¿Quién dice que tu mascota no puede convertirse en influencer?

Beatriz Sanz Baños    18 julio, 2019

Actualmente, el 40% de los hogares españoles tiene una mascota, según la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía. Eso son cerca de 20 millones de perros, gatos, pájaros o hámsteres que alegran cada día la vida de muchas personas.

Cada vez la sociedad está más sensibilizada con el cuidado de los animales y son muchos los que dejan a sus mascotas en casa con preocupación. Si eres uno de ellos, vas a poder relajarte, porque IoT ya permite estar pendiente de tu mascota de formas que ni imaginas. Además, acabarás sumándote a la nueva corriente healthy que contempla, no solo la salud de las personas, sino un cuidado que va de la mano con la salud de sus mascotas.

Lo primero que llegó al mercado fueron los gadgets de localización. Collares ergonómicos que incorporaban tecnología GPS y que permitían localizar a la mascota en un radio de varios kilómetros. A partir de ahí, han ido desarrollándose nuevos wereables con sensores, conectados a internet, e incluso con cámaras, capaces de monitorizar datos tan específicos como su estado de salud o de ánimo.

Localizadores como Dondo, envían los datos de ubicación a una aplicación móvil, para gran tranquilidad de aquellos que tienen las mascotas más traviesas. Con este collar pueden mantenerlas vigiladas y evitarse más de un disgusto. Ntt Docomo es similar, pero además ofrece un registro del estado de salud del animal: mide, entre otras cosas, su temperatura, su peso, el proceso de digestión, la quema de calorías y la actividad física realizada.

La cosa podría quedarse aquí, pero aún hay más. La tecnología ha logrado que obtengamos información más allá del estado físico y podamos informarnos del estado emocional y de la socialización de nuestras mascotas. Este tipo de soluciones son las más vendidas a día de hoy. Un ejemplo es Fitbark, un collar conectado que monitorea el descanso de los animales de compañía: mediante sensores recoge información sobre los patrones de sueño y determina si el descanso es el adecuado. Otra de sus funciones es la de comparar el comportamiento del animal con otros de su misma raza, para asegurar al dueño que su comportamiento y sus constantes están dentro de la normalidad.

Aún podemos dar un paso más con Kyon Pet Tracker, el dispositivo que monitoriza el estado anímico de las mascotas a través de un algoritmo y envía notificaciones al usuario si esta tiene sed, quiere jugar o necesita pasear. Además, se activa ante la repetición de los ladridos, para avisar al usuario.

A nivel anecdótico, también se están desarrollando soluciones algo extravagantes, para las que el mercado todavía no está preparado. Una muestra es el dispositivo The posting tail, que detecta el estado de ánimo mediante el movimiento de la cola del animal. Cuando la mueve porque está contento hace una fotografía y la sube automáticamente a su perfil en redes sociales, recopilando así los mejores momentos y compartiéndolos con otros usuarios.

De cara a los próximos años, el mercado está intentando buscar nuevas soluciones con conectividad LPWA que contribuyan a extender la aplicación de la tecnología IoT en el mundo de las mascotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *