”La Salud Digital Basada en Valor requiere herramientas tecnológicas pero la clave está en la capacitación de los profesionales”

Julio Jesús Sánchez García    13 diciembre, 2022
salud-digital-basada-valor

El “Desarrollo de las competencias digitales de los profesionales sanitarios” de OSI Tolosaldea, mejor proyecto en salud digital 2022 de New Medical Economics

La Salud Digital Basada en Valor (SDBV), de la que hemos escrito en este blog, se refiere a la utilización de herramientas tecnológicas para generar valor en salud. Pero para seleccionar qué herramientas aportan valor realmente e implantarlas con éxito, se necesitan profesionales sanitarios con competencias digitales permanentemente actualizadas. Es uno de los ejes clave de la transformación digital de la sanidad.

Marisa Merino, vicepresidenta de la Fundación Signo y miembro de la Junta Directiva de la Asociación Salud Digital (ASD) es una de las personalidades más importantes en la divulgación del concepto Salud Digital Basada en Valor en nuestro país. Además, OSI Tolosaldea, la organización que lidera, ha recibido recientemente el premio “Mejor proyecto en salud digital 2022” de New Medical Economics al “Desarrollo de las competencias digitales de los profesionales sanitarios”. He aprovechado la ocasión y que es buena amiga para hacerle una entrevista sobre este tema.

Los profesionales dotan de utilidad a la tecnología

¿Crees que los profesionales sanitarios españoles están preparados para la transformación digital de la sanidad?

Los profesionales sanitarios están acostumbrados a manejar herramientas digitales. La mayoría utiliza la historia clínica electrónica y va aprendiendo las distintas funcionalidades que se van desarrollando a medida que se implantan en sus organizaciones. Pero para avanzar en una transformación digital real de la sanidad hace falta bastante más.

El escenario de la salud está cambiando constantemente y las soluciones digitales pueden ser de gran ayuda para hacer frente a los retos actuales y futuros. Por eso es esencial una visión y una estrategia clara para aprovechar los beneficios que ofrece la tecnología a todos los niveles. Y en este camino los profesionales son la pieza clave que dotan de utilidad a la tecnología.

De ahí que resulte fundamental que los profesionales sanitarios estén preparados y vayan adaptando sus competencias a la sanidad del futuro, que ya está aquí.

– ¿Y qué medidas pueden ayudar a que los profesionales tengan esas competencias necesarias para “abrazar” la sanidad digital y que nos lleguen sus beneficios?

Como profesionales sanitarios sabemos que, para abordar bien un tema, lo primero es hacer un diagnóstico. De esta manera, luego podremos aplicar los tratamientos necesarios en función de las distintas necesidades de las personas o grupos de personas.

Pero ¿hay información veraz y homogénea sobre esto? ¿Cómo se pueden medir dichas competencias?, ¿se está haciendo?

Hay poca información sobre las competencias digitales de los profesionales sanitarios y cuando empezamos el proyecto en 2018 tampoco había nada sobre el diagnóstico de estas competencias. Por eso emprendimos un proyecto para abordar el tema.

Un diagnóstico inicial y programas específicos para avanzar

¿En qué ha consistido este proyecto?

Ante la ausencia de perfiles definidos de competencias digitales para profesionales sanitarios, desde OSI Tolosaldea nos propusimos desarrollar una metodología, a partir del Marco Europeo de Competencias Digitales. El objetivo era, por un lado, definir las competencias digitales de los distintos perfiles y, por otro, desarrollar una herramienta online útil de autodiagnóstico.

Entre 2018 y 2019 logramos lo siguiente:

  1. Definición y desarrollo de los perfiles de los profesionales sanitarios en Euskadi.
  2. Elaboración de cuestionarios específicos para cada perfil.
  3. Integración en la plataforma del proyecto IKANOS de competencias digitales del Gobierno Vasco.

Un equipo multidisciplinar de OSI Tolosaldea realizó el proyecto en euskera y español, que fue validado por profesionales externos de Osakidetza y de otras Comunidades Autónomas.

¿Qué medidas habéis puesto en marcha en OSI Tolosaldea para desarrollar estas competencias entre los profesionales?

En 2019 realizamos la encuesta de los tres perfiles definidos (profesionales asistenciales, líderes y administrativos de la salud). Al terminar, cada persona recibió un informe con los resultados en todos los campos y el objetivo concreto que debería alcanzar en ellos, según su perfil profesional. De esta forma, se dio a conocer a cada uno su diagnóstico concreto y necesidades respecto a lo que debería saber.

Por otra parte, a partir de los datos agrupados de los cuestionarios, en OSI Tolosaldea disponemos de la información de las competencias digitales de los profesionales según perfiles, edad y otras variables de interés. Así, podemos dirigir los planes de formación a los grupos de interés en función de sus necesidades reales.

El tratamiento conjunto de los datos permite, por tanto, realizar un diagnóstico inicial y plantear programas específicos a los colectivos para avanzar hacia una transformación digital eficaz y eficiente de la atención sanitaria.

La formación dirigida mejora las competencias digitales

¿Y cuáles han sido los resultados? ¿Cómo los habéis medido en vuestro caso?

La herramienta está implantada en nuestra organización desde 2019 y la utilizamos periódicamente para obtener información actualizada de las competencias digitales de distintos perfiles y valorar la eficacia de la formación que se realiza.

El hecho de que haya coincidido con los años de pandemia y las sucesivas olas ha dificultado enormemente la realización de planes más ambiciosos, pero se puede observar que la formación dirigida mejora las competencias digitales.

Un proyecto extrapolable

¿Piensas que este proyecto es extrapolable a otras áreas sanitarias de España?

Sin ninguna duda. De hecho, el proyecto ha tenido una gran aceptación y su ámbito de aplicación se ha extendido mucho.

En 2020 se constituyó una línea de trabajo en la Asociación Salud Digital (ASD) sobre este tema. Repetimos las fases del proyecto inicial actualizando la información y adaptando los ejemplos a un ámbito general que sirviera a cualquier profesional del mundo. Para ello desarrollamos toda la documentación y la plataforma en español e inglés y compartimos todo esto en redes para ver el interés de la gente, con mucho éxito.

A partir de entonces, se han puesto en contacto con nosotros diversas organizaciones, instituciones y sociedades científicas interesadas en aplicar la herramienta. De ahí que empezáramos a trabajar también en algunos perfiles específicos. Así, en 2021 desde la Fundación Signo elaboramos el perfil de los directivos sanitarios en España y el cuestionario correspondiente en la plataforma de IKANOS. Posteriormente realizamos la primera encuesta sobre las competencias digitales de estos directivos y se elaboró un informe con el punto de partida, la identificación de necesidades y unas recomendaciones.

También se está utilizado en algunos Servicios de Salud de Comunidades Autónomas, sociedades científicas etc.

Las competencias digitales en el PERTE de la sanidad

Estamos en pleno debate y aplicación de los PERTE a la sanidad española. Representa una gran oportunidad y una gran responsabilidad. Se están poniendo en marcha muchos proyectos pero, a tu juicio, ¿cuáles faltan? ¿Qué más se podría hacer?

Se debería plantear un modelo de competencias digitales, que tuviera los siguientes componentes:

  1. Definición de los perfiles digitales de los profesionales sanitarios y creación de nuevos perfiles.
  2. Diagnóstico de competencias digitales.
  3. Formación específica por niveles (en función de los perfiles).
  4. Sistema de acreditación.

Desde la Asociación Digital de Salud somos impulsores -tú de las máximas exponentes- de la Salud Digital Basada en Valor. ¿Cómo engarza este modelo con el marco de desarrollo de las competencias digitales de los profesionales sanitarios?

Está claro que la Salud Digital basada en Valor requiere herramientas tecnológicas pero la clave, sin lugar a dudas, está en las personas. El éxito vendrá de la mano de los profesionales sanitarios que utilicen estas herramientas digitales para realizar su trabajo, conseguir que sus organizaciones presten un servicio más eficiente, proporcionar una mejor experiencia para los pacientes y mejorar la sostenibilidad del sistema. Y para ello necesitan desarrollar sus competencias digitales continuamente, de forma que sepan seleccionar las herramientas que realmente aportan valor e implantarlas con éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.