Internet de las Cosas…arqueológicas

Paloma Recuero de los Santos    29 junio, 2020

A finales de 2019, según IoT Analytics, había ya 9.500 millones de dispositivos conectados para consumidores, empresas y científicos. Las previsiones para 2025 triplican esta cifra, porque la fórmula: grandes volúmenes de datos + analíticas + conocimiento experto en un dominio sirve… para casi cualquier cosa. Desde gestionar dispositivos en el hogar, hasta controlar la contaminación o el tráfico en las ciudades, usar de forma más eficiente el agua en la agricultura, o ayudar a controlar la expansión de un virus. En el post de hoy veremos cómo también se puede usar para proteger nuestros tesoros arqueológicos, con un ejemplo mundialmente conocido: El Valle de los Reyes en Egipto.

Soluciones IoT para Geología: prevención de catástrofes

Normalmente, las soluciones IoT para Geología monitorizan el medio natural con el objeto de predecir y prevenir catástrofes naturales. Así, existen soluciones orientadas a predecir desbordamientos en ríos, hundimientos en túneles, o movimientos de tierras. Otras aplicaciones están orientadas a conocer el impacto del cambio climático sobre la estabilidad de determinadas formaciones rocosas.

La importancia de este estudio es evidente cuando estas “formaciones rocosas” forman parte de uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo, como es el Valle de los Reyes, situado en las afueras de Luxor, a orillas del Nilo. El Valle de los Reyes es una necrópolis del antiguo Egipto, donde se encuentran las tumbas de la mayoría de faraones del Imperio Nuevo. Entre ellas, la más conocida es la KV62, la tumba de Tutankamón (c. 1342 – c. 1325 a.C.), descubierta por Howard Carter en 1922.

Para garantizar la mejor conservación de las tumbas y la seguridad de los millones de turistas que las visitan cada año, es fundamental controlar la estabilidad de las formaciones calizas que rodean el valle y que pueden verse impactadas tanto por fenómenos sísmicos, como meteorológicos.

El proyecto del Valle de los Reyes

Para saber más, un equipo de la Universidad de York (Canadá), el Departamento de Ciencias de la Tierra de la ETH Zurich y la Universidad de Basilea realizó un estudio sobre la estabilidad del acantilado rocoso sobre la tumba KV42.

Los investigadores desarrollaron una modelización matemática del comportamiento de la roca, analizando factores como la absorción de humedad, cambios de volumen debidos a cambios de temperatura, desplazamientos/fracturas provocadas por pequeños movimientos sísmicos o lluvias torrenciales etc.

El papel de los sensores IoT

Los investigadores instalaron un conjunto de sensores IoT para monitorizar la roca y su entorno y generar los datos para entrenar el modelo. En particular, se instaló una estación meteorológica Plug & Sense Smart Agriculture Pro, de uno de nuestros partners, la empresa Libelium. La estación permite medir la velocidad y dirección del viento, volumen de precipitaciones, radiación solar, temperatura (del aire y de la roca), y grado de humedad. A la estación, alimentada por energía solar, se agregaron sensores adicionales:

  • Un dendrómetro, para medir cómo influye el crecimiento de los árboles en la apertura de la fractura
  • Un sismómetro
Figura 1: Sensores monitorizando la grieta (fuente)

Los sensores registran datos cada 15 minutos, los graban en memoria y posteriormente los envían a servidor remoto a través de una red celular (3G/4G).

De esta forma, se pueden controlar el impacto de la erosión sobre la grieta, y generar una alerta temprana en caso de riesgo de fractura, garantizando así la preservación del patrimonio histórico y la seguridad de los visitantes.

Conclusión

Las tecnologías de monitorización de grietas en materiales sólidos, cobran cada día mayor relevancia, no sólo en sitios históricos sino en cualquier otro tipo de estructuras naturales o humanas debido al impacto negativo que tienen sobre ellas fenómenos relacionados con el cambio climático.


Referencias: Alcaino-Olivares, Rodrigo & Perras, Matthew & Ziegler, Martin & Maissen, Jasmin. (2019). Cliff stability at tomb KV42 in the Valley of the Kings, Egypt: A first approach to numerical modelling and site investigation.


Para mantenerte al día con LUCA visita nuestra página web suscríbete a LUCA Data Speaks o síguenos en TwitterLinkedIn YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *