“Fast content”, la moda de lo efímero

Alicia Díaz    13 septiembre, 2019
Fast content o contenido rápido

Constantemente oímos que los jóvenes no leen, que solo dedican su tiempo a ver imágenes y vídeos, y por eso triunfan las redes sociales como Instagram, Snapchat o Youtube.

La realidad es que no son solo los jóvenes: el público en general demanda contenido (audio)visual, rápido de ver, mucho más atractivo y ameno, y que consume menos tiempo que la lectura de un artículo, por ejemplo.

Es una nueva era en la que ganan terreno los formatos fast content, muy breves pero de calidad, de pocos segundos de duración, que se consumen rápidamente.

La cantidad abrumadora de publicidad que hay por todas partes, en cualquier formato y a cualquier hora, hace que seamos muy selectivos con los anuncios que vemos y con los mensajes que recibimos, no sirve cualquier cosa para que hagamos clic en “Me gusta” o compartamos un contenido. Cada día las marcas -personales y empresariales- deben esforzarse más para llegar a la audiencia y “conquistarla”.

“Fast content”: qué es

Como su nombre en inglés indica, fast content es contenido rápido, fundamentalmente audiovisual. ¿Cómo de rápido? Hablamos de segundos. Recuerda que algunos usuarios consideran un minuto una eternidad.

En 2019 se ha popularizado mucho este tipo de contenido y la tendencia para 2020 es que continúe su incremento. La utilización cada vez mayor de los smartphones combinada con redes sociales como Snapchat (fue pionera en la utilización de este formato) o Instagram ha propiciado su desarrollo y producción masiva.

¿Qué formatos son “fast content”?

1. Bumper Ads

Son vídeos publicitarios que lanzó Youtube en 2017, y que sirven para aumentar la notoriedad de una marca. Estas son sus características:

  • No pueden durar más de seis segundos.
  • Los usuarios no pueden saltar su visionado. El vídeo que quieren ver no comienza hasta que finaliza el anuncio bumper.
  • La creatividad impera en este tipo de publicidad, porque el tiempo apremia… El mensaje debe ser claro y fácil de recordar.
  • Para contratar este espacio de 6 segundos, es preciso acceder a una subasta de Adwords, mediante pujas de CPM (coste por cada mil impresiones), es decir, que se paga por cada vez que el anuncio se muestra mil veces.

2. Instagram Stories

Las historias o stories de Instagram son contenidos audiovisuales que desaparecen de la red social una vez transcurridas 24 horas desde su publicación. Esta fecha “de caducidad” la copió Instagram de Snapchat, que fue la red social que inventó este formato.

Aunque a priori parece que no merece la pena publicar algo que va a desaparecer en solo un día, la realidad es que tiene una gran aceptación entre los usuarios y las marcas e influencers las utilizan cada vez más. ¿Por qué?

  • Porque permiten hacer entregas de una determinada historia (un evento, el lanzamiento de un producto) y generar mucha expectación.
  • Sirven también para publicar promociones y ofertas de productos que caducan en 24 horas, con lo que da la sensación de que si no los compras ya, te los pierdes.
  • Y, fundamentalmente, porque generan mucho engagement, ya que establecen una relación de complicidad entre el que publica la historia y el que la ve.

3. Infografías

Publicar una infografía es sinónimo de más tráfico (se comparten muchísimo en redes sociales), por eso ha proliferado tanto su uso.

Ejemplo de infografía

Una infografía es un formato muy visual que combina imágenes, textos, dibujos y gráficos para representar información compleja de manera sencilla. Son bien recibidas por los internautas, porque en pocos minutos se puede asimilar una gran cantidad de información de forma amena.

4. GIF animados

Aunque llevamos décadas utilizándolos, cada vez son más populares. De hecho, la mayor parte de las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea los han incluido entre sus funcionalidades.

Consisten en el movimiento rápido de varias imágenes, sin sonido, que se repiten en bucle de forma indefinida. Suelen durar 3-5 segundos y pesan poco, por lo que son fáciles de compartir. Se utilizan para expresar estados de ánimos e ideas de forma rápida y eficaz.

Hay herramientas, como GIF Maker o Giphy, que permiten crearlos. Si quieres aprender a diseñarlos, en este artículo de AulaCM hablan de 23 programas para crear GIF animados.

Lo que la realidad esconde…

Si aún no te has convencido de la importancia de los fast contents, las redes sociales y el marketing digital, sirvan las siguientes cifras para abrir los ojos de los más escépticos:

Pese a ser considerada la “red social de las madres y los abuelos”, Facebook continúa liderando las redes sociales a nivel mundial. En 2019 solo ha crecido un 5%, pero ya tiene ¡2.167 millones de usuarios! ¿Crees que es una red que debes despreciar?

Youtube sigue en la segunda posición mundial como red social con más usuarios (1.900 millones), lo que supone un crecimiento del 27% con respecto a 2018. Y un dato más: el año pasado se visionaron 4.333.560 vídeos de Youtube cada minuto, según la consultora Domo. ¿Aún no haces vídeos?

Instagram ha crecido un 25% en 2019 (todavía no ha finalizado el año), y ya tiene 1.000 millones de usuarios, según We Are Social. ¿Aún no estás en Instagram?

Otro dato interesante: ya en 2017 el número de líneas móviles superó al de habitantes del planeta. Cada vez hay más personas conectadas, algunas con dos o tres líneas, durante más tiempo (las “malas lenguas” dicen que unos 5 millones de españoles se pasan nada menos que 5 horas al día online…). ¿Aún no haces contenidos adaptados a los móviles, aún no te interesa el mundo digital?

Pasos para crear “fast content”

Si eres de los que sí les interesa el marketing digital, la estrategia que debes seguir, tanto si eres una marca personal como una empresa, para crear fast content es muy sencilla, pero casi nadie la aplica bien:

  • Lo primero de todo es saber que no se necesitan presupuestos desorbitados para conseguir contenidos virales. ¿Cuántas veces has visto vídeos caseros con decenas de miles de reproducciones? Debes ser creativo; no es fácil, pero ahí está la clave.
  • Segmenta tu audiencia, por edad, por intereses, por ubicación geográfica…
  • Utiliza solo las redes sociales adecuadas. No valen todas.
  • Envía mensajes apropiados para cada red social: en Linkedin no pondremos GIF animados, del mismo modo que en Instagram no publicaremos artículos sesudos.
  • Adapta tu mensaje al dispositivo que utiliza el usuario. Según la AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), el 92,6% de los internautas navega desde un smartphone.
  • Intenta captar la atención cuanto antes, en los 10 primeros segundos, porque el usuario pierde interés cada vez más pronto.
  • No publiques a diestro y siniestro, es preferible crear menos contenido pero más elaborado. Aquí puede aplicarse perfectamente el dicho: “Vale más una (buena) imagen que mil palabras”.
  • Incluye contenidos de terceros e intenta conseguir recomendaciones, porque los usuarios confían más en la gente como ellos que en los mensajes publicitarios de las marcas.

“No llega antes el que va más rápido, sino el que sabe dónde va”

Comentarios

  1. Es una pena que gusten sobre todo este tipo de contenidos rápidos, porque desvela una triste realidad: no queda sitio para la reflexión ni para el análisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *