Una nueva televisión experiencial

Ana Siles    19 marzo, 2014

En 1996 tuve el privilegio de vivir las carreras de MotoGP en el circuito de Jerez. La empresa para la que trabajaba era patrocinador, así que pude estar en boxes, sentir el emocionante duelo de Crivillé y Doohan desde una pantalla gigante en la zona VIP, respirar el ambiente… en fin, disfruté de una experiencia única que me enganchó, aunque ser fan supusiera grandes madrugones los fines de semana. Hoy en día se pueden tener experiencias parecidas sin moverse de casa, gracias a la tecnología.

El consumo está cambiando de forma radical y las expectativas de los televidentes por fin empiezan a cumplirse. Y es que en materia televisiva estamos viviendo en el futuro. En tan sólo un año hemos visto cómo ha evolucionado la oferta de contenidos audiovisuales bajo demanda y en directo, y se ha hecho realidad el concepto de una televisión conectada, interactiva, social y everywhere (en cualquier dispositivo, a cualquier hora, en cualquier lugar).

Se acelera la innovación como palanca de diferenciación para luchar contra las descargas de contenidos en Internet y la oferta de los Over The Top. Así las televisiones de pago y las generalistas han evolucionado rápidamente sus plataformas para permitir nuevas funcionalidades on line, y en el caso de la oferta de pago se abre el acceso de dichos servicios a los no abonados, por ejemplo con el acceso a cualquier evento deportivo en vivo por menos de cinco euros.

Todavía recuerdo cuando, hace unos años, una cadena podía morir de éxito si su programa “enlatado” y colgado en Internet superaba unos índices de concurrencia, y ahora hablamos de que el evento deportivo se emite en directo, en alta definición (Full HD), multidispositivo (a través de la televisión, el smartphone, PC o tableta), en movilidad y además se puede grabar. ¡Qué razón tenía el fundador de Intel, Gordon Moore, con su ley que demostraba que la tecnología se desarrolla a un ritmo exponencial en el tiempo: ¡cada vez más rápida, más potente, más asequible!

Ahora se confirma de nuevo, con una oferta pionera en España. Por primera vez el Mundial de Motociclismo y la Formula 1® contarán con un canal propio en la plataforma de Movistar, sin cortes publicitarios en los directos (carreras, clasificaciones, reportajes de los protagonistas, etc.) y en calidad HD.  Con muchas cámaras cubriendo todos los ángulos y un servicio multipantalla para no perdernos ningún detalle. Y,además de emitirse en directo, se podrá acceder a los mejores momentos gracias a los servicios de vídeo bajo demanda y a las grabaciones en red (con capacidad para 350 horas). El almacenamiento en el mundo cloud, asimismo, permite grabar automáticamente todos los contenidos contratados. Al fin y al cabo, se refuerza el nuevo rol de televidente activo adquirido en la era digital, ya que todas las funcionalidades ayudan a seleccionar una parrilla de contenidos personal. Y en el futuro, ¿podremos compartir esas horas de grabación?, ¿recomendaremos una película enviando un enlace a nuestro disco en la nube? Mil posibilidades aparecen en el horizonte de la nueva televisión social, interactiva, conectada y personal, así que… sí, podré vivir de nuevo la experiencia que tuve en 1996.

 

 

Imagen: Alex Calvalho

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *