El nuevo movimiento del Coworking

Lluis Serra    28 junio, 2012

Durante el mes de enero, Madrid acogió la Jelly Week. Consciente que ya ha pasado mucho tiempo, me ha parecido interesante hablar de ello, debido al crecimiento que ha experimentado este movimiento en los últimos meses.

La Jelly Week fue impulsada en España por Utopic_us, que organizó el encuentro de coworkers (seguidores de este movimiento) con el objetivo de explicar esta nueva forma de trabajo comunitario y multidisciplinar. La Jelly Week  duró 7 días, fue la semana internacional del Coworking y en ese entorno  se habló y se explicó cómo publicitar y extender este movimiento en todo nuestro país.  Los Jelly son una mezcla de talleres, encuentros con profesionales, “pequeñas” ponencias o mesas redondas, visitas guiadas a espacios de Coworking y sobre todo, permiten disponer de un lugar donde poder realizar tus trabajos o proyectos con la posibilidad de interactuar con otros profesionales. Todo ello, realizado y organizado por defensores de este movimiento y con una duración de varios días.

El movimiento del Coworking, bastante nuevo en nuestro país, pero con una amplia trayectoria en países como Francia, Estados Unidos o Inglaterra, proporciona espacios donde profesionales, habitualmente freelance, se relacionan, comparten sus proyectos, trabajan en equipo en un mismo espacio y se fomenta el networking. Es habitual que de estos encuentros nazcan sinergias de trabajos y colaboraciones  entre todos ellos.

Pero ¿qué es en realidad el Coworking? Puede parecer, mirado desde mi perspectiva (persona que tiene un despacho fijo y habitual), un nuevo estilo de vida  para personas que están encerradas en casa trabajando en sus proyectos empresariales o personales. Un estilo de vida que permite conocer a otros profesionales potencialmente complementarios para nuestros proyectos y que de otra forma serían difíciles de contactar.

Desde que llegó a España este “movimiento” cada día se crean más espacios para este tipo de encuentros. Existen ya webs especializadas que se encargan de todo lo relativo a la organización, se puede encontrar un despacho y alquilarlo por meses con unos servicios predeterminados y hechos a medida de las necesidades del coworker, se pueden encontrar salas de reuniones o cafés con wifi para realizar las tareas fuera de la rutina diaria.

Desde hace años los métodos de trabajo de las compañías están cambiando y cada día es más habitual contratar freelances para realizar esas tareas que no necesitan un contacto directo con el espacio habitual, pero sí precisan una disciplina diaria, y que a la vez tienen que ir compenetradas y comunicadas con todas las personas del equipo de trabajo. Para eso está Internet, para conectar los resultados de estos trabajos y permitir la cooperación entre individuos independientemente de donde se haya trabajado o se hayan realizado dichos proyectos.

Este movimiento cada día tiene más adeptos y se está convirtiendo en un estilo de trabajo para muchas personas. Pero, en mi opinión, creo que tiene que ser difícil acostumbrarse a trabajar con otras personas en espacios diferentes a los que estamos acostumbrados, convivir y compartir. Es imprescindible ser una persona muy disciplinada, ordenada y organizada para que el día a día sea productivo y no interfiera de forma negativa en los otros coworkers.

¿Qué pensáis del Movimiento Coworking?

Wikipedia dice que el Coworking es una manera de trabajar que permite que varios profesionales independientes de sectores distintos compartan una misma oficina o un mismo espacio de trabajo (con características similares a las de un café), donde se fomenta la colaboración, el trabajo en un espacio comunitario y multidisciplinario y, en definitiva, el networking.

Pero yo pregunto: ¿Os adaptaríais a este nuevo método de trabajo en grupo?

Dicen que el coworking, o el cotrabajo, es para dar respuesta a los cambios que la globalización ha producido, cambios económicos, políticos o sociales y, de este modo, replantear y cambiar los métodos de trabajo y de organización de las compañías.

¿Creéis que nacen nuevos proyectos e ideas de estos encuentros o sólo es una “excusa” para pasar un rato acompañado de alguien y poder salir de nuestro habitual sitio de trabajo?

Y las compañías que tienen personas trabajando en estos espacios, ¿creéis que tienen algún inconveniente? Y los resultados de los objetivos, ¿pueden variar dependiendo de donde trabaje el profesional? 

 

Foto @hyku, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0 

Comentarios

  1. Interesante artículo Lluis.

    Bajo mi opinión, el Coworking está extendiéndose en nuestro país debido a la situación económica que estamos atravesando. Muchos empresarios individuales ante la imposibilidad de afrontar un alquiler y los gastos que ello conlleva están adoptando este tipo de forma de trabajo.

    Creo que en España llevamos el chip de trabajar en nuestro espacio, en nuestra burbuja, y francamente al trabajador puede asustarle el tener que salir fuera y compartir con otros profesionales un espacio de trabajo, pero creo que aporta más ventajas que inconvenientes:

    Siempre es bueno ampliar contactos, y más aún cuando están relacionados con tu sector laboral.
    Pueden surgir sinergias e interesantes proyectos entre varios de los coworkers.
    Si trabajas desde tu casa, el coworking evitará que la asocies al trabajo.
    Compartiendo espacio de trabajo y gastos, podemos mejorar nuestros servicios y aumentar la competitividad.

    Como inconveniente, el que planteas: no sabes con quién vas a compartir oficina y ello puede afectar a tus objetivos laborales. Planificación, orden y ganas de trabajar son requisitos indispensables para un buen coworker.

    Un saludo.
    @appliccn

  2. Muchas felicidades a todos los usuarios del coworking, desde nuestro centro de negocios en Tenerife, donde estamos dando nuestro primeros pasos como centro de coworking y aceleradora de nuevas empresas

  3. el co-working es una manifestación real de la generación de beneficios dervidados del establecimiento de redes y la utilización proactiva del espacio compartido por profesionales. Creo que estos centros para el co-working deberían ser “super hubs” de interacción dentro de una ciudad híper-conectada. Los interesados en profundizar en el discurso sobre “The City is the Office / La Ciudad es la Oficina”, puede visitar http://bit.ly/ID2exQ Gracias.

  4. Buenas reflexiones Lluís.
    Creo que el movimiento coworking seguirá en auge por necesidad de compartir gastos, pero también por necesidad de trabajar en equipos multidisciplinares y poder compartir ideas cara a cara. Yo no veo que tenga que ser un problema compartir oficina, siempre y cuando quien gestione el centro coworking deje claras las normas y uso de los espacios. Personalmente valoro muy positivamente los años que trabajé para una multinacional americana con oficinas abiertas y equipos multidisciplinares, en un ambiente que se asemeja a los actuales coworkings.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *