Nuevas cuotas, derechos y prestaciones de los autónomos en 2019

Raúl Salgado    15 febrero, 2019
Novedades autónomos

Los autónomos crearon durante el año pasado 196 empleos al día. En total, este colectivo está integrado por 4.140.132 millones de personas (3.253.039 cotizando en el RETA y 887.093 empleados contratados por autónomos persona física), lo que representa uno de cada cinco empleos que hay en España, según datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Pues bien, a sus quehaceres diarios, a sus obligaciones como trabajadores por cuenta propia, se suman este año una serie de novedades, entre las que destacan el cambio en la base y el tipo de cotización, ya que supone un incremento en la cuota que estas personas pagan cada mes a la Seguridad Social.

 

Cuotas más caras

En concreto, la base mínima de los autónomos ha aumentado un 1,25% desde el pasado 1 de enero y el tipo de cotización ha subido del 29,8% al 30%, porcentaje que se aplica sobre la base de cotización para calcular la cuota que los autónomos deben pagar mensualmente. Y este cambio resulta trascendental, puesto que la gran mayoría de estas personas elige la base mínima para cotizar.

Como consecuencia, la cuota para los autónomos que sean persona física se ha encarecido en 5,36 euros al mes, es decir, en unos 64 euros al año. Los autónomos societarios, por su parte, tendrán que pagar mensualmente 6,89 euros más o, lo que es lo mismo, en torno a los 82 euros extras anuales.

Asimismo, la tarifa plana para los nuevos autónomos ha escalado desde los 50 euros al mes que pagaban el año pasado hasta los 60 euros mensuales que han de apoquinar en la actualidad. Sin embargo, se mantienen tras los doce primeros meses las bonificaciones posteriores actuales de esta tarifa (del 50% y del 30% de la cuota durante seis meses más en cada caso), cuyos beneficiarios podrán acceder a los derechos por contingencias, no a los relacionados con el cese de actividad.

 

Nuevos derechos y más protección social

A cambio de todas estas modificaciones y subidas de las cuotas, el acuerdo alcanzado implica el derecho a prestación por desempleo, mejorándose su acceso, flexibilizándose las condiciones y ampliándose la duración de las prestaciones. De igual modo, los autónomos tendrán derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja, así como a acceder a la formación continua y al reciclaje profesional; no pagarán la cuota de Seguridad Social a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal hasta el momento del alta (día 61); y podrán obtener una tarifa plana de 60 euros durante doce meses sin necesidad de cesar previamente en su actividad dentro de los 24 meses posteriores a la prestación de baja por maternidad.

 

Buen año para el colectivo

En ATA confían en que 2019 sea un buen año para los autónomos, gracias al acuerdo rubricado en diciembre y que se puso en marcha en enero (ya está convalidado el real decreto en el Congreso), mediante el que han adquirido nuevos derechos y mejorado su protección social.

“2019 será un año de adquisición de nuevos derechos para los autónomos, avanzando hacia la equiparación. No obstante, quedan muchas cosas por hacer, por ejemplo, aclarar de una vez la situación de aquellos autónomos que cotizan por módulos para que no estén pendientes de prórrogas año tras año”. Y remarcan la necesidad de seguir eliminando trabas y facilitando el emprendimiento y la creación de empleo por parte de los autónomos.

La previsión de ATA es que este año haya 35.000 autónomos más y que el conjunto del colectivo genere otros 65.000 empleos asalariados. En otras palabras, estiman que los autónomos crearán 120.000 empleos netos.

 

Pilar económico

El colectivo autónomo es un pilar fundamental en la creación de empleo. Desde ATA recuerdan que los autónomos sin asalariados aumentaron en 65.000 personas en 2018, frente a ligeros descensos producidos por los autónomos empleadores (-9.200 autónomos), los miembros de cooperativas (-1.600 autónomos) y ayuda familiar (-19.500 autónomos).

Al mismo tiempo, sostienen que el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) -que desde hace unos meses ha recuperado la cifra de autónomos previa al estallido de la crisis, por lo que ya son un 1,3% más que en julio de 2009- ha duplicado el número de autónomos que se dedican a los sectores inmobiliario (+52%), sanitario (+50,7%) o educativo (+49,2%). También indican el incremento próximo al 40% de los autónomos que desarrollan su actividad en el sector de la comunicación y del 38,8% de los que lo hacen en actividades profesionales, científicas y técnicas.

En el otro lado de la balanza, la construcción es el sector que más ha visto reducir sus autónomos (-21,6%), seguido de la agricultura (-9,8%), industria (-7,4%) y los transportes (-5,6%).

 

Transformación del mercado laboral

El Consejo de Ministros presentó una hoja de ruta económica paralela: la “Agenda del cambio”, un documento que contiene más de 60 medidas para seis áreas distintas, entre las que adquieren especial protagonismo las reformas focalizadas en el avance hacia un mercado laboral eficiente y justo con el objetivo, según la ministra de Economía, Nadia Calviño, de reducir la tasa de paro estructural y combatir la dualidad y la precarización.

El Gobierno pretende “simplificar y reordenar el menú de contratos de trabajo, elaborar un nuevo Estatuto de los trabajadores y abordar la reforma del sistema de la Seguridad Social”. La “Agenda del cambio” recoge quince medidas que se han de acometer en el mercado laboral y un calendario de implantación, de las que únicamente dos están en vigor: el Plan de choque por el empleo joven 2018-2021 y la subida del salario mínimo a 900 euros.

Sea como fuere, desde ATA consideran que, tras la crisis económica, el mercado laboral ha sufrido una transformación y ya nunca volverá a ser igual, lo que justifican arguyendo que pese a que los sectores tradicionales continúen abarcando la mayoría de las actividades de los autónomos, los nuevos emprendedores demuestran con innovación, talento y tecnología que hay otros nichos de mercado que se deben completar y otra manera de ganarse la vida.

“Los profesionales han encontrado en el autoempleo una salida más factible. Los nuevos profesionales autónomos ofrecen experiencia, dedicación y organizan su tiempo prestando sus servicios bajo sus propias reglas y sin dejar de buscar nuevas salidas”. De ahí que desde ATA apuesten por ofrecer facilidades a los autónomos para que creen su propio empleo y demuestren lo que saben hacer, porque “con el tiempo acaban creando más empleo y afianzando la recuperación económica de un país que ya sabe que hay otras formas de negocio”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *