Séneca y la transformación digital

Mercedes Núñez    20 agosto, 2019
transformacion-digital

La sensación la tenemos, pero si echamos la vista atrás podemos comprobar que realmente llevamos mucho tiempo ya hablando de la transformación digital, si bien es cierto que es un asunto complicado y con muchas aristas. A una primera fase, además, en la que el énfasis se puso en las tecnologías necesarias, ha sucedido otra en la que se ha caído en la cuenta de que el protagonismo corresponde a las personas.

El cambio cultural necesario, el talento, la adquisición de nuevas habilidades, otra forma de gestión, la experiencia de cliente… También las humanidades, la filosofía, el alma humana que nos distingue de las máquinas son temas de actualidad en este momento en el marco de la transformación digital.

Con esto en la cabeza, la casualidad me llevó el otro día a una web sobre Séneca, y será que necesito vacaciones también, pero comprobé que algunas frases del célebre filósofo y orador romano de Cartas a Lucilio encajan que ni pintadas cuando hablamos de la transformación digital. Vedlo si no…:

-“Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina”.

-“Crees que tienes que habértelas con muchas dificultades pero la verdad es que la mayor dificultad está en ti y tú eres el estorbo para ti mismo”.

-“A través de las dificultades se llega a las estrellas. No es blando el camino al cielo”.

-“La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy”.

-“Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte”.

-“No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”.

-“Se duele más de lo necesario quien se duele antes de lo necesario”.

-“Ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos. Se ha de aprender mientras se ignore”.

-“Una era construye ciudades. Una hora las destruye”.

-“Admira a quien lo intenta, aunque fracase”.

-“Errar es humano pero perseverar en el error es diabólico”.

-“La vida ni es un bien ni un mal, es solo ocasión de bien y de mal”.

Y, para terminar, sumo al pensamiento estoico un tuit que me gustó: “Érase una vez lo mismo de siempre”. ¿O será que lo único inmutable es el cambio, como ya adelantaba Heráclito…?

Imagen: Prairie Kittin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *