos, zonas, denominaciones, catas, historia y productores, sino también una magnifica tienda online altamente optimizada, que se compromete a un plazo de entrega de 12 horas en Madrid capital, y un máximo de 48 horas para el resto del país.

Hace más de dos años pusieron en marcha un servicio de exportación de quesos españoles a Europa y Estados Unidos, con el que atienden tanto a importadores y distribuidores, como a cadenas gourmet, sin duda un gran apoyo para los productores españoles en su proceso de internacionalización.

El tercer pilar del proyecto de crecimiento de la compañía, Poncelet Cheese Barse lanzó el año pasado. Probablemente es el único restaurante del mundo especializado exclusivamente en queso. Sin embargo, es mucho más que un restaurante, ya que en un solo espacio se dan cita todos los elementos que componen el mundo del queso: los mejores productos, una rica gastronomía elaborada en torno al queso, una biblioteca con cuantiosa información sobre el mismo y un centro de divulgación de la cultura de este alimento, en el que tienen lugar conferencias, catas y  presentaciones.

En resumen, de este caso se pueden extraer cinco factores que, sin lugar a dudas, han contribuido al éxito del proyecto y que podrían extrapolarse a otras compañías:

  1. Una gran experiencia de marca y del cliente. La experiencia no se limita al producto o al servicio, sino que se integra en todos los elemento de contacto con el consumidor, empezando por los propios espacios físicos.
  2. Un posicionamiento claro y consistente. El consumidor necesita y quiere saber qué representa una marca, en este caso está claro tanto el posicionamiento, como el mensaje y los valores que representan.
  3. Dinamismo, lo que en el caso de Poncelet se traduce en la innovación que han incorporado tanto en la concepción del proyecto como en su evolución.
  4. Autenticidad. El nuevo consumidor tiene un sentido afinado que le permite distinguir lo que es verdadero o auténtico de lo que es superficial o artificial, y se siente atraído por marcas auténticas.
  5. Una cultura corporativa fuerte. Hoy en día el consumidor se identifica con proyectos que muestren sus valores y que dispongan de un buen servicio al cliente. Para ello es fundamental la identificación de los empleados con el proyecto en el que trabajan.

Foto @skippyjon, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Comentarios

  1. Fui a Cheese Bar hace meses y quedé impresionado: un martes, a las 10 de la noche, estaba lleno (y no es precisamente económico).
    En unos tiempos en los que muchos sufren para llenar el restaurante, ellos tenían problemas para dar servicio a todos. Una muestra clara de que diferenciarse y apostar por un nicho en el que eres realmente bueno te ayuda a no perderte en una competencia salvaje que sólo te lleva a bajar precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *