Nuevos modelos de negocio en salud y servicios nativos digitales

Julio Jesús Sánchez García    6 mayo, 2020
nuevos-modelos-negocio-salud

Compra pública innovadora en sanidad, SaaS, experiencia de paciente, servicios nativos digitales en este sector o plataformas y ecosistemas como nuevos modelos de negocio en salud… Seguro que conforme ibais leyendo la frase anterior os ha parecido adentraros en un territorio apenas explorado. Y así es, aunque avanzar hacia la madurez de la salud digital pasa por todo ello.

Recientemente publicaba un artículo en colaboración con mi colega Juan Fernández Ortega, en la revista Bit, del que quiero recuperar algunas claves.

Uno de los principales retos de cara a una mayor eficiencia y sostenibilidad del sistema es la creación de nuevos modelos de negocio en salud que aporten valor y sean escalables, más allá de la realización de proyectos piloto. Otros sectores más avanzados en digitalización ya se han reinventado, pero en la transformación digital de la sanidad aún está casi todo por hacer.

La buena noticia es que la salud digital está en boga, genera muchas expectativas e incluso ahora, en plena pandemia, es un importante foco de atracción de inversión privada.

El “quid” de la salud digital

Pero antes de avanzar me gustaría recalcar, como venimos explicando en este blog, que la salud digital no es la mera aplicación de un conjunto de “tecnologías modernas” a los procesos tradicionales. Implica -es el quid de la cuestión- un rediseño completo de la manera en la que se hacen las cosas para un abordaje diferente que aproveche las capacidades que ofrecen las tecnologías digitales.

La transformación digital de la salud aplica a cuatro categorías: los procesos, la experiencia de usuario, la creación de nuevos productos y servicios nativos digitales, y la aparición de nuevos modelos de negocio en salud. En este artículo me centraré en los dos últimos.

Seguros de salud innovadores

Respecto a la aparición de servicios de salud nativos digitales, aunque hay algunas experiencias en el ámbito público, ha estado liderada por el sector privado y, en concreto, por el mundo asegurador. Oscar Health, en EE. UU., fue pionero en 2012 al desarrollar un nuevo modelo de seguro de salud basado en el uso intensivo de la telemedicina, que además introducía otros conceptos como el de incentivos de salud. A través de programas como “Get paid to walk” los pacientes que ligan su seguro a app de actividad física y demuestran su compromiso en este sentido son recompensados.

Estas ideas han ido llegando a España y las aseguradoras españolas están ampliando sus servicios más tradicionales. Algunos ejemplos son Sanitas con Blua, Digital Doctor de DKV, Vivaz Actividad de Línea Directa, Doctor Virtual y Chat Médico de Asisa o la aseguradora Mapfre, que el año pasado creaba Savia como spin-off digital, que ya cuenta ya con más de 100.000 usuarios.

Hacia la consulta digital

Dentro del modelo B2C, orientado a profesionales sanitarios independientes, han aparecido numerosas soluciones de teleconsulta que tratan de transformar la consulta privada tradicional en consulta digital. Se ha evolucionado desde propuestas como Doctoralia, buscador de profesionales, que ya funcionaba en la década pasada, a plataformas como SaludOnNet, WeDoctor, OpenSalud, mediQuo, DocLine y un largo etc., desde donde estos días se ha prestado un importante apoyo profesional, de manera solidaria.

Plataformas abiertas y ecosistemas en el sector salud

Las plataformas y los ecosistemas son dos tendencias claras en los modelos de negocio digitales, que dan lugar a entornos colaborativos y permiten beneficiarse de la economía de escala. Las plataformas facilitan la creación de productos digitales sobre ellas y los ecosistemas, por su parte, proporcionan un espacio de encuentro entre la oferta y la demanda. Las premisas que los hacen posible, sin embargo, aún resulta complicado que se den en el sector salud, que adolece de un bajo grado de madurez digital.

No obstante, hay ejemplos como el de Cerner, que quiere convertir los sistemas de historia clínica electrónica o los sistemas de gestión de la salud poblacional en plataformas abiertas. Se trata de generar alrededor de ellas un ecosistema, aprovechando el auge de las aplicaciones móviles y la aparición de nuevos estándares de interoperabilidad como FHIR, entre otros aspectos.

Otro ejemplo en este tipo de iniciativas -ésta para trabajar en cómo conjugar el uso masivo de los datos de salud sin comprometer la privacidad- es “Clinical data analytics platform“, fruto del acuerdo el pasado mes de enero entre la Clínica Mayo y nference, para sentar las bases de un posible modelo de colaboración entre organizaciones sanitarias y desarrolladores de aplicaciones y prestadores de servicios basados en el uso de los datos.

Como solemos repetir, la salud va con retraso respecto a otros sectores, pero estamos ante un prometedor horizonte.

Imagen: Yon Mora

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *