El salvavidas de las pymes es el Cloud Computing

Roberto García Esteban    6 julio, 2021
El salvavidas de las pymes es el Cloud Computing

El Cloud Computing es una tecnología fundamental en los planes de continuidad del negocio de las empresas, lo que ha quedado muy patente a raíz de la pandemia del Covid-19. Se dice que en el último año hemos visto un crecimiento del mercado Cloud equivalente al esperado en cinco años por lo que, aunque es triste reconocerlo, podemos decir que el coronavirus ha tenido más influencia en la expansión del Cloud que el trabajo llevado a cabo por la industria durante años.

En este mundo cada vez más digital y globalizado, el paso a la nube ya no es una opción sino una necesidad y prácticamente una obligación imperiosa para la supervivencia de las empresas, cualquiera que sea su sector y su tamaño. Podría parecer que el Cloud Computing es una tecnología compleja y costosa, destinada a las grandes empresas, pero nada más lejos de la realidad. Las pymes, por lo general, se encuentran más atrasadas tecnológicamente porque hasta ahora necesitaban grandes inversiones para digitalizarse y justo eso es lo que la nube viene a resolver. Con el Cloud Computing normalmente los servicios se facturan en un modelo de cuotas mensuales y únicamente se paga por aquellos recursos que se utilizan, realmente así que se puede decir que la Cloud democratiza el acceso a la tecnología acercándola a las Pymes y convirtiendo las costosas inversiones tradicionales en equipos informáticos en un gasto periodificable y asumible para empresas de cualquier tamaño.

Y no estamos hablando ni mucho menos de un escenario de ciencia ficción que esperamos para dentro de varios años, sino de una realidad actual como queda reflejado en el último informe de Eurostat, donde se afirma que un 26% de las empresas españolas de más de 10 empleados ya están utilizando los servicios en la nube para el desarrollo de su actividad. Lo que ha provocado la pandemia es que aumente la velocidad a la que las empresas se han involucrado en la digitalización. El mismo informe afirma que el porcentaje de penetración de Servicios Cloud superará el 80% en el año 2035. Los beneficios que aporta la tecnología Cloud a las empresas (herramientas para trabajar en remoto, flexibilidad para adaptarse a los picos y valles de demanda, eficiencia en costes, presencia en internet optimizada…) han sido herramientas clave para sobrevivir no solo en tiempos de pandemia, sino que también lo serán en los siguientes años, porque lo que está claro es que el Cloud Computing ha venido para quedarse. No hay duda de que todo lo que es IT (Tecnología de la Información) se está trasladando a la nube, lo que conlleva que los activos informáticos estén desapareciendo.

El COVID-19 ha tenido un impacto muy negativo en el negocio de prácticamente todas las compañías, lo que supone una barrera económica para cualquier inversión o gasto en TI, especialmente entre las pequeñas y medianas empresas. Y sin embargo, la crisis ha sido un acelerador de la adopción del Cloud Computing en España porque las empresas se están dando cuenta de que las compañías maduras en Cloud son las que han sido capaces de convertir la crisis en oportunidad diferenciándose de las demás. Según un estudio elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) el uso de la nube para el almacenamiento online permite ahorros de hasta un 80% en el consumo energético de los equipos y de un 40% en hardware y software.

El Cloud Computing es también un catalizador de oportunidades para las pymes porque junto a la democratización del acceso a la tecnología ya mencionado, ofrece otros dos elementos claves para ayudarles a crecer:

  • En primer lugar, el ahorro y el control de costes, ya que se sustituyen grandes inversiones en equipos por un gasto operativo que además puede modularse en función de las necesidades en cada momento.
  • En segundo lugar, aporta agilidad y flexibilidad en el consumo de servicios tecnológicos y en la creación de entornos altamente personalizables, a la medida de cada pyme, lo que se traduce en mejores tiempos de respuesta ante imprevistos o ante cambios en el volumen de negocio.  

Cada paso de las empresas en el camino hacia la nube supone salir de la zona de confort que ofrece una infraestructura cerrada en sus instalaciones y entrar en un entorno más flexible lo que acarrea añadir una serie de riesgos de seguridad informática. Por ello, es muy importante que las empresas en general y las pymes en particular escojan un socio con experiencia en servicios de Cloud y de seguridad que les ayude a gestionar esos riesgos y a hacer que el salto a la nube sea un proceso sencillo y sin contraindicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *