Qué tienen los CIOs en la cabeza…?

Juan Felix Beteta    18 abril, 2011

Negocio, negocio y nada más que negocio… Y sólo bajo esta idea es como tiene que estar configurada la mente de un CIO en la época que vivimos. Hay que dejar atrás esa pasión por la tecnología,  en la que las inversiones se justificaban en sí mismas por la mejora tecnológica que suponían a la organización. Incluso ya no se habla de retorno de la inversión en virtud de la generación de nuevos ahorros… Hablemos de cuánto negocio o caja voy a generar.

Dilbert.com

Parece díficil que el responsable de tecnología de una organización tenga que asumir este nuevo rol, pero los tiempos han cambiado y no le queda otra. Para empezar, tiene que buscar soluciones de cero inversión y primar aquellas que se desarrollen en entornos de servicio (as a Service), mucho más ágiles, dejando que la inversión la realizen otros con mejores capacidades y más especializados. Por otro lado, tiene que saber qué soluciones son las que a corto plazo más negocio generarán. Ir de la mano del departamento de marketing de producto no le vendría mal. El canal cliente (web, redes sociales, CRM,….) integrado con el backoffice es un claro ejemplo, la infraestructura TIC que soporte el negocio tiene que saber gestionar correctamente las peticiones del canal cliente y sólo con una amplia visión cliente/negocio el CIO será capaz de tener la mejor infraestructura TIC orientada a los nuevos modelos de canal.

Los nuevos dispositivos, de los que tanto hablamos en este blog, también son otro claro ejemplo. No es lo mismo tener la fuerza de ventas equipada con un teléfono con correo móvil y un laptop, que tener un tablet y un smarphone asociado. Las presentaciones comerciales no son iguales y las posibilidades de generar más negocio se incrementan si se utilizan con las herramientas adecuadas.

¿Que tienen los CIOs en la cabeza? Esta claro, que nada de caspa, como dice el anuncio :), sino un fascinante  camino por delante desarrollando su trabajo conjuntamente con las líneas de negocio de la empresa.

Juan Félix Beteta.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *