Beneficios del almacenamiento en la nube vs. el almacenamiento en dispositivos

Moncho Terol    19 septiembre, 2020
Almacenamiento en la nube

En los últimos años, el cloud computing ha facilitado el acceso y uso de recursos tecnológicos en línea. Uno de ellos es el almacenamiento en la nube, que permite alojar y gestionar activos de manera sencilla y segura. Sigue leyendo para conocer más sobre sus beneficios y ventajas frente al almacenamiento tradicional en dispositivos. 

Aspectos fundamentales del almacenamiento en la nube

Guardar y manejar recursos en la nube es hoy frecuente, tanto para individuos como para empresas. Hacer copias de seguridad, por ejemplo, es una actividad común entre usuarios digitales. El almacenamiento en la nube responde a esta y otras necesidades de mantener activos digitales seguros, disponibles en línea y sin ocupar dispositivos. La nube es una solución conveniente tanto para las fotos de una persona, como para los documentos o el software de un grupo de trabajo.

Más específicamente, el almacenamiento en la nube hace parte de la modalidad de cloud computing de infraestructura como servicio (IaaS). En ella, un proveedor gestiona la red, los servidores, la virtualización y el almacenamiento de los recursos de los usuarios. De tal modo, estos últimos no necesitan tener, actualizar ni hacer mantenimiento a centros de datos propios. Solo precisan, generalmente, de una interfaz de programación de aplicaciones (API) para controlar la infraestructura.

Hoy, los proveedores de almacenamiento en la nube ofrecen desde opciones personales, como Movistar Cloud, hasta soluciones para compañías.

La distinción entre la nube y la virtualización

La diferencia que el cloud computing ha hecho en el mundo digital reside en ejecutar cargas de trabajo en la nube. Para lograrlo, las nubes extraen, agrupan y comparten recursos en una red. Además, automatizan determinados procesos. En contraste, la virtualización solamente extrae los recursos de un hardware físico y los ubica en entornos virtuales.

Las características esenciales de una nube incluyen:

  • Diversos dispositivos pueden acceder a través de una red.
  • Tiene un repositorio de recursos TI.
  • Puede ampliarse velozmente.
Almacenamiento en la nube
Fuente: ThisIsEngineering

Almacenamiento en la nube versus almacenamiento local

A la hora de elegir entre guardar recursos en la nube o en servidores locales, existen diversas variables a tener en cuenta.

Accesibilidad

La nube permite el uso de los datos en el momento que quieras y en donde sea, mientras se esté en línea y se cuente con los permisos de acceso. No obstante, esto implica la existencia de un tercer proveedor.

Los dispositivos locales aseguran el acceso exclusivo a los datos aun sin una conexión a Internet y ofrecen control físico sobre ellos, pero enfrentan riesgos de pérdida o inaccesibilidad por problemas en la infraestructura. Esto significa que deben contar con mantenimiento IT constante. Además, entorpecen la difusión de los datos entre usuarios en comparación con la nube.

Recuperación

En la nube, el acceso y restauración de los datos puede hacerse desde cualquier sitio y dispositivo. Sin embargo, una conexión a Internet estable es fundamental tanto para proveedor como para usuario. Dependiendo de la cantidad de datos, la duración del proceso varía. En cambio, la recuperación de recursos en almacenamiento local puede llegar a ser imposible.

Capacidad

Aunque la capacidad de almacenamiento de la nube es escalable, los repositorios tradicionales generalmente la superan. Ten en cuenta que la posibilidad de aumentar la nube depende de la disponibilidad misma del proveedor y de su coste.

Inversión

El almacenamiento local implica una inversión inicial importante, ya que necesita de infraestructura. El almacenamiento en la nube no conlleva a gastos en equipos físicos, sino en el servicio del proveedor. Si el funcionamiento continuo del entorno no es prioritario para el usuario, el costo de la nube puede ser cuestionable.

Seguridad y almacenamiento en la nube

El almacenamiento en la nube puede verse como una política para fortalecer la seguridad de la información. Promueve el acceso y la restauración de datos para el usuario, además de contar con el respaldo de un proveedor. En todo caso, ya sea que se realice en una nube pública, privada o híbrida, esta práctica supone retos de seguridad similares a los de otros entornos IT, como vulnerabilidad en el control de acceso, exposición de datos e infiltración de externos. Para prevenirlos se necesitan medidas que permitan conocer el estado actual de la seguridad y gestionar sus riesgos. En este campo, la Norma ISO 27001 sirve para dirigir los esfuerzos de protección de las organizaciones. Su propósito es garantizar la continuidad de las actividades en todo momento. Para ello, demanda un Sistema de Gestión de la Seguridad de la Información que preserve la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *