Tecnología y estrategia competitiva (y V): Does IT matter?

Webs Externas  26 marzo, 2012

En Mayo de 2003 Nicholas G. Carr, columnista y escritor en el ámbito de tecnologías y negocios, publicaba en Harvard Business Review el polémico artículo titulado ‘IT doesn’t matter’ (algo así como que las tecnologías de la información no importan) donde este renombrado autor examinaba el valor estratégico de las Tecnologías de la Información para acabar concluyendo que éstas carecían de dicho valor estratégico. El artículo levantó una gran polvareda y originó, como suele decirse, ríos de tinta y opiniones que, en general, discutían la posición de Carr. Pero, aparte …

Comentarios

  1. Back to the basics…..

    en línea con la argumentación de Carr,…., carreteras, infraestructuras de aguas, luz, gas, aeropuertos, puertos……generan competitividad en su madurez… sin embargo las TIC como infraestructura se comportan al contrario. en ese sentido, el desarrollo en Kenya de la banca móvil o de la e-salud, no hará una sociedad más y mejor desarrollada cuando alcance la madurez. que los nubios en el alto sudán y en el bajo Egipto, puedan preveer su situación con la llmada de un móvil…… no tiene relevancia……!!!!

    Pienso que al Sr. Carr….. como muchos otros gurús les sería necesario disponer de una visión holítica del Planeta… no sólo del West o del far West……, ¿cómo consideran y cual es el impacto productivo en sociedades como la India, Tanzana, Kenyata, Peruana, o de Azerbayan…..gracias a las infraestrcuturas TIC….??? ¿No ganan? ¿Pierden????

    La facilidad de aprender idiomas sobre un movil como se realiza en Brasil… a millones de personas que desean conocer Inglés y el Español…..???? o la posibilidad de realizar cualquier gestión con un movil NFC en TAiwan???

    Back to the basics,…., tiempo y espacio se contraen…, se intensifica la gravedad en determinadas economías,…., y la multipolaridad se acentúa. Los clusters económicos se transforman y modifican…….

    Back to the basics…….

  2. Gracias por tu comentario, Diego.

    NO estoy seguro de comprender todo lo que quieres decir, pero sí te haré un par de comentarios.

    En primer lugar, respecto a la relación, en el concepto de Carr, entre madurez de una tecnología y competitividad. Carr entiende que una tecnología aún emergente e inmadura puede proporcionar ventaja competitiva a la o las primeras empresas que las dominen…pero no aporta un gran avance a la sociedad en su conjunto. Por el contrario, cuando la tecnología (tecnología de infraestructura, quiero decir) madura, gana escala y se generaliza, supone un gran valor para la economía y la sociedad, hasta el punto de hacerse imprescindible pero, sin embargo, no permite la diferenciación competitiva de las empresas con base en esa tecnología.

    En cuanto a lo que entiendo es tu referencia al respecto de lads diferencias entre el mundo desarrollado y economía emergentes o en desarrollo, bueno, probablemente tengas razón y el análisis deba ser diferente. Las necesidades de la sociedad son diferentes y el propio mercado es diferente. Aún así, creo que las TIC sí tienen un alto potencial para el desarrollo en estos casos. Por poner algún ejemplo: con la generalización y el abaratamiento de las comunicaciones, con la generalización de Internet y el conocimiento digital, parece que resulta mucho más viable el acceso de poblaciones en este tipo de economías al conocimiento y al desarrollo. Otro ejemplo: modelos de negocio y desarrollo como el que se está desarrollnando en India (ej. Bangalore) no serían viables sin las TIC. No digo que este sea ni el caso general ni necesariamente el mejor modelo de desarrollo…pero es una realidad y es un desarrollo económico apoyado en tecnología.

    NOTA: Diego, si no he entendido bien lo que has querido decir, no dejes de dejar una aclaración en forma de nuevo comentario.

  3. Tim Harford (el economista camuflado) ponía un ejemplo similar con el ferrocarril (que veo que también comenta Carr), aunque centrado en otro punto de vista: según contaba las empresas que construían el ferrocarril no eran las principales beneficiarias del cambio. El ferrocarril supuso desarrollo para la economía en general, pero las empresas protagonistas del mismo “sufrieron” (quiebras, pocos márgenes), algo parecido a lo que pasa con muchas empresas nativas de Internet ahora mismo.

    En cualquier caso, IT es cada vez más importante, aunque lo que no podemos hacer es perder de vista el objetivo: muchas veces nos centramos en la tecnología y no en lo que podemos hacer con ella.

  4. Gracis, Ivan.

    La verdad es que no he tenido la oportunidad de leer a Tim Harford (todavía 🙂 ) pero, en efecto, el del ferrocarril es también un ejemplo clásico, como citas, en la línea de esta discusión. Carr también lo cita en el artículo y creo recordar que también el libro que menciono ‘El gran interruptor’.

    Es como lo dices: un gran beneficio para la sociedad… y no tanto para las empresas.

    Y completamente de acuerdo: las tecnologías no son un objetivo en sí mismas (bueno, salvo que trabajes en ellas o te fascinen 🙂 ) sino un soporte para otros objetivos mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *