La reinvención de las organizaciones: un enfoque holístico e integrado

Javier Rosado López    3 enero, 2023
reinventando-organizacion

Las organizaciones tradicionales, con mucha jerarquía y burocracia, tienen los días contados. Las necesidades actuales y futuras requieren un nuevo modelo. Yeung y Ulrich, en su libro «Reinventando la organización» de LID editorial, proponen un enfoque holístico e integrado con seis aspectos clave para reinventar una compañía y alcanzar un impacto real y sostenible.

A continuación hago un pequeño recorrido por las seis partes del marco de cambio que proponen.

Entorno: la necesidad de anticipar y abrazar el mañana

Los líderes deben ser capaces de anticipar las condiciones cambiantes del negocio y convertirlas en oportunidades. Deben saber reconocer las disrupciones de la industria y ayudar los empleados a experimentar el impacto positivo del cambio. Se trata de tener en cuenta las perspectivas de futuro, en lugar de intentar construir sobre éxitos históricos.

En la actualidad la agilidad tiene más peso que el tamaño o la estabilidad de las organizaciones. Y, para aceptar la inevitabilidad del cambio, hay que salir de la zona de confort. Convertirse en futuristas e imaginar cosas que otros no ven requiere rodearse de personas diferentes a uno, pasar más tiempo con otras generaciones que piensan y sienten distinto, desarrollar habilidades digitales y trabajar en red, hablar con emprendedores, visitar lugares donde no estemos del todo cómodos y, por pedir, visitar Silicon Valley, Israel o China de forma periódica. Pero, sobre todo, no dejar de buscar lo que hace falta y lo que la gente puede necesitar.

La estrategia como proceso continuo

La estrategia y la ejecución deben ocurrir casi simultáneamente, en iteraciones cercanas, no prestablecidas en planes anuales. Y es que la estrategia se trata de un conjunto integrado de elecciones continuas que se toman, evalúan y rehacen. Una estrategia ágil no puede ser un plan finito. Debe ser un diálogo, no un documento. Una serie de experimentos de aprendizaje en lugar de un conjunto de reglas explícitas. “Piensa en grande, prueba en pequeño” y “ falla rápido y aprende siempre” lo describen bien. Siempre con foco y las prioridades claras.

Jeff Bezos cree que, en los negocios, si uno piensa solo en los tres próximos años encontrará mucha competencia pero si es capaz de hacerlo en los siete u ocho años siguientes, habrá poca. Se trata de recordar los principios, olvidar el pasado y anticipar el futuro dejando de lado cualquier cosa desactualizada, superada o en desuso. Hay que aceptar que las cosas pasan de moda y que ser pionero conlleva incertidumbre, pues habrá que seguir una dirección sin un destino claro.

Aprovechar la capacidad del ecosistema como trampolín

En «Reinventado la organización» se dice que, además de ejercer un liderazgo interno, también hay que aprovechar las alianzas con proveedores, socios, distribuidores, clientes y otras personas que forman parte del ecosistema, estableciendo capacidades únicas dentro de dicha red.

En el libro se explica que existen cuatro capacidades cruciales para que las empresas y los ecosistemas prosperen y sobrevivan en el contexto actual:

  • Detección externa: capacidad de adquirir, analizar y aplicar información sobre tendencias y cambios en el mercado.
  • Obsesión por el cliente: capacidad de centrarse en satisfacer las necesidades desatendidas de los clientes actuales y futuros, así como el cambio mental de servir a los clientes y anticipar o incluso crear sus necesidades.
  • Innovación constante: capacidad de fomentar la creatividad y el ingenio en productos, servicios, modelos de negocio, etc.
  • Agilidad en todas partes: capacidad de mejorar y experimentar rápido. Cuando hay agilidad, los recursos escasos se pueden mover rápidamente dentro de la empresa para aprovechar al máximo las mejores oportunidades.

Plataformas, equipos y aliados: la morfología del éxito

Las compañías exitosas han creado formas organizativas que permiten a su talento aprovechar ágilmente los cambios y oportunidades del mercado, generar ideas con rapidez, experimentar, descartar proyectos no rentables y construir grandes negocios. Se organizan a través de plataformas, equipos y aliados:

  • Plataformas. Proporcionan a varios equipos actividades y recursos comunes de gran valor. Son centros cuyo apoyo, recursos y gobernanza permiten que el conjunto valga más que las partes individuales. Existen tres tipos: soporte al negocio principal (compras, logística, etc.), soporte tecnológico (almacenamiento de información, seguridad, inteligencia artificial, etc.) y soporte funcional (recursos humanos, finanzas, desarrollo de marca, etc.).
  • Equipos con propósito, autoridad para tomar decisiones, altos niveles de confianza y compromiso, incentivos bien establecidos, un buen liderazgo y agilidad para aprender.
  • Aliados. Contribuyen al éxito con su experiencia, productos, servicios y acceso a oportunidades.

Mecanismos de gobierno que faciliten la agilidad

En el pasado la gobernanza organizacional implicaba control. Los comités de supervisión establecían reglas y regulaciones internas que, con frecuencia, se traducían en procesos de aprobación dispendiosos y complejos.

Pero lo correcto es que la gobernanza vaya encaminada a lo que se debe hacer para lograr agilidad de cara a capturar las oportunidades del mercado. Debe ayudar a la coordinación de creencias y prioridades compartidas, a la alineación de acciones, a la generación de nuevas ideas, al movimiento fluido del talento, al intercambio rápido de conocimientos, datos e ideas y a la colaboración de unidades en todo el ecosistema. La gobernanza tiene más que ver con orientación que con reglas.  En el post de mañana veremos algunos atributos clave de la gobernanza.

Un liderazgo de impacto y sostenible

A la hora de reinventarse una organización se debe plantear si cuenta con el tipo de liderazgo adecuado, si se comparte en toda su estructura y es sostenible, pues será determinante para el éxito.

Un líder es alguien capaz de imaginar y anticipar el futuro. De transmitirlo con simplicidad y claridad y, al mismo tiempo, mantener la visión de la compañía para enfocarse en las operaciones diarias. El líder es promotor de la cultura y actúa a diario en consecuencia.

Debe reemplazar la burocracia por rutinas internas centradas en el cliente y la innovación, promover la conexión entre los equipos, conseguir el compromiso de los empleados, vincular de manera correcta sus recompensas…

El líder comunica constantemente, está comprometido con la importancia estratégica del talento y las personas. Inspira. Ayuda a su gente a desarrollar nuevas competencias y crear relaciones positivas. Demuestra energía y pasión, empatía por los demás, capacidad de aprender rápido, resiliencia y espíritu emprendedor.

Pero, además, el liderazgo, para crear un impacto sostenible, debe sobrevivir a cualquier líder individual. Además de calar en toda la organización, la creación de liderazgo requiere que también se invierta en la próxima generación, gestionando el arte de la sucesión y de dejar ir.

Imagen: My Sideways World

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.