La seguridad detrás de la API de Apple y Google para el seguimiento de contagios de la COVID-19