Previsiones de crecimiento de IoT

María Cascajo Sastre    31 octubre, 2018

Internet de las Cosas está transformado el mundo de la tecnología a pasos agigantados. Su evolución posibilita el desarrollo de ciudades, industrias y hogares inteligentes, generando espacios más sostenibles y eficientes.

La cantidad de dispositivos que funcionan conectados es inmensa. Desde sensores para gestionar el tráfico, la energía o la contaminación, hasta máquinas que fabrican componentes en la industria, drones que ayudan en agricultura y lucha contra incendios o wearables con los que controlamos nuestra actividad diaria.

Conociendo sus posibilidades, no es de extrañar que en los últimos años la inversión en IoT no haya parado de crecer. Y es que su implantación genera un aumento de la eficiencia allí donde se aplica.

Se estima que el gasto en IoT tendrá una tasa anual de crecimiento del 13,6% entre 2017 y 2022

Esto explica el interés creciente de las empresas en dedicar recursos a poner en marcha planes de innovación digital en los servicios que ofrecen. Todo ello va en beneficio de sus ingresos, de su prestigio y en una mejora en la percepción que tienen de ellas los consumidores.

Por estas razones, los diferentes analistas coinciden en que la inversión mundial va a seguir aumentando. International Data Corporation (IDC) estima que el gasto en esta tecnología tendrá una tasa de crecimiento anual del 13,6% en el periodo de 2017 a 2022, año en que llegará a los 1.2 billones de dólares.

En la misma línea, Bain & Company vaticina que la inversión en los mercados combinados de IoT llegará a unos 520.000 millones de dólares en 2021 (más del doble de los 235.000 millones de 2017).

Según Business Insider, en 2023 la inversión gubernamental para promover ciudades inteligentes puede alcanzar los 900.000 millones de dólares, mientras que la fabricación de soluciones en la industria abarcará unos 450.000 millones.

El número de dispositivos conectados seguirá creciendo hasta los 20.400 millones en el 2020, año en el cual el 95% de los productos nuevos incorporará está tecnología en su fabricación. Asimismo, Business Insider prevé que, entre ciudadanos, instituciones y gobiernos, tendremos más de 40.000 millones de dispositivos conectados en 2023.

En el ámbito geográfico, si bien el alcance de la conectividad cada vez es más global, hay que tener en cuenta que, hasta el momento, China, América del Norte y Europa Occidental son los principales actores de la revolución IoT (copaban el 67% del mercado en 2017).

Por sectores, la fabricación de bienes y el transporte son los que más inversión aglutinan, aunque los análisis vaticinan qué consumo será el que más crezca en los próximos años, seguido de los seguros y la atención médica.

La tecnología IoT tiene ante sí un amplio mercado. Entre los desafíos a los que se enfrenta destacan profundizar en la seguridad y en la integración de los aparatos existentes, así como en el desarrollo de interfaces intuitivas para facilitar su uso en toda la población.

Sí parece claro que su papel central en la evolución de las telecomunicaciones abre un escenario lleno de posibilidades para fabricantes de hardware, desarrolladores de software y proveedores de conectividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *