Eva Collado: ‘Debemos replantearnos constantemente nuestra profesión’

Raúl Salgado  26 abril, 2019

La eclosión de Internet, la llegada de las nuevas tecnologías y la consecuente y vertiginosa digitalización nos han adentrado en una nueva era que ha enterrado el mundo tal y como lo conocíamos. Ya nada volverá a ser como antes, pero muchos trabajadores continúan anclados en el pasado, viviendo de espaldas a una realidad tan compleja como cambiante.

“Tenemos que pensar constantemente qué pasará mañana. Las empresas necesitan gente curiosa, con ganas de aprender y de replantearse todos los procesos que hacen a diario para ofrecer un valor añadido. Hay que dejar de ser productivos para ser efectivos, lo que pasa no sólo por cumplir, sino por pensar si lo que se hace se está haciendo correctamente o si se podría hacer mejor. Y ahí entran en juego la creatividad, la imaginación y otras muchas competencias básicas de desarrollo. No nos podemos quedar parados”.

Son palabras de Eva Collado Durán, experta en marca personal y autora de “El mundo cambia, ¿y tú?” (Alienta-Planeta), un libro en el que desgrana las principales claves para diseñar el futuro profesional en plena era digital. Y es que, claro, el mundo cambia más rápidamente que las personas…

“Ese es el problema que tenemos. También cambia más rápido que las leyes, la política y la educación, por desgracia. Dicen que solo tenemos en nuestras manos el 20% de las tecnologías desarrolladas. Hay quienes lo asumen rápidamente, pero también quienes creen que no les va a afectar”.

Collado relata que durante la crisis económica muchas empresas únicamente pudieron preocuparse por sobrevivir, mientras otras tantas se rodearon de equipos para prepararse para el futuro. Pero el futuro se ha incrustado en el presente, que ha dejado de trotar para empezar a galopar y ha cogido un ritmo de progreso que ha dejado con la lengua fuera, sollozando, a más de uno, de dos y de tres…

¿Cómo prepararse para esta nueva era?

El verdadero reto que tenemos en las organizaciones es formar al talento interno, que ya tiene el knowhow del negocio, y enseñarle a adoptar los nuevos procesos en la búsqueda del éxito. Por eso, las empresas tienen que ser transparentes y comunicadoras, para ayudar a la gente a subirse a este cambio.

¿Qué debemos hacer para mantenernos empleables en el mercado?

“Replantearnos constantemente nuestra profesión. Ya existen algunas aplicaciones móviles que te dicen el tiempo de vida que le queda a un determinado empleo“.

Eva Collado lleva más de 20 años dedicados a la gestión del capital humano y su desarrollo (formación, selección, comunicación interna…) en diferentes organizaciones nacionales e internacionales. En la actualidad es consultora estratégica. Y uno de los motivos que la ha llevado a escribir su último libro ha sido el de plasmar la necesidad de enfrentarnos a una nueva realidad.

“Tenemos que desarrollar unas competencias internamente, que van desde la gestión del cambio hasta el desarrollo de las competencias interpersonales. Debemos tomar las riendas de nuestras vidas. Si no nos lideramos personalmente, difícilmente podremos liderar equipos y proyectos. Y ahí resulta crucial la vocación, porque no se puede trabajar sin pasión por lo que se hace. Las empresas, cada vez más, van a demandar personas totalmente comprometidas con el proyecto, personas que lleven la camiseta puesta. Personas, en definitiva, con valores y ética”.

¿Cuáles son las competencias que se demandan?

Las de toda la vida, pero con la variante de las nuevas tecnologías. Todas se pueden entrenar. Después del compromiso, son muy importantes los hábitos, la efectividad, las metas y, sobre todo, la gestión óptima de nuestro tiempo y la elección de la innovación y la excelencia como compañeros de viaje para poder aprender cada día”.

¿Aprender o desaprender?

“Cuando se aprende se desaprende. Al final, debemos tener claro que lo que sabemos hoy no será suficiente mañana. Si creemos que los títulos que nos abrieron puertas en el pasado nos las seguirán abriendo en el futuro, estamos muy equivocados. Hay que mantenerse al día y formarse continuamente”.

La autora de “El mundo cambia, ¿y tú?” sostiene que en esta época tan darwiniana, en la que no sobrevivirán las empresas más grandes, sino las que mejor se adapten a los nuevos entornos y ecosistemas, también se ha producido una auténtica transformación de las relaciones laborales.

Collado asegura que lo que puede matar a una compañía son los costes fijos de estructura, como los salarios de los empleados. De ahí que las empresas cada vez vayan a acudir más a los knowmads, que no dejan de ser consultores artesanos, esas personas que se lo cuestionan todo, que dan una versión muy objetiva de cómo ven la empresa y los procesos.

“Son profesionales independientes que aterrizan en una compañía, se quedan un tiempo y dan pistas de cara al futuro. Se trata de personas generadoras de conocimiento, que no pretenden formar parte de ninguna plantilla. En su lugar, prefieren ir de proyecto en proyecto”. La autora cuenta que en Estados Unidos la cifra de freelances es próxima al 40%, que esa tendencia pronto llegará a España y que –de acuerdo con las estadísticas- nuestros hijos trabajarán en doce proyectos a lo largo de su vida.

Por otra parte, Collado recomienda a los empleados mostrarse disruptores si ven que las compañías en las que trabajan van lentas, así como ir con el dato en la mano, ofreciendo soluciones de futuro. En este sentido, indica que los trabajadores por cuenta ajena, cuando ven que esas organizaciones no avanzan a un ritmo adecuado, se marchan. Y lo justifica alegando que el verdadero talento no lo eligen las compañías, más bien “son las personas las que eligen las compañías en las que quieren trabajar”.

Finalmente, al hilo de tu anterior libro, “Marca eres tú”, ¿cómo podemos trabajar nuestra marca personal?

“Desde un punto de vista estratégico, porque la marca personal es una estrategia pura y dura. Hay que hacer una reflexión sobre quién se es, para enseñar al mercado quién se puede llegar a ser. A partir de ahí, se trabaja la propuesta de valor para presentarla en todos los canales posibles. También es importante tomarse la marca personal como un modelo de negocio propio, y revisarlo de forma continua”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *