María Benjumea: “Los que emprenden por necesidad, para salir del paro, apenas llegan al 2%”

Raúl Salgado    30 julio, 2020
María Benjumea

He aquí una emprendedora de 66 años con una frase tatuada en su interior: “si quieres, puedes”. Una defensora acérrima de la perseverancia, el trabajo y la constancia. Porque María Benjumea es de esas personas optimistas que escucha todo lo que oye y observa todo cuanto ve.

Fundó y es CEO de Spain Startup, la entidad organizadora de South Summit, una plataforma global de conexión para generar negocio en el ecosistema de la innovación, que nació en 2012, en mitad de una tormenta, y que este año –de tan poca calma- se celebrará del 6 al 8 de octubre en Madrid.

María Benjumea no cree que la necesidad sea la generalidad del emprendimiento. De hecho, estima que los que emprenden para salir del paro, y no por pura vocación, apenas llegan al 2%. Y asegura que ahora surgirán oportunidades incluso en los sectores más tradicionales, por lo que anima a reinventarse tantas veces como sea necesario.

Su espíritu emprendedor se remonta 40 años atrás cuando, tras licenciarse en Geografía e Historia, puso en marcha su primer proyecto empresarial.

Más tarde, en 1981, creó el Círculo de Progreso, el embrión de Infoempleo, que en poco tiempo se convirtió en el portal líder en la búsqueda de trabajo.

En su extenso currículo también constan sus cargos como socia fundadora de International Women Forum España, vicepresidenta de Secot y Círculo de Empresarios, consejera independiente de Prosegur Cash…

No es que conozca el ámbito del emprendimiento como la palma de su mano. Es que es una de sus principales impulsoras.

Y en estos momentos, cuando se dan las peores expectativas económicas, recuerda que “toda crisis abre oportunidades y permite aprender a hacer las cosas de otra manera. Esta me ha enseñado que la necesidad acelera procesos de transformación como el de la digitalización, cuyo avance se ha multiplicado por diez de la noche a la mañana”.

¿Es cierto que la creatividad nace de la angustia y que es en las crisis donde nace la inventiva?

Desde luego. Pero la creatividad hay que trabajarla y poner todos los sentidos para ver las oportunidades e identificar las maneras de ser más eficientes.

¿Se emprende mejor desde la necesidad o desde la vocación?

La necesidad nunca es la generalidad del emprendimiento. Se trata, más bien, de identificar una oportunidad y de tener la convicción de materializarla.

En 2012 se consideraba que el emprendimiento era una solución al desempleo. En South Summit nos interesaba descubrir quiénes emprendían y por qué. Y llegamos a la conclusión de que los que emprenden por necesidad, para salir del paro, apenas llegan al 2%.

¿Cuál sería su diagnóstico del ecosistema emprendedor en la actualidad?

La evolución desde 2013 ha sido increíble. Y esta crisis no la va a parar, porque no hay vuelta atrás.

Los emprendedores son innovadores y lo que más necesitan las empresas hoy en día es innovación para ofrecer nuevos productos y servicios.

¿Ha alterado el virus las claves para triunfar?

Para cosechar el éxito hay que identificar nichos en los que haya opciones de negocio. Se debe tener foco, pero ser muy flexibles y no empeñarse en desarrollar los proyectos tal y como se concibieron. Y convencerse de que las personas de las que te rodees son determinantes.

El virus no ha influido en la esencia del emprendedor, pero es verdad que ha arrasado ciertos sectores. Por eso hay que agudizar el ingenio, estar muy atentos y trabajar a fondo para ver las oportunidades, sin ningún miedo a reinventarse.

Podemos encontrar oportunidades tanto para emprender de nuevo como para negocios ya consolidados. Incluso en los sectores más afectados, como el turismo, aunque nos obliguen a adaptarnos a las circunstancias.

¿En qué sectores surgirán las mejores oportunidades?

Nunca he sabido contestar a esa pregunta, porque todos los años veo cómo cambian. Los más candentes en la actualidad son la tecnología, la adaptación digital… Pero en cualquier sector hay oportunidades. Depende mucho más de la identificación que del ámbito en el que te muevas.

¿Qué papel cumplirán los emprendedores en la reconstrucción del país?

Serán fundamentales, por lo que hay que apostar por ellos y por el nuevo ecosistema. Es de vital importancia que se apruebe una Ley de startups y de innovación.

La recuperación requerirá características intrínsecas de los emprendedores, como la capacidad de adaptación, que a su vez permitirá a las grandes compañías alcanzar el ritmo que demanda el mercado.

¿Se presta a las startups la atención que merecen?

Cada vez más. Y es que para no morir se necesita mucha innovación. Todas las compañías consideran a las startups como una fuente importante desde donde identificar posibilidades de negocio básicas para ellas. Y eso hace que los políticos cada vez nos tengan más en cuenta. Pero eso no basta.

Hay que actuar para conseguir que haya más y mejores startups, y para lograr otros sistemas con los que facilitar la contratación de talento capaz de hacerlas crecer.

¿Es España un país de emprendedores?

Antes se decía que éramos un país de funcionarios, pero cada vez lo somos más de emprendedores. Se debe quitar obstáculos y facilitar el crecimiento para multiplicar los proyectos y el tamaño de los mismos.

¿Para cuándo un Silicon Valley aquí?

Silicon Valley es más una cultura, un espíritu. Y allí hay mucho dinero para proyectos. Aquí también, pero hay que saber venderlos a los inversores, no solo construirlos. No es cuestión únicamente de tener un gran proyecto, sino de hacerlo realidad.

¿El emprendedor nace o se hace?

¡Esa es la pregunta del millón! La mayor parte de los emprendedores no teníamos ni idea de que lo éramos. Yo, por ejemplo, me consideraba la menos emprendedora del mundo. De hecho, llegué a prepararme una oposición, que suspendí. Y nunca me alegré tanto de un suspenso, porque luego he sido la más feliz emprendiendo por mi cuenta.

Jamás pensé que sería capaz de desarrollar la capacidad de readaptación y de creación. Hay que reinventarse las veces que haga falta. La clave es saber que te vas a ir conociendo y que no somos conscientes de muchas de nuestras capacidades.

Porque a emprender se aprende...

Por supuesto. Y de muchas formas. Es verdad que cuanto más te enseñen en una organización, más rápido aprendes. Y que muchos emprendedores exitosos antes han trabajado por cuenta ajena. Pero otros muchos aprenden como yo: identificando oportunidades y haciendo.

En cualquier caso, no hay un modelo único. Cada uno tiene sus librillos. Aunque lo fundamental es creer en los temas, enamorarte de ellos, perseverar, tener ilusión y rodearte de gente buena.

Recibió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en 2016. Pero, ¿cuál es el mayor mérito que se puede tener a la hora de trabajar?

Ver cómo se desarrollan los proyectos en los que crees junto a gente estupenda. Hay una frase que me encanta: si quieres ir rápido, ve solo; pero si quieres conseguir cosas, haz el camino bien acompañado.

En 2019 le otorgaron el Premio a la Trayectoria Personal. Ahora bien, ¿cuál es su mayor orgullo?

Mis hijos y mis cinco nietas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *