5G para rehabilitación inmersiva de esclerosis múltiple

Mercedes Núñez    18 octubre, 2022
rehabilitacion-inmersiva-5g

Hace unos meses escribía de la revolución de 5G en sanidad y hoy voy a hacerlo de un piloto pionero de 5G para rehabilitación inmersiva de pacientes con esclerosis múltiple.

Lo contaba en el marco de Metaexperience, el Congreso de Asociación DEC, la doctora Aránzazu Vázquez, especialista en Medicina física y rehabilitación y coordinadora de la Unidad de Espasticidad del Hospital Universitario de La Princesa.

“Lloré de emoción”, “Por primera vez en mucho tiempo he olvidado que estaba enferma” o “La realidad virtual me salvó de la pandemia” son algunos de los testimonios de quienes lo han experimentado.

Pero antes de dar los detalles de esta innovadora forma de realizar terapia rehabilitadora, conviene recordar las características de esta enfermedad degenerativa autoinmune del sistema nervioso central y su incidencia en nuestro país.

La esclerosis múltiple en España

España es una región con una prevalencia media-alta de esclerosis múltiple. Se diagnostican más de 2.000 casos al año, según la Sociedad Española de Neurología, principalmente en personas de entre 20 y 40 años. Se trata de la enfermedad neurológica más frecuente en adultos jóvenes y la segunda causa de discapacidad en estos.

Los síntomas más frecuentes son la espasticidad, hipertonía muscular de origen cerebral que se manifiesta por espasmos (80 por ciento de los pacientes), y la fatiga ( 95 por ciento de los casos). Asimismo, hasta un 70 por ciento de los pacientes de esclerosis múltiple llega a desarrollar problemas cognitivos. Además, tienen un riesgo mayor de desarrollar la aparición de otras patologías, tanto agudas como crónicas.

Alto coste sociosanitario y falta de adherencia

Como enfermedad crónica, la esclerosis múltiple tiene un alto coste sociosanitario. Solo en Europa supone más de 9.000 millones de euros anuales.

La rehabilitación es beneficiosa y propicia una mejor evolución de la enfermedad, pero la adherencia es complicada de conseguir y además hay muchos pacientes y poco personal.

De ahí que en el Hospital Universitario de la Princesa se planteara, como un plus, la posibilidad de ampliar la fisioterapia grupal que llevaba en marcha desde 2009, con ayuda de la realidad virtual y 5G. Adaptable a todos los niveles funcionales, este piloto está orientada a mejorar los síntomas más prevalentes de los pacientes con discapacidad leve/moderada.

Beneficios de la realidad virtual en rehabilitación

La realidad virtual permite “engañar” al cerebro en un entorno inmersivo en el que se puede interactuar modificando las aferencias y tratar de conseguir un beneficio real a través de esta tecnología.

Para ello se han trasladado los ejercicios que los pacientes harían en una sala de rehabilitación del hospital a un entorno en realidad virtual para que realicen los mismos movimientos.

El programa de ejercicios se ha adaptado y diseñado para asegurar que la rehabilitación con realidad virtual se ajusta a la evidencia clínica y normas de seguridad para los pacientes pero dichos ejercicios han sido “gamificados” en una isla desierta y un escenario medieval. Estos universos fantásticos propician una mejor experiencia de paciente y el componente lúdico facilita la adherencia, Que esulten más amenos facilita el esfuerzo.

Los retos -clínicos, de diseño, técnicos…- han requerido el trabajo conjunto de un equipo multidisciplinar.

Ejercicios colaborativos con el fisioterapeuta como guía

El paciente dispone de unas gafas de realidad virtual que le permiten acceder a diferentes salas virtuales en las que llevar a cabo su rehabilitación junto a otros pacientes y realizar ejercicios colaborativos predefinidos. El fisioterapeuta se conecta en remoto para guiarlos y darles apoyo durante la sesión.  

5G para rehabilitación inmersiva, clave

El proyecto forma parte de la propuesta Telefónica 5G Madrid dentro del programa impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital a través de Red.es, cofinanciado con fondos FEDER, para impulsar pilotos de innovación con 5G en España. Está desarrollado en colaboración con el Hospital Universitario de La Princesa por Telefónica Empresas y La Frontera VR.

5G es clave para facilitar la experiencia inmersiva deseada y el acceso de varios usuarios al mismo tiempo así como la interacción entre ellos sin retardos, gracias a la conectividad en tiempo real y baja latencia que proporciona el edge computing.

Es como si estuvieran en esos mundos y a la vez como llevar al fisioterapeuta al domicilio del paciente.

Un momento apasionante para la salud por la confluencia de tecnologías

Hace unos años colaboré en una publicación de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria con el reportaje “Realidad virtual en salud: un pronóstico prometedor”.

Comenzaba así: “¿Puede la realidad inmersiva contribuir a formar mejores médicos, a que se enfrenten con mayores posibilidades de éxito a las intervenciones complejas, a reducir el dolor, sustituir a los fármacos y proporcionar una mejor atención al paciente? ¿Podemos esperar de ella resultados de salud y para la sostenibilidad del sistema?”

Y concluía de esta manera: Puede que en un futuro próximo en los últimos años de carrera los estudiantes aprendan a operar con esta tecnología o los médicos receten sesiones de realidad virtual para superar el dolor. Lo cierto es que nunca antes se había podido diagnosticar de forma remota, hacer un viaje formativo al interior del corazón, planificar y ensayar al detalle cirugías complejas o engañar al cerebro con otro cuerpo distinto como propio y obtener beneficios de todo ello”.

Los expertos a los que entrevisté coincidían en que estábamos en un momento apasionante por la confluencia de tecnologías como 5G, big data o la inteligencia artificial, que se retroalimentan entre sí. Pronosticaban que dentro de poco la realidad virtual sería una herramienta tan habitual como el bisturí o el fonendoscopio.

Hoy, con pilotos como este de 5G para rehabilitación inmersiva, parece mas cerca que nunca que la realidad extendida transformará la forma en que los pacientes y los médicos experimentan y practican la atención médica.

Los desafíos pasan por no olvidar que la tecnología es solo el medio -en evolución constante- al servicio de una finalidad mayor. En este tipo de proyectos deben estar en el centro los pacientes y el trabajo de los equipos multidisciplinares es clave para la obtención de resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.