Cómo la Orquestación del Fraude está ayudando a las instituciones financieras a luchar contra el fraude en tiempo real

Barry Bowen    21 junio, 2021

La banca se ha vuelto digital. En 2019, las entidades financieras están aprovechando la tecnología más que nunca para ofrecer al cliente el tipo de experiencia que demanda el mercado de consumo actual. El sector de los servicios financieros ha experimentado una transformación digital en los últimos años. Los consumidores son libres de realizar casi cualquier transacción financiera desde un ordenador o dispositivo móvil, conseguir la preaprobación de un préstamo hipotecario o depositar un cheque haciendo una foto es ahora más fácil que nunca.

Estas organizaciones financieras han abierto nuevos canales para que los clientes los utilicen, proporcionando un sofisticado nivel de comodidad, seguridad y puntualidad cuando se trata de transacciones bancarias y en línea. Con la comodidad y la agilidad para satisfacer las preferencias actuales de los consumidores llega el aumento del fraude digital que busca aprovecharse de las debilidades de los sistemas bancarios financieros. La fragmentación del fraude es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el sector de los servicios financieros, un sector en el que el coste medio del fraude creció un 9,3% de 2016 a 2017. Este artículo analizará en detalle los desafíos actuales a los que se enfrentan las instituciones financieras y cómo estos desafíos pueden ser gestionados a través de una nueva forma de gestión del fraude conocida como «Orquestación del Fraude.»

Desafíos actuales

Algunos de los retos a los que se enfrenta el sector de los servicios financieros en lo que respecta al aumento del fraude digital, son las opciones bancarias multicanal, los clientes que emplean el móvil y la suplantación de identidad sintética.

Banca multicanal

La banca multicanal se refiere al conjunto de servicios que las instituciones financieras ofrecen a sus clientes para gestionar sus finanzas. El móvil se está convirtiendo cada vez más en el canal dominante, pero los clientes también pueden acceder a los cajeros automáticos, a las sucursales físicas y al teléfono para gestionar sus necesidades bancarias. Ofrecer más canales significa proporcionar más valor a los clientes, pero, por desgracia, también crea un efecto silo en el que las actividades fraudulentas pueden ser difíciles de gestionar a través de diferentes canales.

La complejidad y visibilidad de la prevención de fraude multicanal es un grave problema para las instituciones financieras. Los defraudadores conocen los retos de la banca multicanal y saben cómo aprovechar los puntos débiles para obtener beneficios ilícitos. Por ejemplo, un estafador puede robar información personal de un canal bancario y utilizarla para cometer un fraude en otro canal. Si los sistemas de prevención de fraude carecen de comunicación entre canales y falta de transparencia, esto proporciona un manto para que las actividades ilícitas se cultiven y afecten negativamente a las instituciones financieras.

Clientes que utilizan el móvil

Estudios recientes demuestran que los clientes de la banca se mueven más que nunca. Un informe de Fiserv muestra que el móvil es ahora el canal bancario más utilizado, con una media de 8,4 accesos a la banca móvil en un periodo de 30 días. Las instituciones financieras están presionando por que un mayor número de sus clientes utilicen los servicios de banca móvil, ya que es, con mucho, el método más rentable. Por ejemplo, en 2018 un banco minorista gastó aproximadamente 4 dólares cada vez que un cliente llamaba o visitaba una sucursal física.

Exactamente la misma transacción cuesta solo 0,10 dólares cuando se completa a través de una aplicación móvil. La banca móvil no solo es más conveniente para los clientes, que pueden gestionar sus finanzas desde cualquier lugar y en cualquier momento, sino que también está ahorrando a los bancos una cantidad significativa cuando se trata de gastos operativos. PwC también informó de que actualmente el 15% de los clientes prefiere el móvil, frente al 10% del año anterior. Un aumento significativo de los clientes que se pasan al móvil cuando se trata de banca.

Robo de identidad sintética

El robo de identidad sintética se define como un tipo de fraude en el que los delincuentes combinan información personal real y falsa para crear una nueva identidad, que luego se utiliza para abrir cuentas bancarias fraudulentas o realizar compras fraudulentas. Este tipo de fraude se ha convertido rápidamente en la forma de robo de identidad de más rápido crecimiento y más difícil de detectar hasta la fecha. TransUnion descubrió que solo entre 2015 y 2016 hubo un aumento de los saldos de fraude sintético del 68%. Estas actividades fraudulentas dieron lugar a pérdidas de 800 millones de dólares en tarjetas de crédito en 2017, un aumento del 38% desde 2015.

El robo de identidad sintética es el tipo de fraude de identidad más común y se está convirtiendo en una fuente importante de pérdidas para las instituciones financieras. Una gran razón es que los sistemas de fraude bancario no son lo suficientemente sofisticados como para detectar la actividad ilícita antes de que sea demasiado tarde. La detección del fraude puede ser aún más difícil si los múltiples canales bancarios están aislados y no pueden comunicarse eficazmente entre sí. Las instituciones financieras deben ser diligentes en la búsqueda de formas de prevenir el robo de identidad sintética, que se estima que es la fuente del 80% de las pérdidas de tarjetas de crédito en la industria.

Por qué la Orquestación del Fraude es la respuesta

La Orquestación del Fraude puede ser la respuesta a los numerosos retos a los que se enfrentan las instituciones financieras en esta era digital. La Orquestación del Fraude crea una plataforma centralizada en la que la actividad de fraude puede verse en toda la empresa, sin importar cuántos canales bancarios existen. Una misión de control de la gestión del fraude en la que todas las actividades de fraude son visibles para que los equipos de fraude las resuelvan en tiempo real. Una plataforma basada en datos que aprovecha el análisis adaptativo para impulsar el rendimiento del fraude y las acciones de respuesta. La Orquestación del Fraude tiene varias ventajas que incluyen:

  • Aumenta la eficacia operativa: una plataforma centralizada de gestión antifraude que mejora la comunicación entre los canales bancarios aumentando la optimización de la prevención de fraude.
  • Crea transparencia en toda la empresa: la Orquestación del Fraude crea una misión de control en la que las actividades de fraude se hacen transparentes en toda la empresa, lo que permite actuar en tiempo real para detectar el fraude en el acto.
  • Reduce los costes operativos: no hace falta personal adicional ni formación para supervisar innumerables sistemas de gestión de fraude, la Orquestación del Fraude reúne todos los sistemas en una sola plataforma.
  • Reduce las discrepancias con el cliente: una respuesta más rápida al fraude equivale a una menor desavenencia con el cliente para las entidades financieras, así de sencillo.

Conclusión

La Orquestación del Fraude es el futuro de la gestión del fraude en el sector de los servicios financieros. Esta tecnología permite a las instituciones financieras ir por delante de los defraudadores, que siempre están buscando puntos débiles en la prevención de fraude. La oferta multicanal para los clientes no tiene por qué tener un coste elevado en lo que respecta a un mayor riesgo de actividades ilícitas. Ayudemos a todos nuestros sistemas de prevención de fraude a cantar al unísono mediante la Orquestación del Fraude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *