Cómo enamorar al talento joven

Danella Porras Esmeral    12 febrero, 2021
talento-joven

Hoy quiero compartir una breve reflexión sobre un informe de la consultora LLYC, titulado #PERFECTMATCH. Se presenta como “el primer estudio que mide las reacciones de los jóvenes a propuestas reales de captación de talento de las compañías”. Y es que ¿qué organización no anda en busca de talento joven?

Del amor en los tiempos del cólera a la atracción laboral en pandemia…

Y, como este domingo se celebra San Valentín, el documento me ha recordado que hace no mucho la relación entre las organizaciones y los profesionales se parecía (salvando las distancias) a la obra de García Márquez, “El amor en los tiempos del cólera”.

Empleados fieles y comprometidos

Es una novela dedicada a lo que se podría pensar que es el amor verdadero, ése que dura toda la vida superando todo tipo de adversidades… Así pasaba un poco en el ámbito laboral.

Con solo escuchar la posibilidad de formar parte de una empresa los ojos nos brillaban, el corazón se nos aceleraba y aprovechábamos cualquier pequeña oportunidad para, sin pensarlo mucho, unirnos a ella. Había ilusión por entrar en sus filas, poder formar parte de su historia y establecer esa “relación” casi eterna de fidelidad, estabilidad y compromiso entre ambas partes.

Factores que impulsan (o no) querer trabajar en una compañía

La realidad hoy en día, con el talento joven, es muy distinta. Y ahora sí, me centro en lo que recoge el estudio, que analiza cómo reaccionan los jóvenes ante una oferta de empleo real. Examina qué hace que quieran trabajar o no en una compañía, y el impacto del COVID-19 en este contexto, entre otras cuestiones.

Para llevarlo a cabo se han usado técnicas de procesamiento del lenguaje natural para considerar las reacciones de los jóvenes a las iniciativas reales de captación de talento de las cien compañías que más empleo generan en España.

Talento joven: ni frío ni calor ante las marcas

Una de las primeras conclusiones es que las “marcas” de las organizaciones ya no generan frío ni calor entre el talento actual. Ante las ofertas de empleo la mayoría de las opiniones se encuentran en un término medio entre el “no me importaría” y el “si no tuviese otra opción”. Solo el 20 por ciento de los jóvenes muestra gran entusiasmo ante una oferta.  

Este hecho -explica María Obispo, directora de Talent engagement de LLYC en España- puede ser un síntoma de propuestas de valor poco trabajadas.

Credibilidad y cercanía

El estudio también indica que, pese a que el panorama laboral se ha visto afectado por el contexto de la pandemia y la crisis económica, el 60 por ciento de los jóvenes afirma que sigue siendo fundamental cómo los hace sentir la oferta de empleo a la hora de elegir compañía.

Además, para el 90 por ciento la credibilidad que le provoca la oferta y la empresa sigue siendo un factor fundamental a la hora de escoger empleo.

Y, en línea con el sentimiento que despiertan las ofertas de trabajo, se destaca la importancia de la cercanía como clave para conectar con los candidatos, pero en su justa medida. Pasarse puede generar desconfianza, no se trata de parecer un anuncio publicitario.

Claves para atraer talento joven

La consultora recomienda a las organizaciones trabajar en tres líneas para mejorar el atractivo a la hora de atraer el talento joven (y no tan joven, añado, ya que que el talento no es cuestión de edad). Y la tecnología es un gran aliado para facilitar la conexión con los candidatos y mejorar el entusiasmo ante las ofertas de empleo en los diferentes canales.

La tecnología, un gran aliado

  • People Analytics convierte a los departamentos de Personas en data driven y permite conocer mejor a los candidatos. Para “captar” talento hay que construir una estrategia con el candidato en centro: conocer sus expectativas y motivaciones.  
  • El uso de inteligencia artificial, big data y las técnicas de procesamiento del lenguaje natural permiten automatizar los procesos y mejorar la toma de decisiones tanto para la selección como para construir un plan de acción y crecimiento adecuado para los perfiles del talento.
  • Coherencia y credibilidad de la marca. ¡Adiós storytelling, hola storydoing! Más allá de escuchar una historia, lo memorable es vivirla, protagonizarla. Y para que el talento quiera subirse al tren de una organización, sin bajarse en la primera curva, es imprescindible que haya unos valores compartidos. Esa afinidad se logra comunicando con transparencia el propósito de la compañía y demostrando con hechos la teoría.

Pero recordemos que el proceso no se debe limitar a atraer ese talento joven, en este caso, sino en fidelizarlo y desarrollar el talento interno de cada compañía también, ya que las personas son el sistema operativo de las organizaciones y la sociedad.

Imagen

Comentarios

  1. Muy bien ,OS felicito en los jóvenes esta el futuro de las empresas talentos nuevos con la facilidad de las nuevas tecnologías ,en lo cual la juventud ya nacen .ellos no consiven el mundo por ejemplo sin internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *