Sistema de dictado jurídico: un salto cualitativo para la agilidad y una mayor eficiencia en el sector

Juan Luis Verdín González    12 septiembre, 2022
Sistema de dictado jurídico

El sector de los servicios jurídicos está inmerso en una profunda transformación digital en busca de la eficiencia. Las soluciones tecnológicas son también un habilitador clave para conseguir una administración de justicia más ágil, sin perder de vista la calidad de sus actuaciones. El sistema de dictado jurídico es una de ellas.

Ventajas del uso de la inteligencia artificial

La tecnología de reconocimiento de voz y transcripción automática lleva muchos años encima de la mesa. Sin embargo, la inteligencia artificial y las redes neuronales profundas han supuesto un salto cualitativo sin precedentes.

Jesus María Boccio, jurista-tecnólogo y CEO de SpeechWare,  una pequeña startup de Bruselas pero de capital español, creadora de la solución DigaLawX, es un firme convencido de que el lenguaje natural es el gran campo de trabajo que tiene por delante la inteligencia artificial y también del potencial del español.

Precisión superior al 99 por ciento sin entrenamiento previo

Esta nueva tecnología permite disponer de sistemas de dictado jurídico que transcriben con una precisión superior al 99 por ciento, sin necesidad de entrenamiento previo por parte de los usuarios. Es cierto que han existido algunos conatos previos, pero ninguno con los márgenes de fiabilidad, evolución y constante mejora de los actuales sistemas.

Ahorro de tiempo del 70 por ciento gracias al sistema de dictado jurídico

Muchos juristas que ya los usan consideran que esta nueva tecnología es tan disruptiva para ellos como lo fue la invención de la máquina de vapor para la Revolución Industrial. Y es que estiman que el uso del sistema de reconocimiento vocal jurídico les supone en el día a día un ahorro de tiempo que ronda el 70 por ciento. Eso, para alguien cuyo trabajo exige realizar varios escritos a diario, es oro. Significa un aumento de la productividad y un incremento del tiempo libre.

El sistema de dictado jurídico es una herramienta de gran utilidad para todos los profesionales de la Administración de Justicia, en especial para magistrados, jueces, fiscales y letrados. Posibilita de manera rápida y precisa transcripciones especializadas de textos jurídicos, mediante el reconocimiento de voz.

Es posible porque la tecnología reconoce la terminología jurídica específica. Además, basta decir el número del artículo de una ley importante para que su contenido se inserte, como por arte de magia, en el documento. Esto permite disponer de una enorme base de datos jurídica “al alcance de la voz”.

Transcripción de notas de voz y traducción simultánea

Pero no solo eso: esta tecnología también facilita la transcripción automática de notas de voz, audios o videos desde cualquier dispositivo y en diferentes aplicaciones. Esta opción resulta de gran utilidad para todos aquellos profesionales que tienen la costumbre de grabarse fuera de su entorno de trabajo, por ejemplo en reuniones, entrevistas o desplazamientos, con el fin de utilizarlo posteriormente en sus escritos.

A ello se suma que permite realizar la traducción simultánea de dichos textos a cualquier idioma, incluidas las lenguas cooficiales del estado. Estamos, sin duda, ante una gran evolución en el mundo de la traducción jurídica.

Elocuencia y concentración 

Todas las funcionalidades descritas agilizan enormemente la elaboración de los textos jurídicos. Para los profesionales del Derecho es indudablemente mucho más rápido y natural expresarse con la voz que hacerlo tecleando. Al dictar de viva voz se evitan las distracciones del teclado y ratón y se logra una mayor elocuencia y concentración.

Muchos juristas usan de manera habitual la técnica del dictado con ayuda de un mecanógrafo pero evidentemente no es lo óptimo. Ahora es algo que pueden hacer por sí mismos de manera más cómoda: en cualquier momento y desde cualquier lugar, con total autonomía, sin depender de terceros.

Otro beneficio que aporta la práctica del dictado es que ayuda a mejorar la competencia de hablar en público, muy importante para un jurista en ejercicio. 

Además, la velocidad que se alcanza en la obtención de escritos perfectamente redactados no puede compararse con la que se logra mediante las formas tradicionales de escribir a máquina o con el ordenador. Dictar es hasta cuatro veces más rápido y, a pesar de la magnitud del cambio que supone en su resultado, no implica apenas esfuerzo para su utilización y aprendizaje. No requiere un elevado nivel de competencia informática por parte del usuario.

Mayor bienestar y accesibilidad

Otro de los puntos fuertes de estos sistemas es que redactar documentos pasa a ser algo relajado, que permite pensar, mirar la pantalla y ver cómo aparecen las palabras, lo que evita estrés y dolencias asociadas a esta actividad (de manos, espalda, cuello…), que constituyen un problema laboral importante en la UE en la actualidad.

En caso de accidente o una enfermedad que merme las facultades físicas (fractura de un brazo, tendinitis, artrosis en manos o dedos, síndrome del túnel carpiano…) el sistema de dictado jurídico con ayuda de la inteligencia artificial se convierte en una herramienta crucial que permite continuar con la actividad profesional.

Además, existe la opción de repetir con voz de síntesis lo que se dicta y transcribe, una funcionalidad que DigaLawX incorpora con ayuda de la ONCE y resulta muy útil para detectar cualquier error de transcripción sin mirar siquiera la pantalla, o bien para personas con deficiencias visuales.

El Ministerio de Justicia, a la vanguardia

Por todo lo anterior, usar sistemas de dictado hoy en día significa estar a la vanguardia, anticiparse a lo que va a suceder, como ocurrió en su día con el uso de las bases de datos de legislación y jurisprudencia. ¿Quién osaría ahora buscarlas en formato papel? Pues bien, esto es lo mismo. La transcripción automática del dictado se usará en un futuro próximo con carácter generalizado en la práctica profesional.

En el post de mañana veremos que la Administración no se quiere quedar atrás. Dentro de su objetivo de mejorar la gestión del servicio público e impulsar la eficiencia mediante la digitalización, el Ministerio de Justicia ha confiado en Telefónica Empresas y SpeechWare para la dotación a 3.000 jueces, magistrados, fiscales y letrados de un sistema de dictado jurídico que, con ayuda de la inteligencia artificial, les permitirá dictar sentencias con la voz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.