La revolución de las redes empresariales ya ha empezado

Luis María Lepe    29 septiembre, 2020
redes-empresariales-ti-sdwan

Las redes empresariales conectan a los empleados de diferentes sedes proporcionándoles acceso a la información de la organización de una forma instantánea y segura.

Hace pocos años estas redes privadas virtuales (VPN) configuraban entornos mediante accesos dedicados (punto a punto, ATM, MPLS) dentro de los cuales circulaba la información de manera reservada y segura. Pero desde dichas redes no era sencillo conectarse a Internet. Se hacía a través de líneas sobre las que se colocaban complejos firewalls que filtraban el tráfico que entraba y salía de la empresa. La realidad es que en esa época tampoco era muy necesario acceder a Internet desde la oficina (tal vez para leer la prensa si la política de la empresa lo permitía). Todas las aplicaciones e información necesarias para trabajar estaban dentro del CPD corporativo y solo eran accesibles desde la oficina.

El perímetro estaba perfectamente definido mediante un cable que terminaba en un PC WINTEL de sobremesa dentro de los edificios, con un vigilante en la puerta. Esto simplificaba enormemente la gestión de la red y la protección de la información.

Todo está cambiando

  • Se han generalizado los accesos a Internet de alta velocidad y disponibilidad en el hogar (ADSL, FTTH), lo que, junto con la extensión de la movilidad (Wifi, LTE, 5G) hace posible el acceso a la información desde múltiples ubicaciones. A esto se suma la proliferación de nuevos elementos que se conectan a la red empresarial (IoT) y que el COVID-19 ha acelerado la implantación del teletrabajo de una manera que no podíamos imaginar.
  • El perímetro de la red empresarial ha saltado por los aires y es más amplio que nunca. El nuevo “borde” del servicio en ocasiones ni tan siquiera está bien definido. Esto añade complejidad a la gestión y nuevos retos en el ámbito de la ciberseguridad.

Redes empresariales adaptadas a la nueva realidad

Todo ello hace que en la actualidad nos enfrentemos a una nueva (y muy compleja) realidad cuando diseñamos las redes empresariales:

Cinco claves de las nuevas redes

Como consecuencia de todo esto, las redes empresariales tienen que evolucionar. Es necesario simplificar la gestión y facilitar que la información esté accesible de forma segura desde cualquier lugar y dispositivo. Para ello es necesaria una nueva arquitectura que comprenda las siguientes cinco piezas:

SDWAN: redes alineadas con el negocio

  1. Redes “softwarizadas” (SDWAN) sobre las que se incorporan funciones de red virtualizadas (NFV) para una adaptación dinámica de la red a las aplicaciones, integrada de manera nativa con la nube. Esto permite una mayor automatización y simplifica la gestión.
  2. Conectividad universal adaptada a las necesidades de las aplicaciones y empleados. La combinación de diferentes tipos de acceso (MPLS, FTTH, xDSL, LTE, 5G) permite atender necesidades específicas de las aplicaciones (por ejemplo, latencia y ancho de banda exigentes en aplicaciones de videoconferencia, escritorio remoto, VoIP … ) y aporta una mayor rapidez en los despliegues.
  3. Cloud híbrida que combina infraestructuras dedicadas con otras nubes en modo servicio (IaaS, PaaS o SaaS) prestadas por terceras partes.
  4. Seguridad desde el “borde del servicio”. Modelo de entrega de servicio integrado de red más seguridad (SASE) Este modelo pone énfasis en los puntos desde los cuales se accede al servicio y abarca tanto las oficinas de la empresa como la red del operador o la infraestructura cloud para una visión integral.
  5. Eficiencia y captura de ahorros, sin renunciar a calidad de servicio. Se trata de optimizar el ancho de banda y equipamiento (hardware de propósito general desacoplado del software) a las necesidades del servicio en cada ubicación (por ejemplo, accesos MPLS para información crítica o legacy y accesos Internet para teletrabajo o cloud)

Convergencia de la red con las TI

Estamos en una nueva era: la de la convergencia de la red con las TI. La combinación de tecnologías de ambos mundos sin renunciar a privacidad y seguridad es una revolución. Es preciso abordarla junto al socio tecnológico idóneo. Telefónica Empresas tiene todas las capacidades necesarias.

Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *