El reto de la innovación en las pymes

Rafael Ortiz    5 julio, 2012

Está muy extendida la creencia de que la innovación debe tratarse como una actividad en sí misma al margen de las operaciones del negocio. También hay multitud de gestores y propietarios de pequeñas empresas que consideran que su negocio no es apto para la innovación. “En un negocio de verdad no caben los experimentos”, me comentaba recientemente el dueño de una pyme al hablar del reto que supone la gestión de la innovación. “Además, yo no tengo recursos para innovar”, añadía. Sin embargo, si lo pensamos bien, nos daremos cuenta de que la escasez es una gran promotora en sí misma de la innovación.

Es importante desmontar el prejuicio de que para innovar es imprescindible hacer un gran desembolso económico en tecnología y empezar a pensar en la innovación en términos de eficiencia y negocio.  A fin de cuentas, se trata de vender más y mejor, de obtener sinergias, de mejorar los procesos de negocio, de disponer de mejores productos y servicios, etc.

Como indica Gary Hamel en su libro “Lo que ahora importa”, la innovación “requiere un replanteamiento completo de los procesos de gestión de una empresa; es decir, la manera en que planifica, presupuesta, organiza, asigna recursos, mide los resultados, contrata y remunera”.

Las pymes tienen una ventaja diferencial fundamental en esta materia: su cercanía al cliente y su profundo conocimiento del mercado les facilita un excelente punto de partida para la innovación. Para las pequeñas empresas un problema con un cliente es una excelente oportunidad para encontrar una nueva solución que puede servir para muchos otros clientes. La ausencia de la burocracia típica de las grandes organizaciones, la flexibilidad y la sensibilidad a las necesidades del cliente son el caldo de cultivo imprescindible para la innovación.

Ramón Adell, vicepresidente de Confederación Española de Directivos y Ejecutivos CEDE, decía hace poco en el I Foro Con Tu Negocio, que “las pymes que están resistiendo mejor e incluso creciendo son aquéllas que consiguen que su gente se comprometa a hacer las cosas distintas y mejor”. En ese mismo foro, Juan Luis Polo, CEO de Territorio creativo, nos recordaba que “España es el país europeo que más habla de innovación, pero uno de los que menos la implanta. Algo no funciona cuando hablamos tanto y hacemos tan poco”. Pues de eso se trata: de pasar del dicho al hecho; de hacer cosas distintas y mejores.

Pero, ¿qué puede hacer una pyme para ser más innovadora?

En el libro de Rowan Gibson “Innovation to the Core se sugiere la idea de que la innovación surge siempre a partir de una mirada diferente y fresca al contexto y al negocio. Identifica cuatro posibles actitudes:

  1. Desafiar a la ortodoxia. Cuestionar todos los dogmas internos de la empresa y del sector respecto a lo que impulsa al éxito.
  2. Aprovechar los cambios de tendencias y patrones de comportamiento en los consumidores que suelen marcar el inicio de un cambio de reglas en el mercado.
  3. Reforzar y aprovechar las competencias y los activos estratégicos. Es decir, pensar en la empresa como un porfolio de habilidades y activos en lugar de como un proveedor de productos y servicios para un mercado específico.
  4. Entender las necesidades no resueltas. Se trata de aprender a vivir en la piel del cliente, empatizando con él e identificando necesidades no resueltas.

Todo ello precisa del desarrollo de una cultura innovadora en la empresa. En “Innovar para ganar”, el libro que Fernando Trías de Bes escribió junto a Philip Kotler, se identifican algunos ingredientes fundamentales. De todos ellos, me gustaría señalar la importancia del compromiso de la dirección (el impulso de la innovación debe venir desde arriba), mucha comunicación (para eliminar inhibidores como el miedo al fracaso, al error personal, al ridículo o a las represalias) y la adopción de un sistema de realimentación de éxitos y fracasos.

En nuestro país y a nuestro alrededor existen cientos de ejemplos de pymes innovadoras. He seleccionado cinco que pueden ayudarnos a entender que la innovación es sobre todo una cuestión de actitud y que está al alcance de todos. Sólo se trata de cambiar de perspectiva:

  • Know Square se basa en un modelo de negocio poco convencional: los usuarios de esta red de conocimiento pueden pagar por disfrutar de los servicios que ofrece o pueden acceder gratuitamente a dichos servicios si ponen su talento a disposición de la red. En este último caso, un menor ingreso se traduce al mismo tiempo en un menor coste en la generación de contenidos de alto valor añadido.
  • Gunitec  es una empresa que se dedica a la construcción e instalación de piscinas. Sin embargo, han huido del modelo de negocio convencional y han desarrollado una propuesta diferencial basada en la personalización de su producto para un público sofisticado.
  • Hamburguesa Nostra es una pyme que ha sabido transformar y diversificar su negocio tradicional como carnicería con un uso inteligente e innovador del marketing viral.
  • Unikuo también ha revolucionado el modelo de negocio tradicional en el sector de la alta relojería. A través de su web buscan cualquier reloj en 48 horas en las mejores condiciones en una gran red de joyerías y relojerías colaboradoras, y ponen en contacto al comprador con el vendedor.
  • Bubok se dedica a hacer realidad el sueño de muchas personas de publicar su libro. Entre los servicios que ofrece está la maquetación, el diseño de portadas o un novedoso servicio de stock virtual que abarata costes.

Nuestra especie existe gracias a miles de años de innovación genética y social, y eso ha permitido al ser humano crecer y superar grandes crisis. En palabras de Hamel, “debemos nuestra prosperidad a la innovación”. Parece claro, por tanto, que “la innovación no es una moda pasajera, es el negocio real, el único negocio”.

 

Foto @Kay Kim(???), distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0 

Comentarios

  1. La innovación es sobre todo una cuestión de actitud que no requiere grandes modelos o inversiones. Se trata de querer mejorar de verdad. A partir de ahí surgen las ideas de manera natural.

  2. Las pymes a menudo carecen de información sobre lo bien o lo mal que lo están haciendo con respecto a otras empresas y, por tanto, no siempre son conscientes de la necesidad de la innovación. De aquí la importancia de herramientas como el benchmarking, entendidas como nuevas formas de enfocar la atención sobre la necesidad y la dirección del cambio requerido.

  3. Innovar proviene del latín innovare, que significa acto o efecto de innovar, tornarse nuevo o renovar, introducir una novedad. Si nos atenemos a la literalidad de esta definición, innovar no debería ser tan complicado. Sin embargo, el miedo al cambio en las empresas nos hace inflexibles, burocráticos y nos aleja de las grandes oportunidades que surgen en el camino y que no sabemos ver. Por tanto, para innovar hay que tener una mente abierta, cuestionarse constantemente todo lo que se está haciendo (con ánimo constructivo) y tener el coraje suficiente para cambiar y arriesgar cuando la oportunidad lo merece.

  4. Y ased, por interconexif3n, careron un mundo virtual, superpuesto al socialmente imperante Creo que es me1s correcto decir un mundo alternativo, superpuesto al socialmente imperante pues aquello de virtual no teneda nada.Sdos. |

  5. Cada vez son más las empresas que apuestan por innovar y diferenciarse. Al igual que Gunitec, una de las empresas dedicadas a la construcción de piscinas que se citan en el artículo, la empresa Piscines Dome (www.piscinesdome.com) también ha apostado por la innovación constante; estan especializados en piscinas de diseño y piscinas desbordantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *