Presente y futuro de los Medios de Pago

Jorge Ordovás    24 diciembre, 2012

Sé que no soy objetivo, es el campo en el que trabajo desde hace casi 15 años y me ilusiona pensar que esta vez sí es la definitiva: ha llegado el momento de sustituir la cartera por el móvil, de verdad, no hay marcha atrás. Y lo voy a argumentar.

2012 ha sido el año de la consolidación de los smartphones y tablets, todo el mundo tiene uno, utilizándolo a diario para acceder a Internet en cualquier momento y lugar. Y el eCommerce se ha apoyado en ello para incrementar como nunca las ventas a través de este canal.

En EE. UU. se ha superado el billón de dólares en 2012 en comercios online como Amazon o Apple (entre otros), sólo el pasado Black Friday se han registrado ventas por valor de 13.700 millones de dólares, con un crecimiento del 26% respecto a 2011.

Y en España, líder europeo en penetración de smartphones, el eCommerce sigue batiendo records pese a la crisis. Según un informe de la CMT en el segundo trimestre de 2012 los ingresos del comercio electrónico en España alcanzaron los 2.640 millones de euros, con un aumento interanual del 13,7 %, destacando en sectores como turismo, ocio o tecnología.

Este año ha supuesto también el despegue de múltiples iniciativas de pago con el móvil, existiendo en estos momentos una fuerte competencia para posicionarse en el mercado, con actores consolidados como Google, que ha lanzado una nueva versión de su Wallet facilitando la incorporación de tarjetas y ofreciéndola desde la nube, o jóvenes promesas como Isis (consorcio formado por AT&T, T-Mobile y Verizon) que comenzó a prestar servicio a finales de Octubre en algunas ciudades de EE. UU.

Personalmente vivo de forma natural el pago con el móvil porque lo uso todos los días, para desayunar, comer y hacer compras en Distrito NFC, y soy un usuario convencido de esta forma de pagar rápida, cómoda, sencilla. Y conste que no es deformación profesional, es algo que se ha demostrado en el pasado, en pilotos como el realizado en Sitges.

Pero para que el pago con NFC sea una realidad los comercios tienen que estar previamente adaptados, sustituyendo los TPVs tradicionales por otros que soporten dicha tecnología. Esa adaptación se está abordando a nivel internacional, en Londres con ocasión de los Juegos Olímpicos, en República Checa y en otros lugares. También en España, gracias al empuje de entidades financieras como BBVA y Bankia con su iniciativa Madrid Contactless, o Caixa en Barcelona (PDF).

Y no olvidemos que los fabricantes de terminales tienen que incorporar NFC, algo que están haciendo ya a lo largo del año en smartphones de gran penetración marcas como Samsung, HTC o Blackberry, entre otras, lo que incrementa el parque móvil que dispone de esta tecnología.

2012 también ha supuesto un impulso muy relevante para las alternativas a los TPVs tradicionales en EE. UU., donde soluciones como Square han tenido un gran crecimiento como formas alternativas de pago con tarjeta gracias a acuerdos comerciales con importantes cadenas como Starbucks. En 2013 continuará la expansión fuera de EE. UU., un camino que ya ha empezado a recorrer algunas empresas incluso en España, como SumUp o iZettle.

Se están desarrollando también durante este año soluciones para tener en el móvil tarjetas de fidelización y cupones, acercándonos a una solución de “cartera global” en 2013 que nos permita, al pagar con un smartphone, redimir los cupones que nos han enviado previamente de forma automática, sin tener que ocupar espacio en la cartera con decenas de tarjetas y cheques descuento. Jugadores de la talla de Apple están adentrándose en este segmento, que dará que hablar el próximo año.

Y, por acabar, la nota negativa. Los malos están ahí, adaptando su malware a las nuevas tecnologías para apropiarse de lo ajeno. Como ejemplo reciente, se ha hecho pública la existencia de un sofisticado troyano, capaz de infectar PC y móvil para conseguir los datos de acceso de usuarios de banca online en varios países. Sólo en España ha afectado a miles de usuarios, suponiendo un fraude de 5,8 millones de euros. Extremar la precaución y usar el sentido común, tanto en la vida online tanto como en la real, es más que nunca una necesidad.

En resumen, 2012 ha supuesto la consolidación del comercio electrónico y la preparación del terreno para posibilitar que 2013 sea el año del pago con el móvil, en distintas vertientes. Ahí va mi apuesta, en unos meses hablamos.

Imagen: vernieman

Comentarios

  1. Hola Jorge,
    Lo primero es felicitarte las navidades a ti, los tuyos y tus lectores.

    Muy interesantes tu articulo. Ahora estoy en Japón, y desde un país tan tecnológico, veo algunas cosas realmente curiosas, que te resumo.
    El medio de pago para comercios y servicios que veo que predomina es la tarjeta de crédito. Aunque también veo que se paga con dinero en efectivo, el uso de tarjetas de crédito es masivo.
    El numero de cajeros para sacar dinero en efectivo, se reduce a grandes almacenes. Pocos y en una sala aislada.
    Un medio de pago muy usado es mediante teléfono móvil.
    Es realmente curioso ver en maquinas expendedoras, para sacar un refresco o unos fideos calientes (Hot noodles) se paga también con el móvil. Acercas para pagar tu teléfono, y mas sencillo que nada.
    Parece que este pago, a través del móvil, aquí es el presente.

    Un saludo !

  2. Hola Jorge. Enhorabuena por el artículo. Me ha gustado sobre todo la claridad de exponer tu punto de vista, que ya indicas está condicionado por tu trabajo.

    Yo llevo en temas de NFC desde 2008 y tuve que dejar de hacer proyectos de pago por falta de estándares y el infierno de las luchas entre operadores, bancos, fabricantes, etc. Creo que hasta que no seamos capaces de crear un “ecosistema NFC” en el que no sólo sirva para pagar, sino para muchas más cosas (como las que indicas), no acabaremos de eclosionar. Y esto llevará tiempo.

    Seguiremos empeñados en hacer de NFC una realidad, cada uno desde nuestra responsabilidad. Pero espero que empiecen a aparecer más estándares.

  3. Lo cierto es que es un placer ver cómo el ciudadano medio español abre su mente y se adapta al uso de nuevas tecnologías, cuando hace tan sólo ¿poco más de un año?, España seguía siendo de los países más reticentes a realizar compras online.

    Quizá la adopción del NFC por el usuario comprador sea más ágil por la similitud con el uso de una tarjeta, por la facilidad que implica y posiblemente por haber superado la barrera psicológica de las compras mediante medios electrónicos.

    Siempre tendremos excepciones, como la de mis padres, pero ese es otro caso, mis padres no se fían ni de la tarjeta de El Corte Inglés. 🙂

    Buen artículo, Jorge.

    (Bonito móvil el de cabecera 😉 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *