Tus datos más limpios…(II). Excel, «Waterproof»