Qué debes cambiar si eres emprendedor por obligación

Raúl Alonso    15 julio, 2020
Emprendedor por obligación

Emprender para seguir ganándose la vida. Muchos ciudadanos se verán en esta situación en los próximos meses, y la recomendación es aceptar el cambio con valentía. Y con fortaleza mental, para lo que conviene resintonizar algunas habilidades a tu nueva condición de emprendedor por obligación.

Nadie dijo que fuera fácil, pero sí posible. Para aderezar esos cambios que como emprendedor por necesidad vas a necesitar, recurrimos a la infinita sabiduría de Les Luthiers, porque el humor y la ironía serán dos de los mejores compañeros en este viaje.

Convéncete de que emprender es la mejor opción

Todo tiempo pasado fue anterior. Les Luthiers.

Es más que probable que durante las noches en vela hayas sacado brillo a la almohada, pero… ¡la decisión ya está tomada!

Da igual si te parecía la mejor opción o, simplemente no había otra, como ocurre a muchos mayores de 45 años y jóvenes. Lo importante es que las dudas del pasado no te impidan trabajar en tu futuro.

Ahora necesitas centrar todo tu esfuerzo en diseñar ese modelo de negocio o de actividad que va a permitirte seguir creciendo profesionalmente, y es ahí donde debes centrar tus nuevos desvelos.

Empieza por buscar respaldo anímico

Errar es humano, pero echarle la culpa a otro es más humano todavía. Les Luthiers.

Es importante saber que no estás solo, por varias razones:

La primera, porque tu vida va a cambiar y necesita del apoyo de tu pareja, familia o cualquier otra persona cercana. Piensa que durante unos cuantos meses, puede que años, tu proyecto va a acaparar gran parte de tus pensamientos y horas del día y la noche, por lo que es necesario que los tuyos asuman ese cambio.

La segunda, porque vas a necesitar alguien con quien desahogarte, cambiar impresiones y buscar consejo. Esta figura no va ser necesariamente tu pareja o un familiar, lo más habitual es que sea un buen amigo. El mejor confidente de proyecto es alguien de similar  perfil emprendedor, preferiblemente que haya vivido o esté viviendo una situación parecida.

No pongas límites a tu proyecto

El ego es ese pequeño argentino que todos llevamos dentro. Les Luthiers.

La falta de ambición es una de las dolencias más comunes del plan del emprendedor por obligación. Acostumbra a apostar por proyectos que se conviertan en una solución de vida más que en una empresa, y esa visión de mera subsistencia puede dejarlos en la cuneta.  

Es cierto que la pretensión de dimensión debe ofrecer comodidad a su líder, pero por qué cortar las alas a la idea antes de echar a volar. La escalabilidad de un negocio aporta crecimiento, pero sobre todo estabilidad. 

Practica el networking

Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe. Les Luthiers

En cualquier fase de desarrollo de tu proyecto es importante que formes parte de la comunidad emprendedora de tu sector o área de influencia geográfica. Usa las redes sociales, participa en foros y visita ferias.

En la medida en que compartes tu proyecto, mejora. Además sirve para buscar socios, partners que cubran las posibles deficiencias de ejecución, y posibles empleados. Y lo que es más importante: primeros clientes.

Aprende a ser más resolutivo

Si no eres parte de la solución, eres parte del problema. Les Luthiers.

Hay ocasiones en que es más importante hacer que hacerlo muy bien. Es una dura realidad para el perfeccionista, pero forma parte del día a día del emprendedor.

Busca soluciones que ayuden a mejorar tu productividad, automatiza desde el principio todos los procesos que puedas, usa herramientas colaborativas y profundiza en la teoría lean startup, que te ayude a mejorar tu proyecto con su experimentación temprana con los clientes.

Es especialmente importante trabajar tu proceso de decisión. La duda es humana pero no debe impedir que tu proyecto progrese.    

Insiste: sobreponte al fracaso

Dios mío dame paciencia, ¡Pero dámela ya!. Les Luthiers.

La frustración es uno de los peores enemigos del emprendedor por necesidad. No es imprescindible crecerse ante el fracaso, como sí hacen muchos emprendedores por naturaleza, pero hay que aprender a aislar esas sensaciones negativas que sin duda vas a experimentar. Lo importante es que no se traduzcan en inseguridad permanente.   

Hay que asumir que es difícil acertar con el primer planteamiento. De ahí la importancia de aprender a ‘pivotar’ la idea, tal como reza la filosofía startup, lo que la permite ir adaptándose a esa demanda real que se quiere atender. Insiste en tu idea.

Fortalece tu ilusión con una misión

Toda cuestión tiene dos puntos de vista: el equivocado y el nuestro. Les Luthiers.

Pese a todo, nadie es inmune al desaliento. De ahí la importancia de contar con el respaldo de quien te quiere y de ese confidente de negocio con el que te sinceras.

Y como aún es posible que flaqueen las fuerzas, es muy útil que tu ilusión se refuerce con una misión empresarial. Puede que tu proyecto naciera de una obligación tan mundana y necesaria como ganarse la vida, pero también es probable que finalmente sientas que estás ayudando a construir una mejor sociedad.

Sin necesidad de que te sientas un gran benefactor de la civilización occidental, puede que ese taller que recicla los neumáticos en bolsos de moda, esa asesoría que ayuda a pequeños comerciantes, o esa tienda que abre tu ciudad a pequeños productores rurales sea importante para unas cuantas personas. Ahora ya sabes en qué pensar cuando te preguntes por qué.   

Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: tire y empuje. Les Luthiers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *