Telemedicina, la nueva era de la atención sanitaria

Olivia Brookhouse    17 enero, 2020

La atención médica siempre parece quedarse atrás con respecto a otras tecnologías de consumo, carece de innovación y continúa siendo ineficiente. Esto se debe en parte a la restricción regulatoria del sector, pero también a la escasa disposición de los profesionales sanitarios por innovar. La telemedicina está comenzando a introducirse en esta industria, ofreciendo atención remota a través de teléfonos móviles y diagnosticando enfermedades mediante el uso de Inteligencia Artificial. Si los altavoces inteligentes pueden decirnos como hornear un pastel, ¿por qué no nos pueden decir cómo recuperarnos?

El objetivo principal de la Telemedicina es hacer que la atención médica de calidad sea asequible y accesible en todo el mundo, trabajar en armonía con los médicos y dar cobertura a las áreas dónde hay escasez de atención médica.

Chatbots IA para atención primaria

Las start-ups de telemedicina están cambiando el juego en áreas dónde la atención médica es de difícil acceso y muy costosa. En India, por cada 1.000 ciudadanos, solo hay un médico pero hay unos 700 teléfonos móviles. En lugar de invertir en infraestructuras de alto valor económico, las empresas están aprovechando la tecnología de que ya disponemos en nuestros bolsillos: los teléfonos móviles.

Aplicaciones de Inteligencia Artificial, como Babylon, un verificador de síntomas interactivo, han sido desarrolladas por médicos cualificados e informáticos utilizando deep learning. El chatbot proporciona una plataforma para establecer un posible diagnóstico del paciente y construir un gemelo digital de su perfil sanitario, todo desde la comodidad de su teléfono móvil.

  • El sistema le pondrá automáticamente en contacto con un especialista dentro de las 24 horas siguientes para analizar los síntomas más en detalle.
  • Utilizando el procesamiento del lenguaje natural, el sistema puede reconocer la conversación y así sugerir más preguntas para definir posibles causas y tratamientos.

La IA no sólo no supone una amenaza para la profesión médica, sino que se ha convertido en el mejor asistente

Monitorización remota de pacientes con IoT

En 2020, los expertos creen que comenzaremos a ver la monitorización remota de pacientes (MRP), gracias a los dispositivos hospitalarios en el hogar. Esto servirá de gran ayuda para controlar las condiciones de pacientes con enfermedades crónicas y de edad avanzada. Los dispositivos IoT wearables pueden monitorizar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, enviando datos en tiempo real a los servicios de atención médica.

En el futuro, esperamos ver la incorporación de dispositivos IoT ingeribles para proporcionar datos altamente precisos sobre los niveles de insulina del paciente en diabéticos, niveles vitales, infecciones activas, etc. El desafío actual es garantizar que la ingestión sea segura y el dispositivo no pierda la carga o se rompa en el interior del cuerpo humano.

Apps de diagnóstico y tratamiento

Hemos comenzado a ver también la incorporación de programas basados en IA en hospitales para mejorar la precisión de los diagnósticos. Hace solo unos días, el software de IA de Google, DeepMind, fue capaz de identificar un cáncer de mama con mayor precisión que los radiólogos, demostrando así, que los médicos deben comenzar a incorporar estas tecnologías de Inteligencia Artificial en sus prácticas o quedarse atrás. Dejar que la IA automatice procesos más laboriosos, permite a los médicos centrarse en ofrecer al paciente mejores consejos médicos  y tratamientos.  Estas cualidades de los médicos; la tranquilidad, el cuidado y la empatía, no pueden ser reemplazados por ninguna app.

 Telecirugía

Las nuevas tecnologías permiten a los cirujanos más expertos operar desde el otro lado del mundo con robótica altamente inteligente conectada a internet.

Se espera que el 5G acelere las capacidades en telecirugía, una cirugía remota basada en una velocidad de internet extremadamente rápida para proporcionar una respuesta háptica muy precisa. Incluso si hay un ligero retraso en lo que el cirujano remoto puede sentir a través de las manos del robot, existe una alta probabilidad de error. ¡Se espera que se reduzca el período de latencia de 0,27 segundos a 0,01!

La próxima década promete cosas emocionantes para el desarrollo de la IA, en todas las industrias y en cualquier aspecto de nuestras vidas. Síguenos en Twitter para asegurarte de que no te pierdes nuestra serie de #LUCAtothefuture. También exploraremos las cuestiones éticas que acompañan en el desarrollo de muchas de estas tecnologías.

Traducido por Maria Cano Farias, leer el post original aquí

Para mantenerte al día con LUCA, visita nuestra página web,  suscríbete a LUCA Data Speaks o síguenos en TwitterLinkedIn YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *